martes, agosto 06, 2013

Monte Neme, el vigilante de la Costa da Morte

Con su punto más alto en el vértice geodésico de  386 m de altitud, el Monte Neme vigila la Costa da Morte entre Baldaio y Malpica, espacio natural protegido bajo la figura de LIC (no el propio monte). Su ladera descarnada y sus antenas repetidoras son un punto de referencia desde el litoral.

Monte Neme desde Baldaio
Se accede desde el lugar de A Trémoa (Buño, Malpica de Beragntiños), por una pista forestal de unos 3 km que asciende por la ladera noroccidental del monte. La pista es apta para cualquier vehículo, pero algunos tramos no están en buen estado. Lo mejor es acceder a pie o en bici de montaña.


Las laderas del monte tienen cubierta vegetal de matorral y pino de repoblación. Son montes vecinales de Razo, Cances, Oza y Leiloio. En ese aspecto, la fauna y flora que se puede encontrar está bastante limitada. El verdadero interés del monte radica en tres aspectos: mirador de la comarca (excelente por su proximidad al mar), las minas abandonadas y ser lugar mítico de leyendas.

Alrededor del vértice geodésico se sitúan una serie de antenas y repetidores (telefonía, televisión, radio, SIRDEE) y un puesto (caseta) de vigilancia forestal. Es en este lugar en donde tenemos las mejores vistas: al noroeste destaca Malpica de Bergantiños, por delante de la punta de San Adrián y las islas Sisargas, dejando un poco más atrás punta Nariga; hacia el norte, la punta de As Percebeiras y la playa de Trazo; al noreste la vista se pierde hacia las marisma y playa de Baldaio e incluso hasta el cabro Prior. Hacia el sur destaca el núcleo urbano de Carballo. Es difícil encontrar el lugar preciso para tener una panorámica completa.




La prehistoria de la zona está documentada en los restos de castros o dólmenes, como la Pedra da Arca. En las minas se encontró la "arracada de Cances" (años 1950), en el rego Bandeira.. En lo alto del Neme existe la referencia a un círculo lítico o cromlech conocido como do Circo de Xogos y  da Eira das Meigas (citados por Saralegui, Murguía y Monteagudo) que le confieren carácter mágico a este promontorio. La tradición lo ubicaba como lujar de reunión de brujas en la noche de San Juan, el solsticio de verano. Las piedras servían como sentaderos en las ceremonias. Cuenta la leyenda que:

"al parecer, en el San Juan todas las brujas de la zona hacían su aquelarre, especie de "congreso" en el que se juntaban con el demonio, en forma de macho cabrío, y daban cuenta de sus fechorías. Antes de ir para el Monte Neme, se lavaban y se preparaban en la Fuente de las Meigas, de Rabo de Lobo, en Tordoia, o en la Fuente de Amén Jesús, en San Paio da Devesa (cerca de la cascada de Entrecruces). Eso sí, de camino al Monte Neme tenían gran cuidado de esquivar la iglesia de Santa María de Ardaña, donde se dice que la estatua de San Vicente le quita el "meigallo" [maleficio] a los niños."

Del círculo no quedan restos, desaparecidos por la construcción de pistas en la década de 1960. Un cartel de madera nos recuerda donde estuvo, en la ladera orientada al sol. También desapareció la ermita de Santa Cristina y su fuente sagrada, construidas con la intención de cristianizar el monte sagrado

Foto del círculo lítico de Xosé Couñago

En la geología del Monte domina el gneis, roca procedente del metamorfismo del granito y que contiene sus mismos minerales: cuarzo, feldespato y mica (moscovita). Una de las características geológicas es la presencia de minerales como la casiterita, la wolframita y la scheelita. De ellos se extrae respectivamente estaño y wolframio (los dos últimos). A la vista de esto, ya nos imaginamos a que se debe la herida del monte.

En cuanto al estaño, podría hacerse una referencia a las minas romanas y a la posibilidad de que esta zona gallega fuera parte de la ruta fenicia (y posteriormente griega) del estaño, en busca de las legendarias islas Casitérides,

El wolframio fue un mineral estratégico sobre todo durante la guerra por su característica de endurecer el acero y servir como blindaje en tanques y armamento.Se empezó a extraer del monte Neme ya durante la Primera Guerra Mundial, pero fue durante la Segunda cuando se manifestó en toda su importancia. Los alemanes necesitaban extraer este mineral en Europa (con el bloque del comercio en Oriente) y los aliados trataban de impedirlo, lo que dio lugar a una historia de espionaje y contraespionaje comercial. Carballo, e Casaio, aprovecharon el momento. Después de un gran aumento del interés por este mineral, su caída y su recuperación (durante la guerra de Corea, años 50), esta minería declinó definitivamente hasta detenerse por completo alrededor de 1980.

Quedan ahora en el Monte Neme las cicatrices de la extracción y los restos de maquinaria, como fantasmas, esperando su nueva utilidad: sacarlos definitivamente como chatarra e intentar recuperar lo que se pueda a modo de centro de interpretación, idea vaga con difícil aplicación actualmente.

Vista aérea de la explotación minera






Así que ya sabéis. Si estáis por la comarca de Bergantiños, acercaos hasta este emplazamiento que guarda, bajo sus rocas taladradas, una prehistoria e historia que no nos dejará indiferentes.

Álbum de fotos:

Más información:
- Sobre la minería.
- Informe previo del estudio mineralógico... (en pdf).
- Inventario nacional de recursos de wolframio, 1985. En Google Books.
- Pdf del vértice geodésico.
- "O aquelarre do Monte Neme", vídeo en V-Televisión.
- Sobre A Coruña. la II Guerra Mundial y el wolfram, en este pdf del Anuario Brigantino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario