miércoles, mayo 13, 2015

Desde la Serra de Meira: Pico do Forno

En el Pedregal de Irimia (concello de Meira) se sitúa el nacimiento del río Miño, en las laderas de la Serra de Meira, que sirve de separación entre dos comarcas lucenses bien diferenciadas: A Terra Cha al oeste y A Fonsagrada al este.

Esta pequeña sierra de apenas 10 km de longitud se alinea de norte a sur, entre los 450 metros y elevándose hasta los 892 metros de altitud en su punto más alto, el Pico do Forno de Martín. Su formación se remonta al Paleozoico, levantada durante la orogenia Hercínica, en la que dominan las pizarras, como en todo el área denominada geológicamente zona Astur Occidental Leonesa. Esta sierra marca el extremo oriental de la Reserva de la Biosfera Terras do Miño. Desde otro punto de vista, también la podemos considerar como la más occidental de las sierras orientales lucenses.




El acceso más cómodo se realiza desde la capital municipal, Meira. Desde allí (podemos tomar como referencia la iglesia) seguimos los indicadores que nos marcan el camino al nacimiento del Miño en Irimia Alta. Una vez llegados a este punto seguimos la carretera en dirección al parque eólico. Después de 4 km en total nos encontramos en la Cruz de Meira y tomamos el desvío a la izquierda por la pista paralela a los aerogeneradores. En menos de un kilómetro llegamos al punto más alto donde podemos aparcar.




En lo alto del Pico do Forno de Martín, además de los aerogeneradores existen repetidores y una caseta de vigilancia forestal. Las vistas se extienden en dos áreas diferenciadas, según miremos hacia el este o el oeste. No es posible tener una visión global, pero merece la pena cambiar el punto de vista para apreciar los contrastes.



Vistas hacia el este



Vistas hacia el oeste
Hacia el este el paisaje se extiende sobre la comarca de A Fonsagrada, una tierra montañosa que conforma el sector oriental de la provincia de Lugo y comprende los concellos de Baleira, Fonsagrada y Negueira de Muñiz. Bajo nosotros se extiende un valle formado por el río Eo (casi recién nacido) que discurre de sur a norte. Hacia el sureste destacan las líneas del parque eólico de Muradal (el pico do Muradal es de 1109 metros). Entre estos valles sobreviven masas de frondosas como la fraga de Carballido o las de Rodil y Maderne. Al fondo (rumbo 150º) destacan las siluetas de los Ancares, cubiertas de nieve una buena parte del año.





Hacia el oeste las vistas son diferentes. Nos encontramos mirando la extensión de la Terra Cha lucense. Lo más cercano a nuestros pies, oculto por la ladera, es el nacimiento del río Miño en el Pedregal de Irimia. Destaca la capital de Meira y por detrás las suaves ondulaciones que forman la comarca, con la cercanía de Castro de Rei y, al fondo, Cospeito. Son las tierras del Miño que forma el espacio protegido LIC Parga-Ladra-Támoga

Y al sur y norte tenemos la vista flanqueada por la línea de aerogeneradores




En los alrededores podemos hacer un sinfín de visitas recomendadas. En Meira podemos hacer una parada en el monasterio de Santa María (siglo XIII), acercarnos al nacimiento del Miño en Pedregal de Irimia o a la laguna de Fonmiñá o visitar el aula de naturaleza. Varias rutas de senderismo pasan por este mirador o por su entorno próximo: O Pedregal-Corno da Órrea o la ruta Miño-Eo.



Álbum de fotos:


Más información:
- Web de Turgalicia.
- Parque eólico de la Serra de Meira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario