sábado, marzo 22, 2014

Una visita a "El parque de la vida" de Luarca

Luarca, capital del concejo asturiano de Valdés, es una población de poco más de 5 000 habitantes. A la belleza de la villa costera, conocida como la "villa blanca de la costa verde", se une una naturaleza y centros culturales que hacen de su entorno y todo el municipio un lugar de parada obligada. Entre otros recursos, por aquí pasa el Camino de Santiago, sobreviven la cultura de los vaqueiros de alzada, hasta 4 senderos recorren los espacios naturales de cabo Busto, las hoces del Esva o el camino real de San Antón de Conciero. A todo esto se le une la oferta de museos: aula del mar, museo etnográfico, museo de Severo Ochoa o el Centro de Interpretación de las hoces del Esva.



En 1996 se inaugura el Parque de la Vida, dirigido por la Coordinadora para el estudio y protección de las especias marinas (CEPESMA). Se trata de una parcela de 32 000 metros cuadrados que tiene por objetivo la información y divulgación de la conservación del medio ambiente, las energías renovables, el reciclaje...

El Parque se divide en diferentes áreas, cada una con su contenido, unidas por una red de senderos. Cada visitante puede detenerse con más calma en aquella que le sea preferida.

En la senda geológica puedes hacer un  recorrido a lo largo de la historia de la Tierra, a través de las fases de la deriva continental, los minerales o los fósiles. La senda rodea el gran esqueleto de una ballena. La colección de ammonites fósiles es impresionante.



En la senda del consumo sostenible y el reciclaje la concienciación del impacto que causamos en nuestra vida diaria al medio ambiente es el hilo conductor: los residuos, el consumo de agua, la contaminación...

La senda astronómica es especialmente llamativa por las maquetas a gran escala de cohetes como el Apolo XI, el Ariane VI, de satélites como el Sputnik o del telescopio espacial Hubble. El camino se completa con maquetas y explicaciones del sistema solar.



Una parte del terreno se dedica a centro de recuperación de fauna. Podemos pasear cerca de las jaulas en las que cuidan cárabos o busardos ratoneros, mientras que sueltos andan otras aves o una cierva. En otra de las instalaciones se encuentra el estanque en el que se recuperan las focas o aves marinas (alcas, araos, alcatraces). Una de las actividades que ofrecen es el manejo de especies exóticas de serpientes, por supuestos, libres de veneno.



Como punto final nos adentramos en el planetario. Una proyección de duración variable en función del tiempo del que dispongamos: el sistema solar, el zodíaco, las principales constelaciones y estrellas o las imágenes del Universo tomadas por el Hubble.

La visita puede hacerse individualmente o en grupo, pero siempre acompañados de un guía. Está abierto al público los sábados, domingos y festivos a las 17:00 h y previa cita en cualquier día para grupos organizados. El precio: 3 € por persona y la duración de la visita entre una y media y dos horas.


El espacio está un tanto degradado, lo que se entiende al ser una "exposición" al aire libre y ser iniciativa privada, con los que costes que esto conlleva. Aún así, merece la pena la visita, ya sea desplazándose expresamente para verlo, completando una visita al concejo de Valdés o como una interesante parada educativa, como era nuestro caso, de camino a Cantabria.

Álbum de fotos:


Más información:
- Web de Turismo de Luarca.
- Web de El parque de la vida.
- Web de CEPESMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario