miércoles, febrero 25, 2015

Mirador en Monte Xalo

Los Montes do Xalo son un pulmón en el entorno de la comarca de A Coruña. Constituyen una gran superficie de plantaciones forestales de pino, combinadas con zonas altas de matorral. Se sitúa a unos 25 km de la ciudad de A Coruña, donde confluyen los ayuntamientos de Carral, Culleredo y Cerceda.



El punto más elevado de los montes es el Alto do Anxelio (517 m). Pero la mejor referencia se encuentra en la elevación de 510 m de altitud donde se sitúan los repetidores y antenas de radio y televisión, en el monte do Castelo Grande.

Para acceder a este mirador la mejor opción es llegar hasta el lugar de Castelo (Folgueira), bien desde Celas o desde Carral. Desde aquí, por delante de la capilla de San Ramón seguimos en dirección a la urbanización O Xalo durante dos km. Tomamos la pista de tierra que sale a la derecha y asciende entre pinares. En la zona alta podemos tomar de nuevo a la derecha para ir directamente a los repetidores o seguir de frente hasta el área recreativa (un par de mesas y bancos) para aparcar e ir a pie por O Petón. También se puede ascender a pie por alguna de las rutas de senderismo como la PR G-111 Arteixo-Xalo-Paleo o el paseo del Rego das Xesteiras.


¿Qué podemos ver desde el mirador de los repetidores? La vista abarca algo más de 180º, de oeste a este, ya que hacia el sur tenemos los pinares de repoblación.

- Hacia el este tenemos las laderas del Xalo, correspondientes al ayuntamiento de Culleredo, cerradas en forma de herradura por el saliente rocoso del Castelo da Veiga. Uno de los caminos más completos por Xalo es seguir la pista entre los repetidores y este afloramiento.

Castelo da Veiga (Xalo) desde la carretera Arteixo-Culleredo


- Hacia el noroeste, en el valle, en el hueco de la "U", se encuentran las aldeas de A Ermida y Ternande (Culleredo) en primer término. En la misma dirección vemos el valle formado por el río Arteixo, conocido como el valle de Loureda y en paralelo el valle del río Valiñas (que desemboca en el embalse de Sabón), por el que también discurre la autovía A-6. Un viaducto del ferrocarril cruza a la altura de Boedo. A su lado, a la izquierda el Coto de Carboeiro, de 409 m. Al fondo, aparece el núcleo de Arteixo, el polígono de Sabón (con la torre de la central térmica) y el dique del puerto exterior de punta Langosteira, lo que es, oficialmente, el primer tramo de la Costa da Morte.

Boedo y Coto de carboeiro
Arteixo: Sabón y puerto exterior
- Hacia el norte, en la zona baja, está el polígono de Ledoño, con los montes de A Zapateira por detrás y ligeramente a la izquierda. Al fondo aparece la ciudad de A Coruña, con la Torre de Hércules en el extremo más occidental, la torre de control de tráfico marítimo y el dique de abrigo en el centro y la ría de A Coruña o de O Burgo hacia el este. Sobre el horizonte destaca el cabo de Prioriño, a cuyo pie se sitúa, en forma de mancha blanca, el puerto exterior de Ferrol.

Polígono industrial de Ledoño y ciudad de A Coruña
Ría de Ferrol, cabo Prioriño
- Hacia el noreste y el este destaca la dispersión geográfica de la comarca da As Mariñas, con numerosos núcleos de población situados en un terreno ondulado y de baja altitud, no superando los 150 msnm. Desde aquí podemos ver el brazo de mar que forma las rías de Ares y Betanzos.


Al pie del mirador, en dirección norte, visible dependiendo de nuestra posición exacta y de la altura del matorral, queda uno de los emblemas de la zona, la Torre de Celas, parte de la antigua fortaleza de Vinseira, del siglo XIV.

Junto al mirador se encuentra el punto más representativo de la zona, O Petón, un saliente rocoso de granito vertical que es, desde hace más de cuatro décadas la escuela de escalada de la comarca. Este es el otro punto que sirve de mirador.


Más información:

- Puedes descargar el mapa topográfico de la zona aquí (es el número 0045A-0305, pero serán también necesarios los de alrededor, del Centro de Descargas de Información Xeográfica).
- Origen de la escuela de escalada de O Petón.
- Información de la Torre de Celas en Castillosnet.

martes, febrero 17, 2015

El gran diseño o como crear de la nada todo un universo

Título: El gran diseño
Autor: Stephen Hawking y Leonard Mlodinov
Editorial: Editorial Crítica S.L.
Año: 2010
ISBN: 978-84-9892-385-8


Empecemos por el final (creo que no le aguamos la fiesta a nadie). La conclusión a la que llegan los autores es que el Universo no precisó de la intervención divina para su creación. Las propias leyes físicas pueden explicar que se creara a si mismo de la nada. "Las leyes de la naturaleza nos dicen cómo se comportan el Universo pero no responden las preguntas del por qué [por qué hay algo, por que este conjunto de leyes]". La respuesta es el Gran Diseño: la teoría que explica nuestra existencia y que deberá ser confirmada por la observación y que estamos desarrollando en la actualidad.

Pero para llegar hasta aquí tenemos que seguir a los autores a lo largo de la historia de la Física y empaparnos de conceptos que, para los profanos, pueden llegar a ser complejos. Esto no impide que se pueda leer con sólo algunos conocimientos básicos.

Comencemos con la invención de los dioses: son el resultado de la ignorancia de las formas de actuar de la naturaleza. Pitágoras fue el primero en enunciar una ley (si es que fue el descubridor de su teorema), pero sobre Arquímedes recae el simbolismo de ser el físico más eminente de la Antigüedad. Luego siguieron los primeros científicos "modernos" como Kepler, Descartes o Laplace. Este último formula el determinismo científico: "dado el estado del universo en un instante dado, un conjunto completo de leyes determina completamente tanto el futuro como el pasado". En esto se basan los autores para continuar su exposición: no hay excepciones a las leyes de la naturaleza (no hay milagros) y se excluye el papel activo de un dios.

Kepler, de la web El legado de las matemáticas
Una serie de experimentos y teorías, cuando menos inquietantes a partir del siglo XVIII nos muestran una realidad diferente de la que captan nuestros sentidos: los anillos de Newton, el experimento de la doble rendija, el principio de incertidumbre de Heisemberg, las ecuaciones de Maxwell que unifican los campos electromagnéticos (1865)... Estábamos ya en camino de unificar las diferentes teorías sobre las leyes de la naturaleza. En 1900 aparece en escena Marx Planck con su teoría cuántica, sin sospechar la revolución que iba a originar. Desde entonces,  la física cuántica "nunca ha dejado de superar una prueba, y eso que ha sido puesta a prueba más veces que ninguna otra teoría en la historia de la ciencia".
Experimento de la doble rendija: Ebohr1.svg: en:User:Lacatosias, User:Stannered
Los autores nos llevan también hasta 1905, cuando Einstein entra en juego con su teoría de la relatividad. Con Einstein y Maxwell añadimos una cuarta dimensión, el tiempo, que no puede ser separada de las tres espaciales y la curvatura del espacio-tiempo. Como ejemplos llamativos se nos proponen: la línea recta no es la distancia más corta entre dos puntos (teniendo en cuenta la curvatura de la Tierra), viajar en avión constantemente hacia el este prolonga nuestra vida en unas ciento ochenta millonésimas de segundo por cada vuelta al planeta (la medida del tiempo es diferente para dos relojes que se mueven a distinta velocidad), sin tener en cuenta la relatividad, los GPS acumularían un error de diez kilómetros cada día.

Con todo esto, Einstein fue uno de los primeros en buscar una Teoría de Todo que unificara las cuatro fuerzas (nuclear fuerte, nuclear débil, electromagnética y gravitatoria) en una sola ley compatible con la física cuántica. Einstein murió sin conseguirlo.

En la actualidad se trabaja sobre teorías como la física de partículas, el modelo estándar o la teoría de cuerdas. La última opción es la teoría M que reconoce once dimensiones. lo que da cabida a 10500 universos cada uno con sus propias leyes.

¿Y la evolución del Universo? Lo abordan en el capítulo seis, con la teoría del Big Bang basada en las observaciones de la radiación cósmica y la expansión de las galaxias, modelo que satisface las ecuaciones de Einstein y la situación de singularidad (temperatura, densidad y curvatura del universo infinitas), cuando el universo tenía el tamaño de Planck, "una milmillonésima de billonésima de billonésima de centímetro". Pero plantea el problema clave: nos explica como evolucionó, pero no como empezó. Así que en este momento, la teoría de la relatividad debe ser sustituida por otra. La candidata es la teoría M y su concepto de multiverso o universos múltiples, en el que la gravedad (la fuerza todavía no unificada) juega su papel más importante.

Una conclusión en Física (el Universo no precisa de un creador) semejante a la teoría de la evolución de Darwin en Biología. Y que se reafirma sobre el determinismo científico. No podéis dejar de leerlo.

(Trailer de Sthepne Hawking´s Grand Design, documental del Discovery)

Stephen Hawking no necesita presentación. Y Leonard Mlodinov tampoco: físico, matemático, guionista y activo divulgador de ciencia.

Más información:
- Web y Facebook de Stephen Hawking.
- Facebook de Leonard Mlodinov.
- Introducción a la teoría M en la web del CSIC y en la de Hablando de Ciencia.
- Reumen de la física cuántica en la revista Quo.

jueves, febrero 05, 2015

Villafáfila: oasis invernal de los ánsares


Al noreste de la provincia de Zamora, en plena estepa cerealista de Tierra de Campos, la geología de los suelos (arenas, arcillas, margas o yesos)  ha permitido la existencia de un conjunto de lagunas salinas. La Reserva Natural de las lagunas de Villafáfila ocupa una superficie de 32682 ha, de las cuales una 600 corresponden a lagunas en años de inundación máximo. La relevancia internacional de este enclave se debe a la compenetración del secano y los humedales, que albergan una rica flora y fauna. Cada época del año es diferente y tiene un protagonista diferente entre las aves: en otoño, la grulla; en invierno, el ánsar; en primavera, la avutarda y el cernícalo primilla; y en verano la codorniz y el aguilucho.



El primer punto de referencia para el visitante primerizo es la Casa del Parque, el centro de interpretación de la reserva. Para llegar hasta allí, la mejor referencia es Villalpando, en la A-6, y seguir por la carretera Za-715 durante 15 km. Un edificio construido al estilo de la arquitectura de barro de la zona nos da la acogida. (Hay que pagar entrada). Vale la pena la visita para conocer un poco mejor la zona y sus habitantes (humanos y no humanos). El personal, amable y atento, nos indica las mejores opciones.

Alrededor de la Casa del Parque se encuentra el Parque de Fauna, formado por tres lagunas artificiales con una superficie de unas 20 ha. Alrededor de ellas se han construido una serie de observatorios ornitológicos conectados por un sendero de tierra. A lo largo de estos casi 2 km es posible observar las especies acuáticas más representativas de la Reserva.






¿Qué especies puedo observar en el Parque de fauna? En invierno, el ánsar común es la especie más representativa. Cientos de ellos se encuentran seguros aquí, además de poder observar los multitudinarios bandos que sobrevuelan la zona. Las fochas forman el otro gran contingente de enero, alternando con los ánades reales y frisos y los zampullines. Más raros son la barnacla cariblanca o el ánsar careto. Algunas cigüeñas ya están por aquí al finalizar enero. Entre las limícolas, correlimos y combatientes exploran las orillas. En el secano, las avutardas son relativamente fáciles de ver, pero menos espectaculares que sus paradas nupciales de primavera. Son abundantes las rapaces como el milano real, el cernícalo vulgar, el busardo ratonero o los aguiluchos.






En esta última visita (25/01/15), con poco tiempo, observamos sólo en el interior del Parque 18 especies, un número bastante bajo, sobre todo si lo comparamos con las 279 que se han observado en la Reserva en alguna ocasión.

Ánsar común (Anser anser)
Ánade azulón (Anas platyrhynchos)
Porrón moñudo (Aythya fuligula)
Zampullín común (Tachybaptus ruficollis)
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)
Garza real (Ardea cinerea)
Milano real (Milvus milvus)
Busardo ratonero (Buteo buteo)
Avutarda común (Otis tarda)
Focha común (Fulica atra)
Correlimos común (Calidris alpina)
Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)
Urraca común (Pica pica)
Corneja negra (Corvus corone)
Petirrojo europeo (Erithacus rubecula)
Estornino pinto (Sturnus vulgaris)
Estornino negro (Sturnus unicolor)
Lavandera blanca (Motacilla alba)

El paseo por el Parque de fauna es muy agradable, apto para toda la familia. Eso sí, llevad prismáticos como mínimo. Si además os encontráis por el camino con algún avezado ornitólogo, seguro que os da un poco de charla y os cuenta mil y una anécdotas del sitio.

Si al marchar disponéis de tiempo en la web de la Reserva tenéis varias propuestas de itinerarios para recorrer el entorno, a pie o en vehículo, y sacar el mejor partido a vuestras observaciones.

Álbum de fotos



Más información:

- Web de la Red de Espacios Naturales de la Junta de Castilla y León.
- Web de la Reserva natural.
- Blog con muchas observaciones de Villafáfila.