viernes, agosto 29, 2014

Un parque con vistas: Monticaño

En la primera mitad del siglo XX la costa del golfo Ártabro fue una de las mejor protegidas del mundo. El complejo defensivo estaba compuesto por cuatro baterías principales (Campelo, Prior, Lobateiras y San Pedro) que blindaban, sobre todo, la entrada del puerto de la base naval de Ferrol. A estas le acompañaban otros cuatro emplazamientos menores (Monte Campelo, Prioriño, Prior y Monticaño). En Monticaño estaban dispuestos 4 cañones vickers (152,4/50mm) y dos piezas antiaéreas.

Así comienza la historia moderna de este enclave singular por su situación, dominando desde el sur la entrada a la bahía coruñesa. En 1937 y 1938, durante la Guerra Civil, se desmontó la artillería de cañones Vickers para equipar los cruceros Mar Cantábrico y Navarra. En 1939 fueron devueltos y montados de nuevo. En 1978 se elimina la zona de seguridad al declarse "sin interés militar" (orden DEF/224/2006, de 20 de enero). Veinte años después, en 1998 el ayuntamiento de Arteixo recuperó la titularidad de las instalaciones y el terreno, que llevó finalmente a disponer de este parque para el disfrute de la población en general.


Situación

El Parque forestal de Monticaño (Pastoriza, Arteixo) ocupa una superificie de 44 000 metros cuadrados. Está incluído en el territorio de la Reserva de la Biosfera Mariñas coruñesas e terras do Mandeo. usos del suelo: matorral y repoblación de pino y eucalipto, con zona de vertedero. Rocas del macizo granítico de A Coruña. Su altitud máxima es de 239 metros, en la zona donde se levanta la cúpula del telémetro, mientras que el vértice geodésico, a casi 244 msnm, queda al SE, a medio kilómetro en línea recta, en donde se emplaza el repetidor.



Vistas


Para disfrutar de las vistas panorámicas podemos ubicarnos en dos lugares diferentes. Desde la zona más alta (telémetro) podremos observar sobre todo la zona norte, con el golfo Ártabro y la ciudad de A Coruña, mientras que desde el mirador sobre la cafetería veremos la costa al oeste.


En cualquier caso:

- al norte. Destacan en primer lugar las instalaciones de la refinería, enmarcadas por la ciudad de A Coruña. Podemos distinguir lugares emblemáticos como el monte de San Pedro (y la cúpula-mirador) o la Torre de Hércules. En segundo plano, aparece la costa (de izquierda a derecha, o de oeste a este) de cabo Prior, cabo Prioriño, puerto exterior y entrada a la ría de Ferrol, punta Coitelada y, ya más cerca de nosotros, la isla de A Marola y la costa de Dexo y Mera.
- al este. Con las vistas limitadas por los eucaliptos aparece Meicende y la obras de acceso al puerto exterior.
- al sur. La cubierta de plástico corresponde al vertedero de residuos y, detrás, el repetidor y vértice geodésico.
- al oeste. Dependiendo del mirador escogido, comenzamos desde el embalse y polígono de Sabón, con la chimenea de la central térmica y seguimos, de SO a NO, con la playa de Sabón y el paseo marítimo de la costa de Arteixo, la playa de Barrañán, el litoral de Sorrizo y el pueblo de Caion. Por detrá se alza la costa de Malpica y, recortadas contra el mar, las islas Sisargas. Por supuesto, el protagonismo es para la gran explanada y los diques que forman el puerto exterior, a nuestros pies, en la base de la punta Langosteira.



Visita al parque


El acceso se hace desde Pastoriza, por la carretera a Suevos. Los desvíos están señalizados. Antes de llegar nos encontramos, a la derecha, con un enorme edificio abandonado; al pie de este hay una explanada que sirve como aparcamiento. A la izquierda está el vertedero ya cerrado (que supuso un importante litigio del ayuntamiento de Arteixo), proyecto de futuro parque.

Una vez dentro, a la izquierda nos encontramos con la cafetería-restaurante. Por detrás de ella accedemos a un mirador sobre toda la costa oeste, desde Sabón a las Sisargas. Y ambos lados del tejado, los antiguos emplazamientos de dos de los cañones Vickers. Volviendo al camino principal dejamos también a la izquierda las casetas de servicio y la galería de tiro, que está destinada a ser un centro de interpretación.



Comenzamos a ascender entre árboles y césped. Pasamos junto a los servicios y detrás está la zona de parque infantil y barbacoas. Hacia arriba llegamos a la zona más alta, la más espectacular. En este punto se encuentra la antigua instalación del telémetro, con el que se calculaban los disparos (por cierto, ninguna batería costera del golfo Ártabro disparó nunca en contienda militar). Es un estupendo mirador, sobre todo hacia el norte, por encima de la refinería y la ciudad de A Coruña, llegando hasta el cabo Prior. A sus pies los restos de las casetas de tropa y de almacén, asentamientos de los otros dos Vickers y uno de los cañones y dos baterías antiaéreas en muy buen estado de conservación.




El resto es un gran espacio al aire libre para pasear con calma, hacer ejercicio o descansar. Una visita muy recomendada.

Álbum de fotos


Más información:
- Web de Arteixo Turismo.
- Reseña del vértice geodésico.
- Información de las baterías militares en este enlace.
- Documento sobre la artillería militar de costa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario