domingo, octubre 23, 2011

Un remanso entre montañas: la laguna de A Lucenza



Después de cruzar la devesa da Rogueira, uno de los mejores bosques de Galicia, en la Serra do Courel (Lugo), llegamos a un lugar espectacular que incita al descanso y a dejar pasar el tiempo entre las montañas. Hablamos de la laguna de A LUcenza. Es una pequeña masa de agua, de apenas media hectárea de superficie, a 1440 metros de altitud, encajada en un antiguo circo glaciar. De hecho este es su origen.

Laguna de A Lucenza en primavera (mayo)

Hace unos 17.500 años (datación por carbono 14), los glaciares cubrían las partes altas de la Serra do Courel. Estas masas de hielo se iniciaban alrededor de los 1500 metros y se fundían a los 900. La masa principal de hielo se extendía entonces unos 6 km. De los varios circos glaciares, el de Lucenza constituye el mejor ejemplo. ESte circo se forma entre lal alturas del Teso das Papoulas (1603 m) y la Campa da Lucenza (1484), dejando respectivamente al oeste y al este los altos del Formigueiros (1639 m, la mayor altitud de toda la sierra) y el de A Buzaqueira (1579 m). Las nieves caídas sobre ellos se acumulaban dando lugar a los pequeños circos y glaciares (do Carballón, Porto Mourelo, Lucenza, Formigueiros y Vieiros, de este a oeste). La presencia de estos glaciares quedan testimoniada por las formas de erosión y los complejos morrénicos. Tras el retroceso y desaparición de los glaciares, se produjo la acumulación de agua, favorecida por los depósitos dejados en este retroceso (arco morrénico en el lado oeste de la laguna) y ayudado por la presencia de un saliente rocoso.
Monte Formigueiros y devesa da Rogueira

Alto do Mourelo

Actualmente la laguna se encuentra muy colmatada, llena de sedimentos, por lo que su profundidad es escasa. A lo largo de las estaciones su aspecto varía continuamente. En la época estival llega a secarse prácticamente por completo, pudiendo entonces casi pasear por su fondo, mientras que en los meses más frío su superficie aparece congelada por completo. Entremedias es posible observar los diferentes niveles de agua. La vegetación del entorno está dominada por el matorral típico de la ladera soleada de la sierra: carquesías, escobas y brezos. En las orillas de la laguna aparecen áreas de prado y juncos, así como sauces.
A Lucenza en invierno (febrero)
A Lucenza en otoño (noviembre)

A Lucenza en primavera (junio)
 La fauna que se puede observar es muy variada. Son frecuentes las huellas de corzo (muy abundante en estas laderas), las hozaduras de jabalí o los excrementos de mustélidos. Las lagartijas serranas se dejan ver al sol de primavera y las ranitas de San Antón se mueven por sus orillas. La diversidad de mariposas es muy alta (Courel es una de la mejores áreas de Galicia, que concentra el 70 % de especies gallegas). Pero en la laguna podemos prestar especial atención a la masa de agua. Multitud de invertebrados se desarrollan aquí: arañas de agua, girínidos, barqueros, larvas de odonatos... las libélulas sobrevuelan el entorno. Pero siempre nos llaman especialmente la atención los tritones, que nunca faltan a su cita. En Lucenza están presentes las tres especies gallegas: tritón ibérico, palmeado y jaspeado. En estas aguas hemos observado los apareamientos de los tritones. Y cuando llega el letargo de los meses fríos o de los más secos, algunas de las piedras de las orillas se convierten en los refugios en los que pasar en compañía interespecífica los momentos difíciles.
Ranita de San Antón (Hyla arborea)

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus)

Tritones al abrigo de una piedra (noviembre)

Erebia palarica

El acceso a Lucenza se puede hacer desde la ladera opuesta a través de la ruta de la devesa da Rogueira (desde el centro de interpretación de Modera), clásica, a través del bosque en una impresionante y dura subida. O desde la ruta más fácil que comienza en Alto do Couto. Más corta es la que permite el acceso desde A Seara. Como aliciente, ascender por el antiguo valle glaciar y poder curzarnos con diferentes cascadas (Fócaro, Porto Mourelo...). Una recomendación (mi ruta preferida) es combinar dos opciones: entrar desde Moreda, cruzar la devesa da Rogueira y, en Campa da Lucenza, cambiar de ladera, para descender por la laguna (descanso que sabrá a gloria) y el valle de A Seara. Todo en uno.

A Lucenza se ha convertido en uno de esos pequeños paraísos que, si tenéis la suerte de estar sólos en su orilla, se queda grabado en la memoria. No sólo con imágenes sino también con sensaciones.


Más información:
- Entradas relacionadas: Erebia, ruta Formigueiros, tritones, tritón jaspeado.
- Publicación "Unha historia xeolóxica de 500 millóns de anos", de la Asociación Río Lor, año 2006.
- "La contribución al conocimiento de la vegetación holocena en el NO de la Península Ibérica (Galicia, ESpaña". Cadernos do laboratorio xeolóxico de Laxe, volumen 22, pp 99-119. Incluye descripción de la paleovegetación de la laguna.
- La ruta desde A Seara en vídeo en Youtube, gracias a Carlos Rueda.
- La ruta desde A Seara en el blog Rutas Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario