martes, septiembre 23, 2014

Un parque diferente en Marín

En un paseo por la zona de Marín, vale la pena acercarse a este parque que forma parte de la historia del lugar y es actualmente una zona de ocio especial.



Su historia comienza a partir de la desamortización de 1838, cuando Roberto Munaiz compra la antigua Granxa da Costa. Tras pasar por manos de varios descendientes, en la década de los cincuenta se la conoce por ser un activo centro de la sociedad al trasladar aquí su residencia de verano la familia Briz Saraiva. En 1999 el ayuntamiento adquiere la finca a los hermanos Briz Saraiva, convirtiéndose en la Finca Briz (o Granja Briz) y posteriormente en el Parque de los Sentidos. Se trata de un parque especial, multiusos, con una superficie de 23.000 metros cuadrados en el centro de Marín.


Al pasar la entrada nos encontramos con una pequeña laguna rodeada de un paseo de madera con pasarelas y un juego científico: un tornillo de Arquímedes con pequeñas presas y cazoletas para observar su funcionamiento. Mientras esperamos nuestro turno, jugamos en el parque infantil. Por debajo de esta zona se construyó un auditorio al aire libre.



Seguimos el recorrido, cuesta arriba por los múltiples senderos hasta alcanzar la laguna, un estanque creado a partir de varios arroyos que confluyen en esta zona. Son diferentes láminas de agua conectadas entre ellas y que se pueden recorrer por caminos empedrados y de madera. En la siguiente zona, entre los árboles de la finca se encuentra la ladera de los sentidos. A lo largo de los caminos se encuentran diferentes juegos para estimularlos: para el olfato plantas aromáticas; para la vista, además de las propias plantas, juegos de espejos; para el tacto, pavimentos con diferentes texturas; para el gusto, arbustos frutales; para el oído, juegos musicales como tambores, arpas o xilófonos.



Y llegó el momento de alcanzar el piso más alto, conocido como zona aventura. Aprovechando los taludes y la ladera, el parque infantil está compuesto por pasarelas de madera entre pequeños toboganes. pero sobre todo destaca el tobogán y la red para trepar. Un buen lugar para terminar la visita al parque.



Por supuesto, se puede aprovechar que estamos aquí para buscar un caché de Geocaching.

Álbum de fotos:


Más información:
- Web del Concello de Marín.
- Ficha técnica de Naos Arquitectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario