domingo, mayo 30, 2010

Un gorrión en casa

El pobre gorrión (Passer domesticus), sólo una cría, estaba perdido hasta que Manolo lo encontró. Y no encontró mejor solución que entregárselo a Pedro. A ver si conseguía sacarlo adelante. Y de momento está creciendo en la oficina gracias a los cuidados de todo el mundo.


Este fin de semana se vino a casa. Alguien tenía que darle de comer cada poco tiempo. Así que preparamos la pasta de yema de huevo con galleta y toda la familia se dedicó el fin de semana a mimarlo. ¡Y tanto! Es un bicho extremademente confiado y busca el contacto.


El lunes vuelve a la oficina... ¡y ya lo estamos echando de menos!

Ya os contaré como sigue la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario