miércoles, agosto 28, 2013

Amalur, del átomo a la mente

Título: Amalur, del átomo a la mente
Autor: Ignacio Martínez, Juan Luis Arsuaga
Editorial: Editorial Planeta
Año: 2002 (Segunda impresión de Booket, 2010)
ISBN: 978-84-8460-539-3

Amalur, en wikipedia: "nombre de origen vasco que en euskera significa "Madre Tierra" o "Tierra Madre", es una diosa de la mitología vasca."




Personalmente, leer un libro de Ignacio Martínez y Juan Luis Arsuaga es un placer (La especie elegida fue el primero).

Ponerse con un libro de ellos es saber que te vas a meter a fondo en temas de evolución humana, pero de una forma divulgativa y asequible a todo el mundo. En este caso, más aún, ya que hay capítulos que no esperaba encontrar y que creo que cada vez son más imprescindibles cuando se habla de una comprensión global del tema.
Portada de 2008
Los primeros capítulos son un acercamiento al tema de la evolución con referencias constantes a Darwin y sus predecesores, a los creyentes y la Biblia e incluso a conceptos de ecología básica.

A continuación viene, desde mi punto de vista, un capítulo apasionante. Entender la naturaleza primero, los seres vivos después y por último la evolución, requiere nociones de física y química. Y los autores no escapan del tema: descripción del átomo, de las moléculas, los enlaces, los principios orgánicos, la termodeinámica... Explicado de tal forma que vemos su relación con los siguientes niveles de los seres vivos. En pocos libros he encontrado la narración de la evolución partiendo desde esta base.

El origen de la vida, la fotosíntesis o los hongos narran la necesidad de obtener energía, de como procesar la materia para mantener la vida y permitir la evolución.

En el capítulo "Los primeros de nosotros" repasan las primeras formas de vida pluricelulares. Nos muestran las fauna de Ediacara, los invertebrados marinos, los cnidarios, etc. Es un recorrido por las formas de vida más simples (pluricelulares), desde el punto de vista de aspectos que son claves para entender a nuestros antepasados y la evolución: protóstomos y deuteróstomos, acelomados y celomados, simetría bilateral, la notocorda de los primeros cordados. Y así llegamos a uno de los puntos clave del libro: la importancia de los gusanos como antecesores.

Portada original, 2002
Finalmente hacen su aparición los vertebrados, el cuarto grupo más numeroso del reino animal. Sus antecesores se descubrieron en los famosos yacimientos de Burgess Shale y Chengjiang.

Los últimos capítulos, como no podía ser de otra forma, analizar el funcionamiento del sistema nervioso, la encefalización y el comportamiento. Aquí entran en juego los pensamientos de Wilson o Dawkins y el peso de los genes en nuestra forma de ser. Y cuando todo se ve en conjunto, acabamos observando la posibilidad de que todo el planeta funcione como un gran superorganismo, Gaia, la teoría de Lovelock y Margulis. Una idea similar al concepto de Amalur con la que se abre el libro.

Más información:
- Web con el desglose de los capítulos.
- Cuestionario de lectura para los alumnos de un instituto (pdf).
- Juan Luis Arsuaga: biografía y bibliografía en Wikipedia.
- Ignacio Martínez: biografía y bibliografía en Wikipedia.

domingo, agosto 18, 2013

De Malpica a punta Nariga

Ruta: Malpica-Punta Nariga
Distancia: 17.65 km
Tiempo:5,5 h
Tipo de recorrido: lineal (sólo ida)
Dificultad: media, atención a caminos cerrados por la vegetación.

El ayuntamiento de Malpica de Bergantiños tiene aproximadamente 25 km de costa. La capital, Malpica, se ubica aproximadamente en el punto medio (al este está el ayto. de Carballo y al oeste el de Ponteceso). Toda esta línea de costa y las islas pertenecen al espacio natural protegido Lugar de Importancia Comunitaria Costa da Morte, de la Red Natura 2000, coincidente con el ZEPVN (Zona de Especial Protección dos Valores Naturais da Rede Galega). De las 11809 ha de superficie, Malpica es quien más aporta con 1298 ha.

Por lo tanto, esta ruta transcurre íntegramente por un espacio natural protegido de gran valor ecológico, con hábitats muy frágiles, especialmente las zonas dunares tan castigadas durante el verano por el turismo de playa.

Tramo 

1: Malpica-Ermita de San Adrián (km 0-3,5).

Iniciamos el camino en el extremo este de la playa de Malpica, Area Maior. Cualquier otro punto es bueno (el puerto, el extremo oeste...). Recorremos la playa por el paseo y en el extremo occidental continuamos por la senda marítima habilitada, apta para BTT. El camino no tiene pérdida y está asentado, frecuentado por deportistas y caminantes. Pasamos por la playa de Seaia y la fuente de los milagros, de la que se dice que cura las verrugas con la condición de dejar un paño anudado (así de cargado está al árbol). A continuación está la ermita, del siglo XVII. La romería se celebra el 16 de junio y suele congregar a más de veinte mil personas. El mirador ofrece magníficas vistas sobre las Sisargas y la costa de Malpica, Carballo y Arteixo... y si no hay niebla hasta el cabo Prior.





Tramo 2: San Adrián-Playa de Beo (km 3,5-7,5).

A partir de aquí comienzan los problemas con la vegetación costera. Tenemos que rodear el monte San Adrián y el Beo (prácticamente el mismo). La opción escogida es el camino de pescadores que van paralelo a la costa. Otra opción sería seguir por la carretera hasta el radar de control marítimo y luego coger una pista a la derecha: esta variante está totalmente cerrada por la vegetación y aunque se puede pasar no es recomendable. Ambos caminos se unen en el punto km 6,5 (aprox.) de nuestra ruta. En el km 7-7,5 alcanzamos el siguiente objetivo, la pequeña cala de Beo. Hoy está preciosa, solitaria y con una gran presencia de gaviotas (más de trescientas de las que la mayoría parecen ser oscuras Larus fuscus).



Tramo 3: Playa de Beo-Playa de Barizo (km 7,5-12,5).

Toca recuperar el asfalto. Una pequeña pista circula muy cerca de la costa. Hacemos una prolongación para observar punta Galiana. La marea está baja y descubre una zona espectacular de pozas, algas y vida marina. Propuesta: volver para hacer una observación intermareal detallada.

Tenemos que ir atentos a un desvío a la derecha que nos mete en un caminito que lleva directamente al arenal de Seiruga. Seguramente tendremos que mojarnos para cruzar la desembocadura en la playa del rego de Esteiro. Aquí podemos avanzar por la playa o buscar la pasarela entre las dunas. En cualquier caso es imprescindible respetar la frágil vegetación dunar. Unas pistas asfaltadas entre las casas de Seiruga sirven para bsucar tras una curva pronunciada del asfalto, un desvío a la derecha por pista de tierra. Es el camino que bordea el monte da Insua. Hacemos una paradita para sacar una panorámica y deleitarnos con los reclamos de las tarabillas o currucas rabilargas y los vuelos de las alondras. Es una zona de abundancia de Iberis procumbens, una pequeña planta costera cuya subespecie procumbens es endémica de las costas arenosas gallego-portuguesas.

Dejamos la cetárea a nuestra izquierda y seguimos la pista de As Garzas hasta bajar a la playa de Barizo.


Tramo 4: Playa de Barizo-Punta Nariga (km 12,5-17,5)

La idea original era seguir todo lo posible la líne de costa. Las diversas alternativas que encontramos en diferentes páginas webs resultaron infranqueables por la vegetación. Hay muchos caminos y pistas que nos acercan al acantilado, pero todos acaban en cultivos, pastos o zonas sin limpiar que hacen de la marcha una tortura. Así que en esta ocasión volvimos a la pista asfaltada. Eso si, los diferentes intentos nos permitieron encontrar zonas interesantes, incluso en las pistas de los propios aerogeneradores.

Desde Barizo, por asfalto, seguimos las indicaciones al faro de Punta Nariga. Es una subida dura con desniveles fuertes hasta el punto más alto, de 185 m, en poco más de 2,5 km: una media de pendiente del 7,5%. Hemos pasado junto a la capilla y fuente de San Nicolás y estamos ya en pleno parque eólico. Descendemos los últimos 2,5 km y estamos al pie del faro de Punta Nariga.



Pase de fotos:


Más información:
- Web del espacio natural protegido en el SITEB.
- Monte Nariga, documento pdf del Plan de ordenación litoral de Galicia.
- De la ermita de San Adrián.
- Datos del faro de Punta Nariga.
- Mapa de eólicos en Galicia.


jueves, agosto 08, 2013

Perseidas 2013

Todos los años en el mes de agosto los restos del cometa Swift-Tutle atraviesan la órbita de la Tierra. Imaginaos un cometa pasando "cerca" del Sol caza 135 años y dejando en el espacio partículas de roca que se desprenden de él. Cuando la Tierra en su movimiento de traslación cruza por este campo, las partículas chocan con la atmósfera terrestre y se desintegran, produciéndose la lluvia de meteoros.

Al coincidir en verano, es una buena época para no perdérselas: muchos estamos de vacaciones y la meteorología suele darnos un respiro.

Para saber más, entre el 10 y el 16 de agosto, el Planetario de la Casa de las Ciencias realiza sesiones especiales en directo, a las 13:00 y a las 19:00 h (2 € la entrada).

¿Cuáles son las novedades en el 2013?
- Se esperan alrededor de 60 meteoros/hora.
- La luna creciente se oculta relativamente pronto, por lo que no molestará.
- La mayor actividad se dará las noches del 11, 12 y 13 de agosto.
- A primera hora de la noche y antes del amanecer será el mejor momento. Según el IGN "Aunque algo incierto, el máximo de actividad de las Perseidas en 2013 se espera entre las 20:15 y 22:45 horas del día 12 de agosto (hora oficial peninsular). Por ello, el mejor momento para observar este fenómeno será la noche del 12 al 13 de agosto. Como otras lluvias de meteoros, la actividad no se limita al momento del máximo, sino que durará varios dias. Por ello, debería ser posible observar Perseidas unos pocos días antes y después del máximo".
- La predicción meteorológica ("a medio plazo") es de días y noches despejadas.

De la web de los Museos científicos coruñeses

Para observarlas, es mejor no limitar nuestro campo de visión con instrumentos ópticos (prismáticos o telescopios), ya que aunque parecen provenir del cuadrante de la cosntelación de Perseo, pueden observarse en cualquier parte del cielo. Para localizar Perseo, podéis fijaros en la captura de la pantalla de Stellarium, que corresponde a la noche del 11 de agosto a las 23:59 h: aproximadamente sobre el horizonte NE.

Aún así, para orientarnos en el cielo nocturno, podemos usar:
- un planifesrio clásico (y una brújula).
- un portátil con algún planisferio informático (por ejemplo, Stellarium).
- un dispositivo móvil con una aplicación del cielo (por ejemplo, Sky map).


Buscad un lugar despejado, sin contaminación lumínica (o la menor posible) y a disfrutar del cielo.

Más información:
- Web de Earth Sky.
- Web del IGN.
- Web de Museos científicos coruñeses.

martes, agosto 06, 2013

Monte Neme, el vigilante de la Costa da Morte

Con su punto más alto en el vértice geodésico de  386 m de altitud, el Monte Neme vigila la Costa da Morte entre Baldaio y Malpica, espacio natural protegido bajo la figura de LIC (no el propio monte). Su ladera descarnada y sus antenas repetidoras son un punto de referencia desde el litoral.

Monte Neme desde Baldaio
Se accede desde el lugar de A Trémoa (Buño, Malpica de Beragntiños), por una pista forestal de unos 3 km que asciende por la ladera noroccidental del monte. La pista es apta para cualquier vehículo, pero algunos tramos no están en buen estado. Lo mejor es acceder a pie o en bici de montaña.


Las laderas del monte tienen cubierta vegetal de matorral y pino de repoblación. Son montes vecinales de Razo, Cances, Oza y Leiloio. En ese aspecto, la fauna y flora que se puede encontrar está bastante limitada. El verdadero interés del monte radica en tres aspectos: mirador de la comarca (excelente por su proximidad al mar), las minas abandonadas y ser lugar mítico de leyendas.

Alrededor del vértice geodésico se sitúan una serie de antenas y repetidores (telefonía, televisión, radio, SIRDEE) y un puesto (caseta) de vigilancia forestal. Es en este lugar en donde tenemos las mejores vistas: al noroeste destaca Malpica de Bergantiños, por delante de la punta de San Adrián y las islas Sisargas, dejando un poco más atrás punta Nariga; hacia el norte, la punta de As Percebeiras y la playa de Trazo; al noreste la vista se pierde hacia las marisma y playa de Baldaio e incluso hasta el cabro Prior. Hacia el sur destaca el núcleo urbano de Carballo. Es difícil encontrar el lugar preciso para tener una panorámica completa.




La prehistoria de la zona está documentada en los restos de castros o dólmenes, como la Pedra da Arca. En las minas se encontró la "arracada de Cances" (años 1950), en el rego Bandeira.. En lo alto del Neme existe la referencia a un círculo lítico o cromlech conocido como do Circo de Xogos y  da Eira das Meigas (citados por Saralegui, Murguía y Monteagudo) que le confieren carácter mágico a este promontorio. La tradición lo ubicaba como lujar de reunión de brujas en la noche de San Juan, el solsticio de verano. Las piedras servían como sentaderos en las ceremonias. Cuenta la leyenda que:

"al parecer, en el San Juan todas las brujas de la zona hacían su aquelarre, especie de "congreso" en el que se juntaban con el demonio, en forma de macho cabrío, y daban cuenta de sus fechorías. Antes de ir para el Monte Neme, se lavaban y se preparaban en la Fuente de las Meigas, de Rabo de Lobo, en Tordoia, o en la Fuente de Amén Jesús, en San Paio da Devesa (cerca de la cascada de Entrecruces). Eso sí, de camino al Monte Neme tenían gran cuidado de esquivar la iglesia de Santa María de Ardaña, donde se dice que la estatua de San Vicente le quita el "meigallo" [maleficio] a los niños."

Del círculo no quedan restos, desaparecidos por la construcción de pistas en la década de 1960. Un cartel de madera nos recuerda donde estuvo, en la ladera orientada al sol. También desapareció la ermita de Santa Cristina y su fuente sagrada, construidas con la intención de cristianizar el monte sagrado

Foto del círculo lítico de Xosé Couñago

En la geología del Monte domina el gneis, roca procedente del metamorfismo del granito y que contiene sus mismos minerales: cuarzo, feldespato y mica (moscovita). Una de las características geológicas es la presencia de minerales como la casiterita, la wolframita y la scheelita. De ellos se extrae respectivamente estaño y wolframio (los dos últimos). A la vista de esto, ya nos imaginamos a que se debe la herida del monte.

En cuanto al estaño, podría hacerse una referencia a las minas romanas y a la posibilidad de que esta zona gallega fuera parte de la ruta fenicia (y posteriormente griega) del estaño, en busca de las legendarias islas Casitérides,

El wolframio fue un mineral estratégico sobre todo durante la guerra por su característica de endurecer el acero y servir como blindaje en tanques y armamento.Se empezó a extraer del monte Neme ya durante la Primera Guerra Mundial, pero fue durante la Segunda cuando se manifestó en toda su importancia. Los alemanes necesitaban extraer este mineral en Europa (con el bloque del comercio en Oriente) y los aliados trataban de impedirlo, lo que dio lugar a una historia de espionaje y contraespionaje comercial. Carballo, e Casaio, aprovecharon el momento. Después de un gran aumento del interés por este mineral, su caída y su recuperación (durante la guerra de Corea, años 50), esta minería declinó definitivamente hasta detenerse por completo alrededor de 1980.

Quedan ahora en el Monte Neme las cicatrices de la extracción y los restos de maquinaria, como fantasmas, esperando su nueva utilidad: sacarlos definitivamente como chatarra e intentar recuperar lo que se pueda a modo de centro de interpretación, idea vaga con difícil aplicación actualmente.

Vista aérea de la explotación minera






Así que ya sabéis. Si estáis por la comarca de Bergantiños, acercaos hasta este emplazamiento que guarda, bajo sus rocas taladradas, una prehistoria e historia que no nos dejará indiferentes.

Álbum de fotos:

Más información:
- Sobre la minería.
- Informe previo del estudio mineralógico... (en pdf).
- Inventario nacional de recursos de wolframio, 1985. En Google Books.
- Pdf del vértice geodésico.
- "O aquelarre do Monte Neme", vídeo en V-Televisión.
- Sobre A Coruña. la II Guerra Mundial y el wolfram, en este pdf del Anuario Brigantino.