jueves, marzo 14, 2013

El área de ocio de As Pías


A principios del siglo XX comenzaba una lenta transformación de la economía gallega con la incorporación de nuevas industrias y la transformación de otras. En el entorno brigantino, la familia Núñez fue uno de esos colectivos activos. El 22 de octubre de 1900 Antonio Núñez Piroto había conseguido la concesión a perpetuidad "para derivar del río Mandeo en el punto de As Pías o Porto Boo, Ayuntamiento de Irijoa, 1200 litros de agua por segundo de tiempo mediante una presa cuya coronación no debía pasar de una cruz hecha sobre una roca de la margen izquierda del río aguas debajo de la presa el día del reconocimiento para producir energía eléctrica transportable y destinada a alumbrado e industrias". Esto fue su introducción en el mundo de la electricidad. En 1902 la sociedad Núñez y Compañía instaló la central de As Pías, compuesta por una casa de máquinas importada de Alemania, un terreno anexo y el puente sobre el Mandeo. Entre sus inicios y 1923 las modificaciones permitieron aumentar la producción de 144 a 328 kiloWatios hora, para abastecer Betanzos y lugares de Irixoa, Aranga o Coirós. El agua necesaria para su funcionamiento procedía del rego das Pías, que desde su nacimiento en Fonte Malvello (A Queira) a un kilómetro de distancia, salva un desnivel de 260 metros.

Esta "fábrica de luz" fue abandonada y desmantelada por completo. Hoy sólo queda de ella la tubería forzada por la que bajaba el agua y los muros de contención que protegen el talud. En su lugar, el proyecto Mandeo ha instalado una área de ocio, apartada de carreteras. Para su disfrute es necesario acercarse caminando o en BTT, para lo que se pueden aprovechar las rutas de senderismo que cruzan por aquí.





Él área de ocio se sitúa en la orilla derecha del Mandeo, ocupando una superficie de aproximadamente 1000 metros cuadrados. Dispone de bancos y mesas de cemento, paneles indicadores, puente sobre el Mandeo y, lo más llamativo, los "juegos". Para los niños y no tan niños hay una pirámide de cuerdas y dos pequeños rocódromos. Son estos los que atraen la atención de los usuarios. El suelo está protegido con losetas de caucho... por si acaso, aunque la altura no es mucha.

El entorno se corresponde con un bosque fluvial encajado. El Mandeo conserva buenas ripisilvas en este tramo, a pesar de la invasión de los monocultivos de eucaliptos.



En el acceso (si lo hacemos desde Coirós) podemos visitar la iglesia de Santiago de Ois, románica del siglo XII. Destaca un canzorro en forma de cabeza humana (el resto son geométricos) y las dos cruces de piedra calada sobre los tejados. Una de ellas "es curiosísima y rara, ejemplar acaso único en Galicia, que más bien parece, y tal vez lo sea, resto de una antigua celosía de los siglos IX y X [...] por lo cual nos inclinamos a suponer que debió pertenecer a una iglesia anterior, acaso visigótica. Indudablemente que todos estos restos, notablemente primitivos y arcaicos, hacen creer que esta iglesia es uno de los ejemplares más antiguos del románico gallego, levantado probablemente en la segunda mitad del siglo XII". (Boletín de la Real Academia Gallega)

Tres rutas de senderismo del Proyecto Mandeo (son SM o Sendas del Mandeo) pasan por aquí, señalizadas con balizas de madera:
- SM.08: Ambalasaugas a As Pías
- SM.09: As Pías a Zarzo
- SM10: Ruta BTT da auga.





Como llegar. Podemos hacerlo desde Coirós o desde Paderne, en ambos casos caminando (o en BTT) aproximadamente un kilómetro.
a) Desde Coirós: tomamos la carretera NVI (no la A6) entre Coirós y Montesalgueiro. En el pk 564 nos desviamos a la izquierda y seguimos las señales hasta la iglesia de Santiago de Ois. Podemos aparcar delante de la iglesia. Un poco más atrás, solo tendremos que seguir las señales de SM.09 para llegar en unos 15 minutos de caminata.
b) Desde Paderne: carretera Betanzos-Irixoa (C-640). Pasado Paderne, en el pk 7,5 aproximadamente, nos desviamos a la derecha hacia Vigo y A Esperela. En A Esperela buscamos una pista forestal entre invernaderos, en dirección sur y descendente. La seguimos hasta el canal de agua de la central del Zarzo y a partir de ahí nos guiamos por las balizas del sendero.
c) La mejor opción: completar alguna de las rutas de senderismo (SM.09), recomendamos iniciarla en la central del Zarzo; son unos 4,5 km.

Por último, recordad que se trata de un lugar pequeño y no especialmente espectacular. Aún así, se conserva por estar alejado de las carreteras, así que respetemos lo que tenemos.


Más información:
- Pdf del Anuario Brigantino: "Análisis comparado de dos élites brigantinas: la trayectoria empresarial de los Núñez y los Etcheverría desde una perspectiva histórica (c. 1717-1955)".
- Rutas del Mandeo.
- La iglesia de Santiago de Ois en el blog santiagodeois.
- La iglesia de Santiago de Ois en el Boletín de la Real Academia Gallega.

lunes, marzo 11, 2013

La marcha de la procesionaria (Thaumetopoea pityocampa)

Nombre: Procesionaria del pino
Especie: Thaumetopoea pityocampa
Familia: Notodontidae
Orden: Lepidoptera
Clase: Insecta
Filo: Arthropoda

Casi siempre que hablamos de Lepidopteros (mariposas) pensamos en el individuo adulto (imago). Más raro es que nos fijemos en las larvas (orugas). Y casi nunca relacionamos uno y otro. ¿Cuál son los casos en que prestamos más atención a las orugas? Sobre todo cuando estas son espectaculares por su colorido, su actitud o su impacto sobre la vegetación, cultivos principalmente. Este es el caso. Todos conocemos la oruga de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) y muy pocos hemos visto al adulto.



La larva es una oruga entre 25 y 40 mm (en realidad este es ya el tercero, cuarto o quinto estadio de su desarrollo como larva). Es de color pardo con pelos blanquecinos erguidos. Las larvas, nacidas entre agosto y septiembre, son gregarias. Forman "nidos" de seda en las ramas de los pinos, que son su refugio, alimentándose de las acículas. Es frecuente que durante todo su desarrollo no abandonen el mismo ejemplar de pino excepto que agoten las reservas de alimento. Si lo hacen, los movimientos serán nocturnos, por lo que es más raro observarlos.

Entre febrero y marzo se produce un cambio en su comportamiento. Una hembra (no se sabe por qué una hembra) inicia el desplazamiento, seguida por sus compañeros de nacimiento. Se forma así la columna a la que debe su nombre: procesionaria. Estas son las clásicas filas que se observan con más frecuencia, al ser diurnas. Cada oruga sigue a la anterior cabeza-cola. El destino de esta procesión es buscar un lugar adecuado en el suelo en el que enterrarse para su transformación.




Cuando se entierra, cada oruga teje un capullo de seda a su alrededor, urticante, para protegerse. La crisálida, de forma ovoide y color castaño-rojizo, puede permanecer en este estado denominado diapausa, entre un mes y cuatro años.

Los adultos eclosionan entre los meses de junio y septiembre. Su vida es muy corta, limitándose a uno o dos días, tiempo que dedican al apareamiento y la puesta de huevos sobre las acículas de un pino. De esta forma se cierra el ciclo.


Como casi siempre, el profundo conocimiento que se tiene de esta especie depende de su influencia sobre la economía humana. Las orugas, en su fase de voraz apetito pueden afectar sensiblemente a las plantaciones de pinos, comiéndose las hojas (acículas), aunque rara vez producen la muerte del árbol. Hay diferentes métodos de tratamiento. Como siempre, el equilibrio natural, es decir, la abundante presencia de aves forestales como carboneros o herrerillos disminuye la plaga. Por eso en muchos lugares se potencia su presencia con nidales artificiales. Son también frecuentes las trampas de feromonas, unas "bolsas" de plástico que se cuelgan en las plantaciones para atraer y atrapar a los machos en los inicios de la temporada de vuelo.

¿Y la urticaria? Las orugas pueden lanzar o desprender sus pelos. Al contacto con la piel (directo o al ser dispersados en el aire) producen una reacción alérgica en forma de urticaria debida a una proteina  (la taumatopenia)que libera histamina. La gravedad varía en función de la persona afectada, llegando en los casos más graves (menos frecuentes) a afectar al sistema respiratorio. Las mascotas también lo sufren, con síntomas diferentes.

Así que en caso de encontrarnos con la fila de procesionarias, lo que es más frecuente en febrero y marzo, mucho cuidado para evitar posibles contactos. Ellas sólo tratan de defenderse.


Más información:
- Ficha en pdf en la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
- En Infoagro.com.
- Datos en Encyclopedia of Life (EOL).
- Ficha pdf en la web de la FAO.
- Infección en mascotas.
- Alergia a la procesionaria del pino.

viernes, marzo 08, 2013

Cañón del Eume desde la central de A Ventureira

Ruta: Central de A Ventureira-cañón del Eume-Altos de Fontardión-A Ventureira
Distancia: 15.75 km
Tiempo:5,5 h
Tipo de recorrido: circular
Dificultad: media-alta, con tramos peligrosos.


En el Parque Natural de las Fragas do Eume  (también LIC de la Red Natura 2000) se conserva el mejor bosque atlántico a nivel del mar de todo el continente. Las fuerzas geológicas y del agua durante millones de años labraron una garganta en la que el río Eume se encaja a lo largo de muchos kilómetros. En 1960 la inauguración de la presa para producción hidroeléctrica cambia totalmente el aspecto de este enclave. Aguas arriba hay ahora un pantano, mientras que aguas abajo el río baja prácticamente seco durante varios kilómetros y después, a la altura de la central, se vuelve a soltar agua brutalmente.

Este impacto no evita que este parque natural siga siendo uno de los grandes reductos de biodiversidad de Galicia. Y también paisajística. En pocos lugares podremos realizar una ruta con vistas tan impresionantes. El esfuerzo merece la pena.

El camino de ida lo hacemos por el antiguo canal de la central, hoy seco. Así nos introducimos directamente en el cañón. El regreso, por los altos de Fontardión y Teixido, nos ofrece un punto de vista diferente. En mitad del camino nos acercamos a la cantera que abasteció de piedra al embalse y a la cascada de Morixoso.

Acceso al inicio de la ruta: desde la carretera de Pontedeume-As Pontes (AC-564); en el km 11, lugar de As Neves (esquina casa Toñita) nos desviamos a la derecha; es la carretera a la central hidroeléctica. En unos 5 km llegamos al puente. Se puede aparcar aquí (si hay sitio) o un poco antes en los apartados de la carretera.


Tramo 1:central de A Ventureira-Presa del Eume (km 0-4,5)

Iniciamos la ruta en el puente entre ambas centrales, la nueva y la vieja. Descendemos las escaleras hasta el pie de la central en ruinas de A Ventureira. E inmediatamente comenzamos a ascender por las escaleras en paralelo al rego de Teixido. Seguimos las marcas azules. y después de varios zig-zags llegamos a la antigua zona de cámara de carga. En estos 0,7 km hemos pasado de la cota 59 a la 221 m. Tomamos el camino de la derecha.


A partir de ahora seguimos el trazado del antiguo canal de la central, seco, lo que significa que no tendremos prácticamente desnivel. Comenzamos a unos 150 m por encima del cauce del río. Caminamos literalmente sobre el muro del canal. En ocasiones tenemos que sorteos obstáculos (rocas, troncos) con cuidado. Y así nos internamos en pleno cañón. Impresionante. Mucho cuidado donde ponemos los pies. Debajo, según avanzamos, el río está cada vez más seco y apenas vemos algo más que unas pocas pozas y los efectos erosivos de cuando el caudal era potente. Las laderas de vegetación atlántica nos rodean y las paredes de roca abruman. Dejamos atrás varios túneles excavados para el paso del canal, aunque podemos internarnos por ellos. Casi llegando al final del canal, a poca altura sobre el río ya, un derrumbe hace peligroso el paso, por lo que han instalado un cable de seguridad que nos ayuda. Por último cruzamos el agua que cae del rego Morixoso, uno de los mayores aportes de agua al Eume en este tramo de su recorrido.

Al final del canal tenemos que buscar el inicio de las escaleras de piedra (orilla derecha, la misma por la que veníamos). Quizás sea necesario cruzar al otro lado para luego volver, o trepar por la conducción rota. Casi 500 escalones superan los 100 m de altura de la presa. Un buen ejercicio.





Tramo 2: presa del Eume-Cascada de Morixoso (km 4,5-7,2)

Después de recuperar el aliento de tanto escalón nos dirigimos hacia la cascada. Seguimos la carretera asfaltada 1,2 km para coger un camino de tierra a la izquierda. Otra opción es intentar acortar por entre las construcciones abandonadas de la presa y una serie de escaleras casi cubiertas por la vegetación. El camino va cogiendo altura poco a poco y en un km llegamos al corte en la pared de roca que fue la cantera de la que se extrajo la piedra para la construcción de la presa. Esta pared y las que quedan entre nosotros y el cauce forman la escuela de escalada.

Ya tenemos a la vista la cascada que forma el rego de Morixoso. Dependiendo de la época del año su caudal varía, hasta secarse casi por completo. Esta es la cascada que se ve desde el cañón.

Ahora, la opción más fácil (y larga) es volver hasta la carretera. Podemos tomar un atajo, más complicado, por la pared de roca tras la cantera. Retomamos la ruta desde la carretera.





Tramo 3: altos de Fontardión-Teixido-A Ventureira (km 8,2-15,7)

De vuelta en la carretera, seguimos hacia arriba, en dirección a Goente. Después de un km hay un desvío a la izquierda (marcado con una flecha azul) entre pinos. [Otra opción: seguir por la carretera hasta encontrar el panel de la "ruta oficial" del Parque.] A partir de ahora debemos ir muy atentos a las flechas y puntos azules que marcan el camino. Atravesando el pinar llegamos a la zona alta rocosa del cañón. Ya comenzamos a tener vistas impresionantes del embalse, la presa, las fragas... Cruzamos el rego de Morixoso por una pequeña represa (casi casi el nacimiento de la cascada). Antes de continuar podemos desviarnos a la izquierda para tener mejores vistas. Seguimos el cortafuegos hacia el norte hasta encontrarnos con otro camino a la izquierda, en línea recta, en dirección este, que cruza por esta zona alta de As Trabes. A nuestra izquierda quedas las Penas do Mel, la pared del cañón, y a la derecha el estrecho valle del rego das Trabes que empieza a formar pequeños saltos de agua.


Así llegamos al mirador de Teixido, unas barandillas de madera sobre la roca. Hacemos las fotos de rigor y seguimos. Hay que volver un poquito atrás y bajar por la ladera sur por un caminito entre matorral (quemado, restos del incendio que no queremos ni recordar). Un corto camino, muy bonito por zona boscosa y desembocamos a la altura de Teixido, para dejar la zona de los "altos". Cogemos la carretera a la izquierda durante 0,7 km hasta el desvío señalizado (sendero, A Ventureira).

Comenzamos la fuerte bajada, con el rego das Trabes a nuestra derecha formando saltos de agua continuos. Alcanzamos la cámara de carga y seguimos para deshacer el camino que nos lleva a la central de A Ventureira.





Los dos tramos de la ruta, el cañón y los altos, son muy distintos, pero nos ofrecen dos puntos de vista impresionantes de lo que es esta zona del Parque Natural de las Fragas do Eume. Si siempre debemos ser respetuosos con la naturaleza, en este caso nuestro cuidado debe ser especial. ¡Cuidemos las Fragas!


Más información:
- En wikiloc hay multitud de descripciones de alternativas.
- Información del Parque Natural Fragas do Eume en el SITEB.
- Información del Parque Natural Fragas do Eume en la web de la Consellería de Medio Ambiente. Aquí podrás descargas mapas, folletos y guías.
- Descripción de la ruta en todoaventuras.com.
- Otra descripción en BeumeTT.
- Información de la zona de escalada en manuelsuarez.org.