martes, febrero 26, 2008

La hora del amarillo

Aún estamos en febrero y ya llegó la hora del amarillo, del comienzo de la primavera. Entre las aguas y los calores ya tenemos aquí los primeros colores. Y empezamos por el amarillo de las vinagretas, los rabanillos o las primaveras. Pero también por supuesto de nuestro querido toxo, que luce sus "chorimas" por toda Galicia. Si os apetece fijaros un momento descubrireis una flora con forma de quilla de barco, típica de las leguminosas. Sí, la misma familia que las habas o los garbanzos.

Pero hay otro amarillo más arriba, en los árboles. Son las flores de las acacias, especies invasoras que hasta ahora sólo ocupaban las cunetas y bordes de campos o bosques, pero que gracias a sus condiciones pirófitas (sus semillas se ven favorecidas por el fuego) y a que inhiben el crecimiento de otras especies poco a poco se van extendiendo y restando espacio a las especies autóctonos. ¡Debajo de las acacias es practicamente imposible que crezcan otras plantas!

Dos son las especies que podemos encontrar por estos pagos: la acacia negra (Acacia melanoxylon) y la mimosa (Acacia dealbata). Sus flores amarilllas adornan parques y jardines, pero silvestres, en la naturaleza, son unos invasores. Así que, dejémoslas crecer en libertad... en sus países de origen (allá por Oceanía).

No hay comentarios:

Publicar un comentario