domingo, diciembre 08, 2013

Un bosque, una cueva, un pueblo de O Courel: Paderne y la devesa de A Escrita

Ruta: Paderne-Escrita-Chao de Mazairos (Serra do Courel)
Longitud: 3, 8 km (sólo ida)
Dificultad: baja en el primer tramo y media en el final.
Tipo: lineal



Entre la riqueza que alberga la Serra do Courel (Lugo) destacan su biodiversidad, sus bosques, sus cuevas calizas y su etnografía. Hay muchas posibilidades para descubrirlas. Una de las más atractivas es esta propuesta: aldea de Paderne, devesa da Escrita y cueva de Chao de Mazairos, todo en un recorrido de poco más de tres kilómetros.

Paderne es una pequeña aldea de O Courel, en el ayuntamiento de Folgoso, parroquia de Meiraos, a 900 metros de altitud. Se accede por la carretera de Seoane a Pedrafita (do Courel) y Lóuzara. En su entorno quedan restos de un castro, foso y una posible torre. Actualmente apenas diez casas permanecen habitadas todo el año (42 habitantes en 2012, según las estadísticas del INE). Aún así, ha sabido adaptarse, ya que en el pueblo hay hasta seis casas de turismo rural y una empresa de actividades en la naturaleza..


Al pie de Paderne corre el río Pequeno, que nace unos 3 km más arriba, cerca de Pedrafita y se une al Lor a la altura de Seoane. Siguiendo el río hay una interesante ruta de sederismo. Nuestro camino parte de la propia aldea.


Tramo 1: Paderne-Devesa da Escrita (pk 0-2,5).

Cruzando el pueblo seguimos el camino entre castaños, en otoño cubierto de hojas. El camino se convierte en una pista de tierra que cruza el río Pequeno por un puente de losas de pizarra y comienza a ascender. A nuestro lado se alterna el matorral con especies arbóreas como castaños, melojos o serbales de cazadores. En noviembre, los rojos frutos de este también conocido como capudre, asi como los de los rosales silvestres contrastan con los tonos verdes oscuros de acebos o dorados de las especies caducas. Las construcciones de piedra son almacenes de hierba o herramientas

El camino avanza en dirección sur y poco a poco, dejando a la izquierda el alto de Chao de Mazairos, empezamos a vislumbrar a la derecha (al oeste) la devesa de A Escrita o devesa de Paderne. Al ascender, la vegetación va cambiando y empieza a ser el dominio de tejos y, sobre todo, abedules.





La devesa es un bosque autóctono de unos dos km cuadrados asentado en la ladera NE, la de sombría, del alto de la Escrita, de 1455 m. Varios salientes rocosos de origen glaciar, las Penas da Escrita, bordean el bosque por su parte superior entre los 1300 y los 1370 metros. Un arroyo, el regueiro de Vilarmaior, nace al pie de las penas y atraviesa la espesura. Apenas hay caminos que entren en la espesura de la devesa, lo que ayuda a su estado de conservación. Estamos ante uno de los grandes reductos de biodiversidad de O Courel, junto con A Rogueira o las más pequeñas de Romeor y Riocereixa.




Tramo2: Devesa da Escrita- cueva de Chao de Mazairos (pk 2,5-3,8).

El camino principal por el que ascendemos gira hacia el este y luego hacia el norte para continuar rodeando el alto de A Escrita, transitar por la zona alta y regresar a Paderne desde la aldea de Pedrafita, en una ruta circular de unos 13 km. Esta no es nuestra ruta.

Camino de Chao de Mazairos, debemos desviarnos antes del alto. Aprovechamos para echar un vistazo hacia el norte, en donde destaca la mancha grisácea de la caliza del Taro Branco. Aproximadamente a unos 1250 m de altitud (km 3,4), de la pista principal sale a la izquierda un pequeño un pequeño sendero apenas visible entre el matorral bajo y los helechos. Este camino abierto desciende con rapidez, directamente, durante cerca de medio kilómetro.


La entrada de la cueva queda bajo nuestros pies, pero seria fácil que pasara desapercibida por su pequeño tamaño, entre unas rocas. Como la gran mayoría de las grutas de O Courel, su naturaleza es kárstica. La acción del agua sobre la roca caliza la ha ido deshaciendo hasta formar una cavidad de unos 30 metros de longitud, con un recorrido estrecho hasta llegar a la sala final, con unas dimensiones de unos tres metros de ancho y 1,70 de alto. El fondo de la sala y del corredor están cubiertos por una lámina de agua. Del techo cuelgan estalactitas con diferentes formaciones como coladas o banderas. Desde el suelo se observan estalagmitas en formación. Y en algunos casos ambas se han unido para formar columnas. A pesar de que en la sierra se encuentra un buen numero de estas cuevas calizas, la de Chao es la que presenta algunos de los espeleotemas más interesantes y llamativos.



Una formación como esta tiene un gran valor geológico y es extremadamente frágil. Si decidimos visitarla debemos hacerlos con las precauciones oportunas a pesar de que sea una gruta accesible. Y lo más importante: no alterarla en lo más mínimo con nuestra visita: evitar tocar las formaciones es imprescindible para no alterar su naturaleza. Descubrir nuestro entorno no tiene por que alterarlo, no deberia.

El regreso lo haremos por el mismo camino o siguiendo adelante para completar la ruta circular (son otros diez km). Otra opción es, uno vez en la parte alta, enlazar con las pistas que en dirección sur llevan hasta la aldea de Seceda.

Álbum de fotos (incluimos foto de Emilio Medina, gracias por el reportaje gráfico):


Más información:
- Web de la empresa de actividades PiaPaxaro de Paderne.
- La cueva en la web de jrcasan.
- La aldea de Paderne en la web de SerradoCurel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario