viernes, agosto 29, 2014

Un parque con vistas: Monticaño

En la primera mitad del siglo XX la costa del golfo Ártabro fue una de las mejor protegidas del mundo. El complejo defensivo estaba compuesto por cuatro baterías principales (Campelo, Prior, Lobateiras y San Pedro) que blindaban, sobre todo, la entrada del puerto de la base naval de Ferrol. A estas le acompañaban otros cuatro emplazamientos menores (Monte Campelo, Prioriño, Prior y Monticaño). En Monticaño estaban dispuestos 4 cañones vickers (152,4/50mm) y dos piezas antiaéreas.

Así comienza la historia moderna de este enclave singular por su situación, dominando desde el sur la entrada a la bahía coruñesa. En 1937 y 1938, durante la Guerra Civil, se desmontó la artillería de cañones Vickers para equipar los cruceros Mar Cantábrico y Navarra. En 1939 fueron devueltos y montados de nuevo. En 1978 se elimina la zona de seguridad al declarse "sin interés militar" (orden DEF/224/2006, de 20 de enero). Veinte años después, en 1998 el ayuntamiento de Arteixo recuperó la titularidad de las instalaciones y el terreno, que llevó finalmente a disponer de este parque para el disfrute de la población en general.


Situación

El Parque forestal de Monticaño (Pastoriza, Arteixo) ocupa una superificie de 44 000 metros cuadrados. Está incluído en el territorio de la Reserva de la Biosfera Mariñas coruñesas e terras do Mandeo. usos del suelo: matorral y repoblación de pino y eucalipto, con zona de vertedero. Rocas del macizo granítico de A Coruña. Su altitud máxima es de 239 metros, en la zona donde se levanta la cúpula del telémetro, mientras que el vértice geodésico, a casi 244 msnm, queda al SE, a medio kilómetro en línea recta, en donde se emplaza el repetidor.



Vistas


Para disfrutar de las vistas panorámicas podemos ubicarnos en dos lugares diferentes. Desde la zona más alta (telémetro) podremos observar sobre todo la zona norte, con el golfo Ártabro y la ciudad de A Coruña, mientras que desde el mirador sobre la cafetería veremos la costa al oeste.


En cualquier caso:

- al norte. Destacan en primer lugar las instalaciones de la refinería, enmarcadas por la ciudad de A Coruña. Podemos distinguir lugares emblemáticos como el monte de San Pedro (y la cúpula-mirador) o la Torre de Hércules. En segundo plano, aparece la costa (de izquierda a derecha, o de oeste a este) de cabo Prior, cabo Prioriño, puerto exterior y entrada a la ría de Ferrol, punta Coitelada y, ya más cerca de nosotros, la isla de A Marola y la costa de Dexo y Mera.
- al este. Con las vistas limitadas por los eucaliptos aparece Meicende y la obras de acceso al puerto exterior.
- al sur. La cubierta de plástico corresponde al vertedero de residuos y, detrás, el repetidor y vértice geodésico.
- al oeste. Dependiendo del mirador escogido, comenzamos desde el embalse y polígono de Sabón, con la chimenea de la central térmica y seguimos, de SO a NO, con la playa de Sabón y el paseo marítimo de la costa de Arteixo, la playa de Barrañán, el litoral de Sorrizo y el pueblo de Caion. Por detrá se alza la costa de Malpica y, recortadas contra el mar, las islas Sisargas. Por supuesto, el protagonismo es para la gran explanada y los diques que forman el puerto exterior, a nuestros pies, en la base de la punta Langosteira.



Visita al parque


El acceso se hace desde Pastoriza, por la carretera a Suevos. Los desvíos están señalizados. Antes de llegar nos encontramos, a la derecha, con un enorme edificio abandonado; al pie de este hay una explanada que sirve como aparcamiento. A la izquierda está el vertedero ya cerrado (que supuso un importante litigio del ayuntamiento de Arteixo), proyecto de futuro parque.

Una vez dentro, a la izquierda nos encontramos con la cafetería-restaurante. Por detrás de ella accedemos a un mirador sobre toda la costa oeste, desde Sabón a las Sisargas. Y ambos lados del tejado, los antiguos emplazamientos de dos de los cañones Vickers. Volviendo al camino principal dejamos también a la izquierda las casetas de servicio y la galería de tiro, que está destinada a ser un centro de interpretación.



Comenzamos a ascender entre árboles y césped. Pasamos junto a los servicios y detrás está la zona de parque infantil y barbacoas. Hacia arriba llegamos a la zona más alta, la más espectacular. En este punto se encuentra la antigua instalación del telémetro, con el que se calculaban los disparos (por cierto, ninguna batería costera del golfo Ártabro disparó nunca en contienda militar). Es un estupendo mirador, sobre todo hacia el norte, por encima de la refinería y la ciudad de A Coruña, llegando hasta el cabo Prior. A sus pies los restos de las casetas de tropa y de almacén, asentamientos de los otros dos Vickers y uno de los cañones y dos baterías antiaéreas en muy buen estado de conservación.




El resto es un gran espacio al aire libre para pasear con calma, hacer ejercicio o descansar. Una visita muy recomendada.

Álbum de fotos


Más información:
- Web de Arteixo Turismo.
- Reseña del vértice geodésico.
- Información de las baterías militares en este enlace.
- Documento sobre la artillería militar de costa.

viernes, agosto 22, 2014

San Miguel de Breamo, románico entre leyendas

Pontedeume es un lugar digno de visitar por la multitud de opciones que nos ofrece. Desde el cercano Parque Natural das Fragas do Eume hasta los restos históricos desde su fundación en 1270 y dominado por la familia de Andrade.

Al suroeste de la villa, sobre un monte de 305 metros de altitud se alza uno de los elementos patrimoniales más interesantes, la capilla de San Miguel de Breamo. Para acceder lo mejor es hacerlo a pie por el camino que sale de la iglesia parroquial de Santiago, de 1,5 km. O en coche por la carretera N-651 (dirección A Coruña-Betanzos) y a unos 2 km de Pontedeume, después de las curvas en subida, tomar el desvío señalizado a la derecha y seguir otros 3 km.


Ya en el siglo XIII un primer documento nos habla de la existencia del Real Priorato de San Miguel, aunque si atendemos a una inscripción sobre la piedra de la propia iglesia, en el contrafuerte izquierdo de la puerta principal, su construcción se remonta a 1187. Su historia está envuelta en leyendas y cambios de poder. No hay constancia arqueológica de un castro anterior, ni de la presencia de los templarios. Si se sabe que en el s. XIV era la orden de San Agustín la que habitaba Breamo, bajo patrocinio real y bajo la presión de la Casa de Andrade. El priorato de Breamo desaparecerá después de más de seis siglos, a finales del XVIII.


De la web de Pontedeume Turismo

Es una capilla de estilo románico, de cruz latina y ábsides semicirculares. Sólo otras tres iglesias gallegas son de esta tipología: Santa Cristina de Ribas de Sil (Parada de Sil, Ourense), Vilar de Donas (Palas de Rei, Lugo) y San Salvador de Coruxo (Vigo, Pontevedra). Las dos naves, principal y transversal tienen bóveda de cañón y crucería. En el exterior destacan tres pequñas puertas románicas, la de la fachada principal enmarcada por dos contrafuertes y bajo un rosetón de once puntas. En el tímpano del lado norte podemos observar el dibujo en piedra de un trébol de cuatro hojas.




La leyenda más contada hace referencia a los once caballeros templarios que llegaron desde Tierra Santa para custodiar la capilla y que estarían representados por cada una de las once puntas del rosetón de la fachada occidental. Durante la noche de Navidad, el rosetón se les presentó con doce puntas, siendo la nueva la correspondiente a un bebé recién nacido que dormía en el interior de la nave principal. Al llegar la mañana y desaparecer el bebé, el rosetón retomó su aspecto habitual. Dice la leyenda que este hecho se repite cada Nochebuena. Dos veces al año (8 de mayo y 29 de septiembre) se sube hasta la capilla en romería y es tradición dar nueve vueltas al templo para espantar el mal de ojo.



Alrededor de la capilla existe un área recreativa con mesas y bancos de piedra y abundante sombra. A pocos metros, en medio de un pinar se encuentra el vértice geodésico. Como mirador, las vistas serían estupendas sobre la ría y el Eume, pero están totalmente cubiertas por las plantaciones de eucaliptos. Incluso desde el mirador que hay en la subida apenas podemos ver retazos. Desde algunos puntos del camino sí que es posible tener esas vistas.

Álbum de fotos:

Más información:
- En la web Rutas y leyendas.
- Web de Pôntedeume Turismo.
- Web de Turgalicia.
- Ficha en pdf del vértice geodésico en la web del IGN.
- Descripción del camino a pie en la web del Club de Montaña Ferrol.
- Documento de reparación de la iglesia y el coro, del siglo XVII.

lunes, agosto 04, 2014

Desde el alto de Santa Cecia

Estamos al suroeste de Santiago de Compostela, entre los ayuntamientos de Brión y Rois. De norte a sur se alzan los montes de Oleiron, una serie de elevaciones por encima de los 400 metros de altitud. Este pequeño macizo está constituido por rocas formadas por ortogneis de dos micas del prehercínico. Se incluye en la comarca paisajística de Terra de Santiago-A Barcala. El uso del suelo es de matorral y afloramiento de roca, rodeado por plantaciones de eucalipto y conífera.

El vértice geodésico está situado sobre el alto de Santa Cecia, a 494 metros. Un poco más al sur se sitúa una caseta forestal en el punto más alto, a 497 metros.



Desde aquí las vistas se extienden fundamentalmente a este y oeste, ya que de norte a sur la propia cresta de los montes de Oleirón ocultan parte del paisaje. Hacia el este se extiende el valle del Sar discurriendo de norte a sur, cruzando los concellos de Brión y Rois, aunque más cercano está el rego de Santa Cecia. El Sar está incluido dentro del espacio natural protegido LIC Ulla-Deza. Como elemento destacado podemos ver la iglesia de Bastavales al este.

Al otro lado, al oeste, el rego de Quintáns discurre de norte a sur y recoge aguas de diferentes corrientes para formar el río Rois, que posteriormente forma el Sarela y este se une al Sar, afluente de su río principal, el Ulla.


Así que la hidrología está formada por varios regos que nacen en sus laderas: Sanguiñal, Bouza, Ponla y Carrais que vierte hacie el oeste y Santa Cecia que vierte al este.

La ocupación antigua está marcada por el asentamiento de un castro. En este entorno pudo existir un edificio religioso, la capilla de Santa Cecía. De entre los posibles restos de esta capilla, en 2006 se denunció la desaparición de dos ménsulas (apoyo de las cornisas) de piedra con forma de animal



Este alto es un lugar habitual de destino para ciclistas de BTT del entorno, por lo que se pueden encontrar multitud de rutas con acceso desde diferentes lugares como Brión, Bastavales, Bertamiráns, etc.

Lugares cercanos de interés son:
- Iglesia de San Julián de Bastavales, románica del s XVII.
- Torres de Altamira, restos de la fortaleza que dominaba Amaía, del s XV.
- Embalse Barrié de la Maza en el río Tambre y ruta de senderismo de las pesquerías.
- Santuario y carballeira de Santa Minia en Brión.



Más información:
- Una ruta en BTT.
- Reseña del vértice geodésico.
- Referencias arqueológicas.