jueves, febrero 05, 2015

Villafáfila: oasis invernal de los ánsares


Al noreste de la provincia de Zamora, en plena estepa cerealista de Tierra de Campos, la geología de los suelos (arenas, arcillas, margas o yesos)  ha permitido la existencia de un conjunto de lagunas salinas. La Reserva Natural de las lagunas de Villafáfila ocupa una superficie de 32682 ha, de las cuales una 600 corresponden a lagunas en años de inundación máximo. La relevancia internacional de este enclave se debe a la compenetración del secano y los humedales, que albergan una rica flora y fauna. Cada época del año es diferente y tiene un protagonista diferente entre las aves: en otoño, la grulla; en invierno, el ánsar; en primavera, la avutarda y el cernícalo primilla; y en verano la codorniz y el aguilucho.



El primer punto de referencia para el visitante primerizo es la Casa del Parque, el centro de interpretación de la reserva. Para llegar hasta allí, la mejor referencia es Villalpando, en la A-6, y seguir por la carretera Za-715 durante 15 km. Un edificio construido al estilo de la arquitectura de barro de la zona nos da la acogida. (Hay que pagar entrada). Vale la pena la visita para conocer un poco mejor la zona y sus habitantes (humanos y no humanos). El personal, amable y atento, nos indica las mejores opciones.

Alrededor de la Casa del Parque se encuentra el Parque de Fauna, formado por tres lagunas artificiales con una superficie de unas 20 ha. Alrededor de ellas se han construido una serie de observatorios ornitológicos conectados por un sendero de tierra. A lo largo de estos casi 2 km es posible observar las especies acuáticas más representativas de la Reserva.






¿Qué especies puedo observar en el Parque de fauna? En invierno, el ánsar común es la especie más representativa. Cientos de ellos se encuentran seguros aquí, además de poder observar los multitudinarios bandos que sobrevuelan la zona. Las fochas forman el otro gran contingente de enero, alternando con los ánades reales y frisos y los zampullines. Más raros son la barnacla cariblanca o el ánsar careto. Algunas cigüeñas ya están por aquí al finalizar enero. Entre las limícolas, correlimos y combatientes exploran las orillas. En el secano, las avutardas son relativamente fáciles de ver, pero menos espectaculares que sus paradas nupciales de primavera. Son abundantes las rapaces como el milano real, el cernícalo vulgar, el busardo ratonero o los aguiluchos.






En esta última visita (25/01/15), con poco tiempo, observamos sólo en el interior del Parque 18 especies, un número bastante bajo, sobre todo si lo comparamos con las 279 que se han observado en la Reserva en alguna ocasión.

Ánsar común (Anser anser)
Ánade azulón (Anas platyrhynchos)
Porrón moñudo (Aythya fuligula)
Zampullín común (Tachybaptus ruficollis)
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)
Garza real (Ardea cinerea)
Milano real (Milvus milvus)
Busardo ratonero (Buteo buteo)
Avutarda común (Otis tarda)
Focha común (Fulica atra)
Correlimos común (Calidris alpina)
Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)
Urraca común (Pica pica)
Corneja negra (Corvus corone)
Petirrojo europeo (Erithacus rubecula)
Estornino pinto (Sturnus vulgaris)
Estornino negro (Sturnus unicolor)
Lavandera blanca (Motacilla alba)

El paseo por el Parque de fauna es muy agradable, apto para toda la familia. Eso sí, llevad prismáticos como mínimo. Si además os encontráis por el camino con algún avezado ornitólogo, seguro que os da un poco de charla y os cuenta mil y una anécdotas del sitio.

Si al marchar disponéis de tiempo en la web de la Reserva tenéis varias propuestas de itinerarios para recorrer el entorno, a pie o en vehículo, y sacar el mejor partido a vuestras observaciones.

Álbum de fotos



Más información:

- Web de la Red de Espacios Naturales de la Junta de Castilla y León.
- Web de la Reserva natural.
- Blog con muchas observaciones de Villafáfila.

2 comentarios:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el blog plantararboles.blogspot.com
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario José Luis. Le he echado un vistazo a tu blog y me parece muy interesante. Lo citaremos en alguna entrada y así lo damos a conocer.
      Un saludo.

      Eliminar