martes, octubre 07, 2008

Y sobrevivieron hasta la libertad

Hace mes y medio contábamos el nacimiento de un lagarto verdinegro (Lacerta schereiberi) en nuestro pequeño terrario. Habíamos rescatado 3 huevos y vimos como de al menos uno salía un lagartito. Pues bien, al día siguiente ya eran dos los que habían nacido. Después de esperar unos días, comprobamos que el tercer huevo se malogró. Así que aprovechamos la manipulación para cambiar a los lagartos a un terrario un poco más grande. Durante un mes estuvieron alimentados a base de saltamontes casi exclusivamente (despreciaron otros bichejos que les proporcionamos). Pero no aprovechaban todo el bicho, sino que después de unos pocos mordiscos y tirones debajan los restos. Por fin, consideramos que ya estaba bien: habíamos recogido los huevos, habían nacido, crecieron y ya había llegado el momento de soltarlos. Así que allá nos fuimos a dejarlos en un lugar próximo al que encontramos los huevos. Es una zona con algo de matorral, con humedad y unas rocas que proporcionan refugio y solaina a la vez. Uno de ellos desapareció inmediatamente entre las rocas. Pero su hermano permaneció cerca de quince minutos rondando muy despacio sin apenas moverse pero muy atento a lo que le rodeaba. La intención es volver cada pocos días e intentar "seguirles la pista" si es que los volvemos a ver: cuando invernan, cuando vuelven a ser activos, si se mantienen en esa zona... De momento nos conformamos con saber que sobrevivieron a un arado y que los hemos dejado ante sus propias fuerzas de supervivencia. Ya veremos si tenemos nuevas noticias en febrero, cuando, teoricamente, recuperen su vivacidad después del invierno.

2 comentarios:

  1. Pois xa contaredes se tedes novas deles!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena. Un trabajo muy bien hecho, sí señor.

    ResponderEliminar