jueves, octubre 27, 2011

Una experta tejedora: la araña de jardín (Araneus diadematus)

Nombre: Araña de la cruz, araña de jardín
Especie: Araneus diadematus
Familia: Araneidae
Orden: Aranei
Clase: Arachnida
Filo: Arthropoda



Vas paseando por el campo, por un camino entre matorrales poco utilizado y de repente te enredas. Los hilos de la telaraña se te quedan pegados a la altura del pecho o la cabeza. Es probable que la responsable sea una de las arañas más comunes en la península Ibérica, la araña de jardín o de la cruz (Araneus diadematus).


Esta araña, ampliamente conocida, alcanza un tamaño de unos 2 cm en las hembras, mucho menor en los machos que no pasan de los 10 mm. Es fácil de distinguir por el dibujo sobre el dorso de su abdomen: una cruz formada por cinco manchas blancas, cuatro de ellas alargadas y una redondeada en el centro de las anteriores, adeás de otras marcas blancas posteriores. Sin embargo puede ser confundida con especies próximas (A. quadratus, A. marmoreus, A. pallidus). En la araña de jardín, el abdomen adopta una forma más triangular, al ser más ancho en su tercio anterior (en las otras especies es más redondeado). Los colores son generalmente pardos, más claros u oscuros, pero pueden variar de amarillos a rojizos o casi negros. El primer par de patas es más largo y los utiliza para tantear el terreno. Por contra, el tercer par de patas está especializado en manejar la seda y moverse por la telaraña sin quedarse pegada.


La familia Araneidae comprende arañas que permanecen en un lugar determinado (22 géneros en la península, 7 especies del género Araneus). Son las hembras las que construyen las clásicas telas circulares y permanecen todo el día en el centro de ellas, cabeza abajo, en espera de que queden atrapadas las presas. Para su elaboración, tienden primero los hilos de amarre (de ocho a diez hebras), los que discurren entre las ramas del matorral o de árboles a baja altura. A continuación crean el marco (hilos de cuatro a ocho hebras) y los radiales (de dos a cuatro hebras). Tiende entre 25 y 30 radiales, con ángulos regulares entre 12 y 15º. Después constuye un entramado provisional, que lo irá desmontando a la vez que crea la espiral de captura. Esta disposición de la tela es un prodigio de ingeniería. Junto con la composición de los hilos (cadenas de proteinas) hacen que la red sea a la vez resistente y flexible para absorber los impactos de la presa y transmitir las señales hacia el lugar donde espera la araña.


Cuando una presa cae en la tela la envuelve en seda completamente antes de devorarla. La telaraña se destruye todas las noches, se la come, y cada mañana vuelven a crear una nueva, en el mismo lugar si este era apropiado. Un trabajo duro. El último que forma es el del capullo donde deposita los huevos después de la reproducción, ya que tras unos días de vigilancia y cuidados, muere. Por eso es frecuente que al final del otoño el tamaño del abdomen sea mayor, lleno de huevos.


El hábitat es el más común que pueda haber: campos, matorrales o árboles bajos, así como parques y jardines, lugares en los que tejer su red a baja altura o incluso a ras de suelo. De ahí que cuando caminamos despistados es frecuente que nos enredemos y no podamos evitar un grito y un movimiento espasmódico de brazos y manos. Vale la pena recordar que es muy raro que nos muerda y aún así, el resultado no es más que un picor desagradable, totalmente inocuo para los seres humanos.


Más información:
- Web del Grupo ibérico de aracnología
- Secuencia fotográfica de alimentación (Asociación Fotográfica Alcalareña)
- Resistencia de los hilos de araña
- Las arañas y sus telas (un completo discurso sobre las propiedades de las telarañas)
- Web de Nick´s Spiders

miércoles, octubre 26, 2011

"La extraordinaria historia de la vida" de Piero y Alberto Angela

Título: La extraordinaria historia de la vida
Autores: Piero y Alberto Angela
Editorial: Grijalbo
Colección: Huellas perdidas, Revelaciones
Año: 1999
ISBN: 84-253-3415-2


Las más de 800 páginas de este libro le dan un aspecto que impresiona. Sin embargo, la lectura se hace fácil. Cada uno de los capítulos desgrana una parte de la historia de la vida sobre el planeta.

La primera parte está dedicada a los primeros 4.000 millones de años, comenzando por las primeras moléculas orgánicas que posteriormente originaron las primeras células. Los autores narran cada capítulo como si lo estuvieran viviendo, a modo de viajeros en el tiempo capaces de observar con detalle cada suceso. Esta forma de narrarlo les da la posibilidad de abordar de forma más amena cada episodio. Así van avanzando, capítulo a capítulo, haciendo coincidir (de forma clásica) la historia de la vida en la Tierra con un año, para representar el significado del tiempo geológico. Las primeras células, los pluricelulares, las plantas, los invertebrados, la conquista de la tierra firme, los dinosaurios o la eclosión de los mamíferos son paradas en las que se describen especies concretas (basadas en datos de fósiles reales) en entornos concretos, dando una visión muy clara de como era la vida en cada era, época o período.

Ilustración de la página 163 (El desembarco de los invertebrados), obtenida de la web del ilustrador

La segunda parte está dedicada íntegramente a la evolución del ser humano. Comienza con la narración del descubrimiento de las famosa huellas de los Australopithecus de Laetoli de hace 3,7 millones de años. A partir de aquí vuelven atras para narrar la aparición del bipedalismo y luego de nuevo hacia adelante en la evolución, hacia la adquisición de cerebros cada vez no sólo más grandes, sino con nuevas capacidades. Es impresionante el volumen de datos, de citas de fósiles, de conversaciones con paleontólogos, etc que nos presentan. Los protagonistas (Australopithecus, Homo habilis, Homo erctus, Homo sapiens...) van pasando delante de nosotros en cuentos y narraciones con todo lujo de detalles (algunos más supuestos que ciertos, para acompañar las descripciones). Hasta desembocar, después del descubrimiento del fuego, de las herramientas, el lenguaje, la caza o la vida en sociedad, en el sapiens sapiens. Un último capítulo de "Los próxmios 4.000 millones de años" cierran el libro. Varios apéndices profundizan en aspectos concretos: datación de fósiles, análisis de dientes o el nacimiento de herramientas.

Ilustración de la página 523 (Homo erectus), obtenida de la web del ilustrador


El texto va acompañado de numerosas ilustraciones (de Valter Fogato) en blanco y negro, estila carboncillo, que reflejan fielmente párrafos concretos de las páginas: especies, paisajes, huesos o rostros desfilan ante nosotros.

Un libro que me ha resultado sorprendente por la forma clara y entretenida de abordarlo, por la cantidad de detalles y datos y, sobre todo, porque las descripciones (más o menos acertadas) te permiten visualizar aspectos muy concretos de capítulos muy concretos de la gran aventura que ha sido y es "La extraordinaria historia de la vida". Ochocientas páginas muy bien aprovechadas, que se me han hecho cortas y que pueden abordarse como pequeñas historias, en las que cada protagonista depende de la historia anterior y a su vez es el predecesor de la siguiente. En definitiva, la evolución al alcance de la mano.

Más información:
- Web del ilustrador Valter Fogato
- Biografía de Alberto Angela en Wikipedia
- Vídeos del programa "Ulisse" de Alberto Angela con "La straordinaria storia dell´uomo"

lunes, octubre 24, 2011

Día da Ciencia en Galego 2011... e cine científico e máis

Se nos acumulan las celebraciones:

1) II Día da Ciencia en Galego: 04 de noviembre de 2011.
2) Semana de la Ciencia 2011: noviembre de 2011.
3) Cine científico: del 24 al 28 de octubre de 2011

1) Por segundo ano consecutivo, celébrase o Día da Ciencia en Galego. Anotádeo nos vosos calendarios. Este ano dedicado á Química, facéndoo coincidir co Ano Internacional da Química e o centenario do Nobel de Marie Curie. Máis información: Ciencia en Galego.


 Vídeo do programa tres14 de TVE e enlace á táboa periódica interactiva:



 2) Semana de la Ciencia 2011. Noviembre también es la Semana de la Ciencia, amparado por la Fundación Españoña para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).


3) En A Coruña se celebran la IV edición Mostra de Ciencia e Cinema entre el 24 y el 28 de octubre. En su web, información de las proyecciones, sedes, etc.


domingo, octubre 23, 2011

Un remanso entre montañas: la laguna de A Lucenza



Después de cruzar la devesa da Rogueira, uno de los mejores bosques de Galicia, en la Serra do Courel (Lugo), llegamos a un lugar espectacular que incita al descanso y a dejar pasar el tiempo entre las montañas. Hablamos de la laguna de A LUcenza. Es una pequeña masa de agua, de apenas media hectárea de superficie, a 1440 metros de altitud, encajada en un antiguo circo glaciar. De hecho este es su origen.

Laguna de A Lucenza en primavera (mayo)

Hace unos 17.500 años (datación por carbono 14), los glaciares cubrían las partes altas de la Serra do Courel. Estas masas de hielo se iniciaban alrededor de los 1500 metros y se fundían a los 900. La masa principal de hielo se extendía entonces unos 6 km. De los varios circos glaciares, el de Lucenza constituye el mejor ejemplo. ESte circo se forma entre lal alturas del Teso das Papoulas (1603 m) y la Campa da Lucenza (1484), dejando respectivamente al oeste y al este los altos del Formigueiros (1639 m, la mayor altitud de toda la sierra) y el de A Buzaqueira (1579 m). Las nieves caídas sobre ellos se acumulaban dando lugar a los pequeños circos y glaciares (do Carballón, Porto Mourelo, Lucenza, Formigueiros y Vieiros, de este a oeste). La presencia de estos glaciares quedan testimoniada por las formas de erosión y los complejos morrénicos. Tras el retroceso y desaparición de los glaciares, se produjo la acumulación de agua, favorecida por los depósitos dejados en este retroceso (arco morrénico en el lado oeste de la laguna) y ayudado por la presencia de un saliente rocoso.
Monte Formigueiros y devesa da Rogueira

Alto do Mourelo

Actualmente la laguna se encuentra muy colmatada, llena de sedimentos, por lo que su profundidad es escasa. A lo largo de las estaciones su aspecto varía continuamente. En la época estival llega a secarse prácticamente por completo, pudiendo entonces casi pasear por su fondo, mientras que en los meses más frío su superficie aparece congelada por completo. Entremedias es posible observar los diferentes niveles de agua. La vegetación del entorno está dominada por el matorral típico de la ladera soleada de la sierra: carquesías, escobas y brezos. En las orillas de la laguna aparecen áreas de prado y juncos, así como sauces.
A Lucenza en invierno (febrero)
A Lucenza en otoño (noviembre)

A Lucenza en primavera (junio)
 La fauna que se puede observar es muy variada. Son frecuentes las huellas de corzo (muy abundante en estas laderas), las hozaduras de jabalí o los excrementos de mustélidos. Las lagartijas serranas se dejan ver al sol de primavera y las ranitas de San Antón se mueven por sus orillas. La diversidad de mariposas es muy alta (Courel es una de la mejores áreas de Galicia, que concentra el 70 % de especies gallegas). Pero en la laguna podemos prestar especial atención a la masa de agua. Multitud de invertebrados se desarrollan aquí: arañas de agua, girínidos, barqueros, larvas de odonatos... las libélulas sobrevuelan el entorno. Pero siempre nos llaman especialmente la atención los tritones, que nunca faltan a su cita. En Lucenza están presentes las tres especies gallegas: tritón ibérico, palmeado y jaspeado. En estas aguas hemos observado los apareamientos de los tritones. Y cuando llega el letargo de los meses fríos o de los más secos, algunas de las piedras de las orillas se convierten en los refugios en los que pasar en compañía interespecífica los momentos difíciles.
Ranita de San Antón (Hyla arborea)

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritones al abrigo de una piedra (noviembre)

Erebia palarica

El acceso a Lucenza se puede hacer desde la ladera opuesta a través de la ruta de la devesa da Rogueira (desde el centro de interpretación de Modera), clásica, a través del bosque en una impresionante y dura subida. O desde la ruta más fácil que comienza en Alto do Couto. Más corta es la que permite el acceso desde A Seara. Como aliciente, ascender por el antiguo valle glaciar y poder curzarnos con diferentes cascadas (Fócaro, Porto Mourelo...). Una recomendación (mi ruta preferida) es combinar dos opciones: entrar desde Moreda, cruzar la devesa da Rogueira y, en Campa da Lucenza, cambiar de ladera, para descender por la laguna (descanso que sabrá a gloria) y el valle de A Seara. Todo en uno.

A Lucenza se ha convertido en uno de esos pequeños paraísos que, si tenéis la suerte de estar sólos en su orilla, se queda grabado en la memoria. No sólo con imágenes sino también con sensaciones.


Más información:
- Entradas relacionadas: Erebia, ruta Formigueiros, tritones, tritón jaspeado.
- Publicación "Unha historia xeolóxica de 500 millóns de anos", de la Asociación Río Lor, año 2006.
- "La contribución al conocimiento de la vegetación holocena en el NO de la Península Ibérica (Galicia, ESpaña". Cadernos do laboratorio xeolóxico de Laxe, volumen 22, pp 99-119. Incluye descripción de la paleovegetación de la laguna.
- La ruta desde A Seara en vídeo en Youtube, gracias a Carlos Rueda.
- La ruta desde A Seara en el blog Rutas Galicia

lunes, octubre 17, 2011

El espino majuelo ofrece sus frutos

Nombre/Nome: Espino, e. albar, majuelo / espiño, estripo
Especie:
Primula acaulis
 
Familia: Primulaceae
Orden: Ericales
Clase: Magnoliopsida
División: Magnoliophyta


El mes de octubre es el de la maduración de los frutos. No se hace esperar el espino majuelo (Crataegus monogyna). Este árbol, que raramente supera los cuatro metros de altura, es uno de los más comunes y conocidos en toda Galicia. Puede aparecer casi en cualquier lugar: en setos, a la orilla de los ríos, entremezclado en los bosques mixtos, cunetas... Sus ramas están dotadas de fuertes y aguzadas espinas de más de dos centrímetros de largas. Su madera es fuerte , por lo que se emplea (o empleaba)  en la fabricación de mangos de herramientas.

Entre marzo y abril destaca por sus flores blancas, pequeñas, reunidas en corimbos y sobre largos pedúnculos. Estas flores son hermafroditas, con numerosos estambres de tonos púrpuras, y dependen de los insectos para ser polinizadas (entomogamia).

 Al llegar el otoño, en septiembre o octubre, madura el fruto, carnoso y pequeño (12 mm), casi cilíndrico. Llaman la atención las plantas cargadas de estos pomos de color rojo. Estos frutos pueden permanecer en el árbol hasta llegado el invierno. Esto hace que el espino, al igual que tantos otros árboles y arbustos, provean de una gran fuente de alimento a gran número de aves y de mamíferos. Unos acumulando energía para la época difícil; otros porque la necesitan ya para relanzar su ciclo vital.


La hoja es muy típica y fácil de distinguir. Algunas características distintivas para las claves pueden ser:
- planta espinosa
- hojas planas y simples
- hojas caducas, aternas
- hojas lobuladas de forma pinnada (foliolos a ambos lados del raquis)
- de 3 a 7 lóbulos en las hojas, de forma obovada, profundos, agudos
- pecíolo de 10 a 30 mm


Lámina de Flora Iberica

El espino majuelo pertenece a una de esas familias de plantas con características muy conocidas para todos, las Rosáceas. En ella se incluyen las zarzas, fresas silvestres, rosales, serbal de cazadores, peral silvestre, cerezos... La web de Flora Ibérica recoge casi 50 nombres vernáculos en castellano (20 en gallego).

Más información:
- Web de Asturnatura
- Web Anthos, Sistema de información de las plantas de España
- En la web de Flora Iberica
- Más datos en Flora Vascular

domingo, octubre 16, 2011

"El cuento del antepasado" de Richard Dawkins

Título: El cuento del antepasado, un viaje a los albores de la evolución
Autor: Richard Dawkins
Editorial: Antoni Bosch, Editor, SA
Año: 2008 (original del 2004)
ISBN: 978-84-95348-28-

Portada en la web del editor
Dentro de la bibliografía de Dawkins, este libro es un registro completo en el tiempo (geológico y biológico) de la evolución. Para aquellos biólogos y profesores que recurrimos con frecuencia a la frase "todos los seres vivos somos descendientes de una única célula que surgió hace 3500 millones de años", es toda una respuesta llena de datos e investigaciones.

Un aspecto fundamental es que recorre la evolución desde el momento actual hacia atrás, retrocediendo en el tiempo. De esta forma, a modo de peregrinaje, nos va mostrando los diferentes puntos de unión o encuentros con nuestros antepasados, en forma de grandes grupos. Como cabe esperar, al principio estos grupos son muy afines al ser humano, de forma que los primeros quince encuentros (300 páginas) se refieren a los mamíferos, hasta unos -200 millones de años. Según retrocedemos, los grupos que se nos unen son cada vez mayores y ocupan menos espacio en el libro: los protostómos se concentran en un encuentro (casi 100 páginas), al igual que las esponjas (sólo 4 páginas) al ser nuestros antepasados animales más lejanos. Las plantas, que conforman el encuentro 36, son ya todo un reino condensado (10 páginas) que se nos une en un punto desconocido. Por fin llega el capítulo definitivo: "El gran encuentro histórico" en el que se narra la aparición de las primeras células.

Captura de pantalla del programa Deep Green de la web citada por Dawkins del árbol filogenético de las plantas

Cada encuentro se aprovecha para un discurso evolutivo concreto que nos ofrece ejemplos detallados y novedosos: las últimas teorías sobre la dispersión de los homínidos, la intolerancia a la lactosa, las células fotosensisibles o la visión tricomátrica (el mono aullador), como funciona el reloj molecular, la fosilización, los modernos pinzones de las Galápagos, ¿por qué los humanos perdimos el pelo?, los genes Hox de los organismos segmentados, la evolución de la evolucionabilidad... Una muestra casi ilimitada.

El libro se convierte en un tratado por veces espeso, pero que para los lectores interesados e iniciados está lleno de detalles de biología en el sentido más amplio, para extraer ejemplos de ecología, embriología, genética, evolución, etc. Sin olvidarnos de una extensa bibliografía y un índice analítico.Después de haberlo leído tras su otro libro "Evolución", lo siguiente sería ya una Enciclopedia de la Evolución... ¿para cuándo? :-

Captura de la web Tree of Life

Cito del capítulo de la despedida:
Cuando en mi calidad de anfitrión me paro a pensar en todo este peregrinaje en el que tan agradecido estoy de haber participado, mi primera y abrumadora reacción es de asombro: no sólo ante el espectacular derroche de detalles que hemos presenciado, sino también ante la mera existencia de dichos deatalles, ya sea en este o en cualquier otro planeta. El universo podría haber continuado perfectamente sin vida ni mayores complicaciones: solamente física y química, apenas el polvo disperso por la explosión cósmica que dio origen al espacio y al tiempo. El hecho de que no haya sido así, el hecho de que la vida surgiese prácticamente de la nada, unos diez mil millones de años después de que el universo surgiese literalmente de la nada, es tan asombroso que sería absurdo ponerse a buscar palabras que le hiciesen justicia. Y eso no es todo. La evolución no sólo tuvo lugar, sino que terminó dando origen a seres capaces de comprender el proceso evolutivo, e incluso de comprender el proceso mediante el cual lo comprenden. (Richard Dawkins)

sábado, octubre 01, 2011

Ruta urbana: litoral de A Coruña

Actividad: BTT
Localización: A Coruña (A Coruña)
Distancia recorrida: 14, 6 km
Grado de dificultad: fácil
Tipo de ruta: lineal (no circular)




Esta ruta transcurre íntegramente por el litoral urbano de la ciudad de A Coruña. En gran parte es carril bici pegado a la costa, pero también hay tramos de tierra en el entorno de la Torre de Hércules y Punta Herminia. Uno de los grandes alicientes es la gran cantidad de puntos de interés por los que pasamos, lo que completa una estupenda ruta de ocio y cultural.

Tramo 1 (km 0-5)
Comenzamos en el castillo de San Antón. Desde aquí el carril bici nos mete directamente en el dique de abrigo Barrié de la Maza, pasando bajo la Torre de Salvamento marítimo. Desde el extremo del dique, de un km de largo, podemos observar la bahía y el puerto, con la costa de Oleiros en frente (las playas, el castillo de Santa Cruz, la entrada de la ría). Seguimos costeando por la zona de los Pelamios y nos desviamos hacia San Amaro, abandonando el carril bici. (La otra opción es seguir el camino del tranvía directamente hacia el aparcamiento de la Torre de Hércules). Llegamos a la playa de San Amaro.

Tramo 2 (km 5-8)
Seguimos la costa de Adormidera, subiendo por el paseo. Hace años esta era una de nuestra zona de juegos preferida, cuando esto era una especie de cantera abandonada y este tramo por encima de las rocas hasta la playa de las Conchas era una aventura. Después de la entrada a esta pequeña cala, giramos a la derecha para acercarnos todo lo posible a la costa y pasar junto a la Casa de las Palabras (el antiguo cementerio moro). Circulamos ahora por pistas de tierra, al lado del parque de Menhires (esculturas al aire libre) y llegamos a Punta Herminia. La rodeamos lo más próximo a la gran Caracola y empezamos un nuevo tramo que rodea la península de la Torre de Hércules hasta la playa de As Lapas. (Otra opción desde San Amaro es seguir por la zona peatonal, sin rodear la Torre y enlazar directamente con el carril bici por delante del Acquarium, lo que hicimos a la vuelta)



Tramo 3 (km 8-11,2) 
Un camino de tierra enlaza la playa de As Lapas con el acceso al Acquarium Finisterrae. Y desde aquí cambiamos a la otra fachada litoral de A Coruña: la ensenada de Orzán- Riazor. Dejamos atrás la Domus o Casa del Hombre y bordeamos las playas del Matadero, del Orzán y Riazor hasta llegar a la rotonda de las Esclavas, al final de la playa. En todo este tramo circulamos por la acera, sin carril bici, aunque hay una zona acotada, la más próxima al tranvía, para circular.


Tramo 4 (km 8-14,6)  
En este último tramo vuelve a aparecer el carril bici, en subida, por delante del obelisco Millenium. En seguida llegamos al acceso del elevador panorámico del Monte de San Pedro y descendemos hasta el Portiño. Unos paneles nos indica que esto fue, hace miles de años, una playa, formada por los ascensos y descensos del nivel del mar. En frente vemos las islas de San Pedro, declaradas Espacio Natural de Interés Local, a iniciativo del Ayuntamiento de A Coruña. Finalizamos la ruta en el mirador de O Portiño, en la escultura de la Ventana. A partir de aquí, la costa espera para otro tramo de ruta, de momento en obras por la construcción de la nueva estación depuradora.



En este recorrido podemos buscar hasta doce caches de Geocahing. Y también es una ruta de observación de aves.

Más información:
- Itinerario de observación de aves en A Coruña.
- A Coruña desde el aire de CaixanovaTV.
- Má rutas semejantes en Wikiloc y GPSies.