lunes, diciembre 07, 2015

Lagunas de Ocelo y A Serpe en Trevinca

Ruta: A Ponte-Ocelo-A Serpe-A Ponte
Longitud: 17,2 km
Duración: 5 horas
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 1 000 m
Dificultad: moderada

El macizo de Pena Trevinca tiene el privilegio de albergar las cumbres gallegas más altas, entre las que destaca la propia Pena Trevinca con 2 129 m y Pena Survia con 2 116 m. El espacio natural de la Red Natura 2000 comprende casi 25 000 hectáreas protegidas en cinco ayuntamientos de la provincia de Ourense, de los que A Veiga y Viana do Bolo aportan la mayor parte. Por el este, se continúa con el Parque Natural del Lago de Sanabria (Zamora).

Entre los tesoros geológicos de estas montañas destacan dos lagunas naturales de origen glaciar, Ocelo y A Serpe, que son el objetivo de esta ruta.



(El track original de esta ruta corresponde a Sudando botas, en Wikiloc y de la web de O Trisquel)

Acceso

Inicio y fin de la ruta en el pueblo de A Ponte. Para llegar hasta aquí tomamos como referencia A Veiga. En la rotonda de la iglesia seguimos los indicadores de Xares, Ponte... por la carretera OU-CV-177. Seguimos las indicaciones y, después de dejara atrás Xares, llegamos a Ponte en unos 15 km. Una buena opción es aparcar a la altura de los paneles, antes de la iglesia, sin cruzar el pueblo.


Tramo 1: A Ponte-laguna de Ocelo (km 0-5)

A Ponte es un precioso pueblo de montaña en el que se conservan edificaciones tradicionales (molinos, hornos...). Lo cruza el río Xares y, al otro lado, se encuentra la "casa dos vaqueiros". Se dice que es la casa más antigua del pueblo y así parecen testimoniarlo las inscripciones en algunas de sus piedras, de las que apenas existen datos (se dice de ellos que son prerromanos).

Cruzamos el pueblo y giramos a la derecha para cruzar el río. Junto a la gran casa con el cartel, tomamos el sendero (una pista en realidad) marcado a la izquierda que se introduce en una zona de bosque. Y comienza la ascensión. Dejamos atrás el pequeño bosque y salimos a las laderas herbáceas y de matorral. Nos esperan por delante 4 km en continua subida para superar un desnivel de algo más de 400 metros. Es la zona conocida como As Salgueiras.




Después de varias curvas, aproximadamente en el pk 2,6 nos encontramos de frente con una valla metálica que cierra el coto de caza "Montes de Xares" (TECOR). Abrimos la verja y pasamos al otro lado, volviendo a cerrar cuidadosamente. Estamos en un tramo con pendientes de alrededor del 15% en la zona de As Clavillas.

El camino es ahora una pista por la pueden acceder vehículos todoterreno. Aproximadamente en el km 3,5 hay una bifurcación. Continuamos por nuestro camino (de frente o izquierda). El de la derecha nos llevará al mismo lugar, rodeando un afloramiento rocoso con cota de 1553 m, Aquí una importante bandada de avión roquero. El lugar se conoce como O Acebral Negro. Después de un pequeño descenso rodeando este roquedo llegamos a un cruce señalizado (km 4,6). Tomamos el camino de la derecha ascendiendo dejando a la izquierado los altos de As Portas do Ocelo, para acercarnos a las dos pequeñas lagunas artificiales de Carrizais e As Laceiras. Siguiendo esta pista y dejando atrás el mirador se puede seguir otra ruta de regreso a A Ponte o hasta Xares.





Retrocedemos hasta el cruce anterior para seguir de frente nuestra ruta (una indicación de madera marca Ocelo). En el km 5 lacanzamos una pequeña cubeta glaciar en la que se forma la laguna de Ocelo a una altitud de 1617 m. En esta zona son evidentes los efectos del glaciarismo: circo glacial, canchales... La lámina de agua apenas presentaba vegetación, con Isoetes y Potamogeton. Detrás, imponentes, los Picos do Ocelo y el Alto do Fial. Por ellos pasa el límite de la comunidad gallega.






Tramo 2: laguna de Ocelo-laguna de A Serpe (km 5-8)

Este tramo apenas tiene sendero definido por lo que tenemos que estar especialmente atentos al mapa, al terreno o al GPS. Dejamos la laguna por detrás del panel, donde hay una puerta en la verja del TECOR (la dejamos cerrada de nuevo) y comenzamos a ascender en dirección este, buscando pasos entre el matorral y las rocas. Se trata de un tramo de aproximadamente un kilómetro que se hace duro y difícil por el terreno. Aproximadamente en el km 6 llegamos a una zona alta, a unos 1700 m donde se nos amplía la visibilidad. A nuestros pies, hacia el sur, se abre un precioso valle, recorrido por el río Bibei, que nace a sólo unos kilómetros de aquí y marca el límite occidental del zamorano Parque Natural del Lago de Sanabria. En la ladera nos sorprende el agitado vuelo de un grupo de perdices.




Durante dos kilómetros más buscamos un sendero o cualquier paso de animales que nos lleve en dirección este por la ladera sur de O Fial (al que luego ascenderemos). En este tramo, además de la intuición o el GPS, también podemos guiarnos por algunos hitos (montones de piedras). Casi en el kilómetro 8 destacan delante de nosotros unos roquedales a modo de dientes que nos indican que hemos llegado a nuestro siguiente objetivo. Flanqueada por ellos, un poco al norte se sitúa la laguna de A Serpe. Estamos ante otra laguna de origen glaciar, del cuaternario, derivada de glaciarismo de casquete: un casquete de hielo acumulado por la forma de terreno servía de punto de partida para que el hielo se deslizara en todas direcciones; al desaparecer el hielo, la depresión resultante fue ocupada por esta laguna. Más pequeña que la de Ocelo tiene sin embargo un encanto especial por su situación, al pie de O Fial y "colgada" sobre una ladera de gran pendiente al este, con las mayores cumbres de la Serra do Eixe (Trevinca, Survia, Pena Negra) por detrás.









Tramo 3: laguna de A Serpe-O Fial-A Ponte (km 8-14)

Una vez llegados hasta aquí la sensación es que sólo queda regresar, pero nos falta un buen tramo. Retrocedemos unos metros hasta tomar un camino que se intuye a la derecha, ascendiendo por la pendiente de O Fial. Podemos localizar el camino principal por alguna de las estacas que señalan (o señalizaban, ya que parece que apenas quedan) el sendero de pequeño recorrido.

La primera subida, unos 300 metros tiene desniveles de hasta 30% y el camino se pierde por veces. Después de girar hacia el oeste se suaviza un poco durante otros 700 metros, ya por zona de prados altos. En el km 9,5 (aproximadamente) alcanzamos el alto de O Fial, de 1840 metros, el punto más alto de nuestra ruta. Vale la pena hacer una parada para descansar y para observar nuestro entorno, con una excelente panorámica de la sierra hacia el noreste y de la comarca de A Veiga hacia el oeste.






Caminamos ahora sobre una pista para todoterreno que empieza a descender rápidamente. No tiene pérdida. Corresponde a un sendero de pequeño recorrido. Una rapaz con un elegante y poderoso vuelo, un águila real nos alegra la bajada.  En el km 11,5, un poco antes de llegar al refugio, el GPS nos indica un desvío de la pista saliéndonos por la izquierda del camino principal. Este desvío nos lleva por el sendero PR hacia A Ponte. Sin embargo, este sendero se encuentra muy cerrado por la vegetación más abajo, por lo que recomendamos que se siga la pista principal (menos natural, pero más rápida para llegar a A Ponte). Avanzando por el PR señalizado pasamos por Os Poulos, donde el camino llega a desaparece entre el matorral de escobas y apenas vamos descubriendo el sendero a cada paso. Finalmente, en el km 13,5 termina este sendero que se nos hizo interminable. Enlazamos en las orillas del río Xares con el camino que viene de las zonas altas de la sierra señalizado como GR. Giramos a la izquierda y en poco más de medio kilómetro ya nos adentramos en A Ponte.



Vista desde el Alto do Fial

Álbum de fotos:



Más información:
- Pena Trevinca en el Sistema de información territorial da biodiversidade.
- Web del ayuntamiento de A Veiga.
- Las lagunas glaciares en Galicia, en Ecología Azul, con imágenes subacuáticas invernales.
- Descripción de la ruta en el blog Desde las Fragas del Eume.
- Descripción de la ruta en la web Con botas y bastón.
- Rutas por Trevinca en la web de O Trisquel.
- Para descargar mapas 1:5 000. en el IET: 0228A-0804, -0805, -0806 y 0229A-0104, -0105.

lunes, octubre 05, 2015

Centro de interpretación del medio marino de Peñas

En un recorrido por la naturaleza de Asturias no puede faltar acercarse a su extremo más septentrional, el cabo Peñas, en el ayuntamiento de Gozón.

Para comprender mejor el entorno, natural y humano, no debemos perdernos una visita al Centro de Interpretación del Medio Marino, instalado en el edificio del propio faro, enmarcado por el cabo y dentro del espacio de Paisaje Protegido.

Cabo Peñas y el faro (vista de Google Earth)
Al llegar al cabo nos encontramos de frente con el faro, rodeado por una verja. En su entrada un panel nos informa que nos encontramos en el espacio protegido y de los paseos y paneles del entorno. Cruzamos la verja y seguimos la pasarela de madera. A un lado vemos la maqueta de la lucha del cachalote y el calamar gigante; al otro, el gran tiburón.

Estamos ya en la entrada a la planta baja del faro. Unos paneles nos entretienen mientras esperamos para entrar. El centro es pequeño, pero aún así contamos con tiempo para no perdernos detalle. Por cierto que está abierto todo el año, pero para las visitas en grupo es preciso reservar.




El primer espacio es el acceso. Más maquetas enmarcan el mostrador y el expositor de folletos informativos del entorno. Pasamos a la primera sala: los faros. Las fotos son los protagonistas, los faros del mundo, de España, de Asturias. Desde Alejandría hasta nuestra Torre de Hércules.

La segunda sala está dedicada a los naufragios y las tormentas, el cabo y la dureza del mar, la isla Herbosa y sus habitantes las aves... La tercera sala nos muestra "El mar de cabo Peñas", su naturaleza y la vida de sus gentes. Una gran boca dentada de tiburón nos lleva a los fondos marinos y sus riquezas: algas, peces, mariscos...






Una última sala, la quinta, es la "Ventana de Gozón", un mar de propuestas de tradiciones, fiestas o gastronomía. Una oferta para disfrutar de actividades y visitas en el entorno.

Tras esta visita y despedirnos de nuestra amable interlocutora, aún nos queda contemplar el paseo por las pasarelas de madera que recorre el extremo más al norte del cabo, con paneles instalados para informarnos de la geología, la fauna, la flora y otros valores naturales del entorno.

En total, una agradable visita de un par de horas para conocer "el norte del norte".





Más información:
- Web del Centro de Interpretación.

viernes, septiembre 04, 2015

La sexta extinción

Título: La sexta extinción, una historia nada natural
Autor: Elizabeth Kolbert
Editorial: Editorial Crítica (Ed. Planeta)
Año: 2015
ISBN: 978-84-9892-779-5


La Historia de la Tierra es apasionante, pero la Historia de la vida en la Tierra lo es má aún. Sobre todo cuando tenemos en cuenta lo difícil que ha sido a lo largo de los últimos 4000 millones de años que se mantuviera y diversificara. ¿Por qué difícil? Porque a lo largo del tiempo diversos avatares geológicos han puesto en peligro la biodiversidad. Hasta en cinco ocasiones se han producidos descensos bruscos del número de especies sobre el planeta. Son las cinco grandes extinciones:

- Finales del Ordovíco, hace aproximadamente 500 millones de años, una gran glaciación y el retroceso del nivel del mar, seguida de una súbida subida provocada por el hundimiento de los glaciares, acabó con el 85% de las especies, entre ellas casi todos los trilobites, los graptolites y los braquiópodos, abundantes y diversos hasta entonces.

- Finales del Devónico, hace unos 360 millones de años; los impactos de meteoritos y la disminución global de la temperatura hace que se extinga el 77% de las especies, sobre todo marinas.

- Finales del Pérmico, hace algo más de 250 millones de años: el planeta se ve afectado por un conjunto de situaciones como asteroides, actividad volcánica extrema, explosión de una supernova cercana... un episodio que no duró más de 200 000 años (muy poco a nivel geológico) y del que, como resultado, sólo sobrevivieron el 10% de las especies.

- Finales del Triásico, hace 210 millones de años. Causas desconocidas llevaron a la extinción de más del 75% de especies.

- A finales del Cretácico, hace 65 millones, el planeta dominado por los reptiles (dinosaurios) que habían existido durante más de 150 millones de años, se ve sacudido por el impacto de un meteorito que acaba con ellos junto con otros grupos emblemáticos (amonites y belemnites). En total desaparecieron un 70% de las especies.



Esta es la base de partida del libro "La sexta extinción" de Elizabeth Kolbert. ¿La sexta? La que está teniendo lugar en la actualidad, y que posiblemente acabe siendo la más mortífera de todas. La que está provocando el ser humano "una historia nada natural" en el período que ya se conoce como Antropoceno.

Para explicarnos lo que ocurre, la narración nos lleva por un viaje a través del planeta, pero también a través del tiempo.

Cada capítulo tiene una especie de referencia en extinción o extinta de la que se narra su historia particular y la de sus hábitats, junto con los investigadores que trabajan actualmente sobre el tema. Como ejemplos conoceremos la rana dorada de Panamá, el mastodonte, el alca gigante, una lapa un tanto especial, algunos árboles del frondoso bosque ecuatorial o los últimos rinocerontes de Sumatra.

Es un viaje en el que la autora recorre el mundo buscando a los científicos que recopilan pruebas de las extinciones pasadas o del actual proceso de desaparición de especies. Son investigaciones actualmente en marcha, que apenas son conocidas fuera de su propio ámbito, pero que aportan muchos de los datos de los que después se hace eco la prensa para tener un titular sensacionalista. Ha estado en el "asilo" panameño de las ranas doradas, donde se cuidan, estudian y exhiben algunos de los últimos ejemplares, en el Museo de Historia Natural de París para ver los primeros dientes encontrados de mastodontes o en Gubio (Italia) viendo la arcilla dejada por el asteroide que extinguió a los dinosaurios y buscando fósiles de amonites. Ha buceado en el mar Tirreno con los científicos que investigan los resultados de la acidificación de los océanos, caminado en el Parque Nacional Manú, peruano, observando como se estudian las parcelas de control de diversidad arbórea y viendo como avanza las especies siguiendo el cambio climático... Arrecifes de coral en la Gran Barrera, cuevas de murciélagos en Estados Unidos, prehistóricos asentamientos de neandertales en Alemania o la Reserva 1202 en pleno Amazonas han sido otros de sus destinos.

La autora en los Andes (foto de su web)
Es un viaje en el tiempo, entrelazado con las historias actuales, para contarnos como se descubrieron los primeros huesos de mastodonte, como llegó Darwin a sus conclusiones o como dirimían sus ideas un catastrofista como Cuvier o un fijista como Lyell. Aunque actualmente tengamos la teoría del meteorito que acabó con los dinosaurios como una teoría asentada, está surgió en 1980 con los estudios de los Álvarez y su artículo científico "Causa extraterrestre para la extinción del Cretácico-Terciario", y tuvo que pasar más de una década para que se confirmaran sus hipótesis. Otros hechos de extinción que se narran son la extinción del dodo, del alca gigante, de la megafauna o de los neandertales.

Todo esto, aderezado con muchos datos concretos obtenidos de primera mano por los investigadores a los que ha acompañado, componen una narración fantástica. Pasamos de un escenario a otro y de un momento histórico a otro con rapidez y agilidad, acabando un capítulo y esperando ya al siguiente.

Y en contra de lo que pudiera esperarse, apenas hay referencias al ecologismo, a lo que "podríamos hacer". Se trata de un libro científico pero extremadamente ameno, fácil de leer y que atrapa. Una excepcional divulgación científica de un hecho que estamos viviendo y del que somos siendo protagonistas por causa y efecto. El libro es Premio Pulitzer 2015 en la categoría de no ficción.

Suci, uno de los últimos rinocerontes de Sumatra que la autora visitó en el zoo de Cincinato, que murión en 2014


Más información:
- Artículo de las grandes extinciones.
- Web de la autora.
- La sexta edición o "extinción del Holoceno" en la Wikipedia.
- En la web de la Lista Roja de la UICN puedes consultar las especies actualmente en peligro o ya extintas.

jueves, agosto 13, 2015

Cabo Peñas, el norte de Asturias


El tramo costero del ayuntamiento asturiano De Gozón, entre la punta de la Vaca al este y la punta del Gallo al oeste, en la orilla de la ría de Avilés, tiene un protagonismo especial.Son aproximadamente 19 km de litoral que forman parte de la Zona de Especial Conservación cabo Busto-Luanco de la Red Natura 2000 y en parte de la Zona de Especial Protección para las Aves Cabo Busto-Luanco. Pero habitualmente se conoce más como el Paisaje protegido de Cabo Peñas, de la Red ambiental de Asturias, con una superficie de apenas 19 km cuadrados.

La principal característica del cabo es ser el punto continental más septentrional del principado de Asturias. Es un área representativa de la rasa cantábrica, una formación geológica caracterizada por una plataforma litoral de anchura entre 3 y 5 km, de superficie plana al borde del acantilado.Son el resultado de la abrasión marina, de varias subidas y bajadas del nivel del mar (transgresiones y regresiones) en los últimos milenios hasta el último descenso a su situación actual. Precisamente la región del cabo Peñas es de especial interés para el estudio geológico de la rasa por su variedad y por las condiciones de los afloramientos. La roca dominante que da lugar a estas formaciones es la cuarcita ordovícica (formaciones de casi 500 millones de años), muy resistente a la erosión. Aquí la altura de los acantilados ronda los cien metros. Como curiosidad, en el cabo los estratos están inclinados al este, mientras que en la Herbosa lo están hacia el oeste; son los flancos de un anticlinal.


En el cabo, destacan dos formaciones. La punta de El Parado y El Pegollo que se adentran en el mar en dirección noreste, mostrándonos las formaciones rocosas y rompiendo las olas. Hacia el oeste aparece la isla Herbosa (o Erbosa), la segunda más grande de las asturianas, con una superficie de cuatro hectáreas, muy abrupta y de acceso difícil, rodeada de islotes y farallones. Es un lugar apreciado para el buceo por la riqueza de sus fondos.

El paisaje dominante es el de acantilados, pero a  ambos lados del cabo podemos encontrar playas de arena con cinturones dunares y playas de cantos. En las zonas llanas se forman pequeñas áreas inundadas que sirven de refugio a aves limícolas. La vegetación que nos vamos a encontrar es la típica del acantilado litoral atlántico, dominada por el brezal-tojal de Erica vagans y Ulex europaeus y presencia de E. ciliaris E mackaiana como más destacadas, así como de Myriophyllum alteniflorum en las zonas encharcadas.


La situación del cabo Peñas hace que sea un extraordinario observatorio para el paso migratorio de aves marinas. Los bandos, en sus movimientos anuales que siguen en paralelo la costa, especialmente en otoño cuando se desplazan de este a oeste, en este punto se acercan más al continente lo que facilita su seguimiento. En Erbosa crían la gaviota patiamarilla, el cormorán moñudo y el paíño europeo.

Llegar al cabo Peñas es fácil. Tanto desde Avilés (18 km) como desde Luanco (10 kim) está perfectamente señalizado. Al llegar, accedemos al edificio del faro. El faro actual comenzó a funcionar en 1852. La última linterna, que con 4,2 metros de diámetro es la mayor de España, es de 1929 y en 2015 se inició su restauración.

En la planta baja del faro se sitúa el centro de interpretación del medio marino de Peñas. Se trata de una pequeña pero interesante exposición. En el exterior te reciben unas maquetas de tiburón, cachalote y calamar gigante. En el interior, pudes visitar cinco salas dedicadas a: los faros, los naufragios, el mar, el medio marino y el ayuntamiento de Gozón. Alrededor del faro hay instalado un paseo de madera para recorrer los puntos de observación más destacados y con paneles explicativos.




Si se quiere recorrer la costa, se pueden seguir las indicaciones del sendero PR AS-257 (senda cicloturista en cabo Peñas) o el PR AS 25 (ruta de cabo Peñas).

Álbum de fotos

Más información:
- Web de la Asociación para el desarrollo integrado del cabo Peñas (ADICAP).
- Web del ayuntamiento de Gozón e información del centro de interpretación.
Pdf del espacio natural protegido en la Red ambiental de Asturias.
Información sobre la rasa cantábrica.