viernes, diciembre 08, 2006

Recuerdos de un viaje

El puente de estos días se presta para viajar. Pero los que no hemos salido nos conformamos con recordar alguna otra escapada de antaño. Y para esto me han ayudado dos amigos-compañeros. El año pasado Manuel y Vero se fueron a recorrer Chile (reconozco que la envidia, sana, existe). De aquella experiencia, como de otras, tienen su cuaderno de campo. Y lo presentaron a al "Concurso nacional de cuadernos de viaje". Y no debe estar tan mal cuando ganaron el tercer accésit. Aquí os dejo el enlace para que disfruteis de su buen hacer. ¡Cómo se disfruta de estas notas pasado el tiempo! Viéndolo me entró un poco de "morriña" y me puse a revisar antiguos cuadernos de campo. Ni punto de comparación. Pero cada un tiene sus recuerdos guardados a su manera: unos en forma de dibujos, otros en billetes de avión, o en cuadernos de viaje, libretas de campo... o por supuesto fotografías. Viendo mis viejas e incompletas libretas de campo rememoro jornadas únicas. Quizás vuelva a estos sitios, pero estoy seguro que los veré diferentes. Porque cada vez es irrepetible. Y con los años, los recuerdos mejoran. (Esto es la Capilla de Saint Enimie, en las Gorges du Tarn, Francia, 1999) ¿Tenéis algún cuaderno, nota o dibujo para compartir? No os cortéis que seguro que nos apetece verlo. Y Vero y Manuel: ya estamos esperando el siguiente!!!!

martes, diciembre 05, 2006

Magia de colores

Hay fenómenos que te dejan boquiabierto. Y a mi, particularmente, la aparición del arco iris es uno de los que más me impactan y maravillan. La semana pasada tuve la ocasión de observar uno a lo largo de 20 minutos y casi 40 km... ¡Me acompañó por la autovía! Y antes de desaparecer me regaló otra sorpresa: un segundo arco iris simultáneo. Y entonces, cuando dejé de verlos, empezaron las preguntas... ¿Cómo se forma un arco iris? Esta la sabemos todos: las gotas de agua actúan como prisma y descomponen la luz del sol. Pero ¿que pasa con la luz dentro de esa gota? En la primera refracción del rayo, se separan los colores de la luz "blanca" del sol. Y luego, estos rayos separados rebotan en las paredes interiores y se producen otra refracción que los separa más todavía antes de salir de la gotita (porque el ángulo de refracción es un poquito diferente para cada longitud de onda. Sólo una parte de la luz sale en dirección a ti y esa es la que formará "tu" arco iris. Sí, pero... ¿Aún no lo tenemos claro? Los rayos de luz descompuesta describen caminos ligeramente diferentes dentro de la gotita. En concreto, los de color rojo forman un ángulo de 42 º con el rayo de luz de sol que entró y los de color azul, un ángulo de 40 º. Todos los demás están en el medio. Esto hace que veamos el color rojo más alto (42 º sobre la horizontal de nuestros ojos) y el color azul más bajo. Pero claro, dependiendo de su posición, cada gota la vemos de un determinado color. Y todas las gotas del mismo rango de color están sobre un arco de círculo. ¿Y por qué esa forma de arco? Imagínate que dibujas la tratectoria de los rayos de color rojo. Para que el ángulo del rayo incidente y de la luz refractada sea siempre el mismo (42 º), las "gotitas rojas" tendrán que estar dispuestas en un círculo. Este círculo es la base de un cono cuyo vértice serán tus ojos. Pero claro, al llegar a un obstáculo (el suelo, una montaña...) este círculo se pierde (no tenemos más ángulo de visión) por lo que queda cortado. Entonces... desde un avión... ¡el arco iris se verá como un círculo completo! Con lluvia y sol...¿a veces sí y a veces no? Lo primero es estar en el sitio adecuado, con el sol a tus espaldas y la lluvia enfrente (quizás no encima de ti). Eres un privilegiado: los que vienen de frente no lo están viendo!!! Pero también se necesitan unas gotitas de lluvia esféricas, o sea, que no debe haber ni lluvia torrencial ni viento que deforme las gotitas ¿Dónde aparece? Siempre delante de ti: ahí tiene que estar la cortina de agua, mientras que el sol estará a tus espaldas. Así la refracción hará llegar hasta ti la luz conveniente. Además, como todo es cuestión de ángulos, cuanto más bajo esté el sol, más alto estará el arco iris (para compensar los ángulos). ¿Me acompaña? Sí. Al desplazarte, se mantienen los ángulos y el arco iris se "mueve" contigo. En este caso, más que nunca, depende del lugar en que lo miras. Así que ya sabes: te va a resultar complicado encontrar el tesoro que hay donde nace el arco iris. ¿Un arco iris particular? Por supuesto. El arco iris que estés contemplando será solamente tuyo. Tu posición hace que sólo tú puedas verlo desde ahí. El que vea otra persona estará visto desde otra posición relativa y será diferente. ¿Dos arco iris? ¿Por qué no? Al segundo, que aparece por la parte superior se le denomina "secundario". ¿Os habéis fijado en el orden de colores? Es el mismo pero invertido: el rojo está debajo. Es una "simple" cuestión de doble reflexión interna. Habrá quien diga que con esto se acabó la magia, que se le quita el romanticismo... Para mi no. Es más. Creo que cada vez que vea un arco iris me sentiré un afortunado por estar en el sitio exacto, en el momento justo y con las condiciones adecuadas. Y me preguntaré cuanta gente más lo estará disfrutando y pensaré... "¡pero este es sólo mío!". Y quizás después me acuerde de pensar en ángulos. Información obtenida de: Wikipedia Física interactiva (probad con el simulador de refracción, es una gozada) (En esta ocasión las fotos han sido obtenidas de diferentes páginas web)

domingo, diciembre 03, 2006

Tritón jaspeado

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en laguna de Lucenza. Serra do Courel (Lugo). Octubre de 2006. A pesar de que en octubre la laguna estaba seca, conseguimos localizar algunos tritones jaspeados bajo las piedras. Fueron los protagonistas. Fotos y mñas fotos. Y antes de que se escaparan, este vídeo. Sin mérito: estaban bastante lentos.