domingo, enero 03, 2010

Embalse de Sabón, para empezar el año

Como todos los años, el día uno de enero es para comenzar bien, mientras te cruzas por la calle y la carretera con los que aún vienen "de vuelta". Nos acercamos hasta el embalse de Sabón para ver como estaba el ambiente.




La fiesta la animaban unos pocos zampullines inquietos, mientras que la mayor parte de la bichería sesteaba sobre el agua: azulones, porrones moñudos y comunes, gaviotas... En la orilla, gallinetas (pocas) y fochas (sobre todo) se afanaban en alimentarse pero sin demasiada prisa. Sólo las lavanderas revoloteaban con ciertas ganas. Ni siquiera las garzas reales y la garceta (en singular, sólo una) decidieron espantarse. Pero los más remolones, de los que se dejaban ver eran los cormoranes grandes, posados sobre su árbol favorito, dejando ver su pecho blanco y luciendo (secando) sus alas al sol del nuevo año que empezaba a aparecer... Pero también con timidez.



Vamos a ver que tal está la cosa en la playa de Alba. Nada, todo tranquilo. Las cerca de 1.300 gaviotas que estaban posadas (en dos grandes grupos diferentes) decidieron que no se iban a espantar ni siquiera con la presencia de los paseantes a pocos metros de ellas. Hasta los alcatraces apeanas se dejaban ver a lo lejos sobre las olas. Eso sí, sabemos que es fiesta porque el arco iris sustituye a las luces de Navidad. Así que con los 5ºC del ambiente ateriendo los dedos, volvimos a casita, con nada espectacular, pero con el primer listado de especies del año para ir sumando: 15.

¡Feliz año!

No hay comentarios:

Publicar un comentario