jueves, agosto 13, 2015

Cabo Peñas, el norte de Asturias


El tramo costero del ayuntamiento asturiano De Gozón, entre la punta de la Vaca al este y la punta del Gallo al oeste, en la orilla de la ría de Avilés, tiene un protagonismo especial.Son aproximadamente 19 km de litoral que forman parte de la Zona de Especial Conservación cabo Busto-Luanco de la Red Natura 2000 y en parte de la Zona de Especial Protección para las Aves Cabo Busto-Luanco. Pero habitualmente se conoce más como el Paisaje protegido de Cabo Peñas, de la Red ambiental de Asturias, con una superficie de apenas 19 km cuadrados.

La principal característica del cabo es ser el punto continental más septentrional del principado de Asturias. Es un área representativa de la rasa cantábrica, una formación geológica caracterizada por una plataforma litoral de anchura entre 3 y 5 km, de superficie plana al borde del acantilado.Son el resultado de la abrasión marina, de varias subidas y bajadas del nivel del mar (transgresiones y regresiones) en los últimos milenios hasta el último descenso a su situación actual. Precisamente la región del cabo Peñas es de especial interés para el estudio geológico de la rasa por su variedad y por las condiciones de los afloramientos. La roca dominante que da lugar a estas formaciones es la cuarcita ordovícica (formaciones de casi 500 millones de años), muy resistente a la erosión. Aquí la altura de los acantilados ronda los cien metros. Como curiosidad, en el cabo los estratos están inclinados al este, mientras que en la Herbosa lo están hacia el oeste; son los flancos de un anticlinal.


En el cabo, destacan dos formaciones. La punta de El Parado y El Pegollo que se adentran en el mar en dirección noreste, mostrándonos las formaciones rocosas y rompiendo las olas. Hacia el oeste aparece la isla Herbosa (o Erbosa), la segunda más grande de las asturianas, con una superficie de cuatro hectáreas, muy abrupta y de acceso difícil, rodeada de islotes y farallones. Es un lugar apreciado para el buceo por la riqueza de sus fondos.

El paisaje dominante es el de acantilados, pero a  ambos lados del cabo podemos encontrar playas de arena con cinturones dunares y playas de cantos. En las zonas llanas se forman pequeñas áreas inundadas que sirven de refugio a aves limícolas. La vegetación que nos vamos a encontrar es la típica del acantilado litoral atlántico, dominada por el brezal-tojal de Erica vagans y Ulex europaeus y presencia de E. ciliaris E mackaiana como más destacadas, así como de Myriophyllum alteniflorum en las zonas encharcadas.


La situación del cabo Peñas hace que sea un extraordinario observatorio para el paso migratorio de aves marinas. Los bandos, en sus movimientos anuales que siguen en paralelo la costa, especialmente en otoño cuando se desplazan de este a oeste, en este punto se acercan más al continente lo que facilita su seguimiento. En Erbosa crían la gaviota patiamarilla, el cormorán moñudo y el paíño europeo.

Llegar al cabo Peñas es fácil. Tanto desde Avilés (18 km) como desde Luanco (10 kim) está perfectamente señalizado. Al llegar, accedemos al edificio del faro. El faro actual comenzó a funcionar en 1852. La última linterna, que con 4,2 metros de diámetro es la mayor de España, es de 1929 y en 2015 se inició su restauración.

En la planta baja del faro se sitúa el centro de interpretación del medio marino de Peñas. Se trata de una pequeña pero interesante exposición. En el exterior te reciben unas maquetas de tiburón, cachalote y calamar gigante. En el interior, pudes visitar cinco salas dedicadas a: los faros, los naufragios, el mar, el medio marino y el ayuntamiento de Gozón. Alrededor del faro hay instalado un paseo de madera para recorrer los puntos de observación más destacados y con paneles explicativos.




Si se quiere recorrer la costa, se pueden seguir las indicaciones del sendero PR AS-257 (senda cicloturista en cabo Peñas) o el PR AS 25 (ruta de cabo Peñas).

Álbum de fotos

Más información:
- Web de la Asociación para el desarrollo integrado del cabo Peñas (ADICAP).
- Web del ayuntamiento de Gozón e información del centro de interpretación.
Pdf del espacio natural protegido en la Red ambiental de Asturias.
Información sobre la rasa cantábrica.

jueves, agosto 06, 2015

El difícil equilibrio de la Pena do Brazal


La geología granítica de Galicia, junto con el clima, es propicia para la aparición de formas rocosas erosionadas. Así se forman conjuntos o formaciones específicas que alientan la aparición de leyendas o tradiciones a su alrededor. Además de cualquier zona costera azotada por el viento y el mar, en el interior existen muchos ejemplos: os Penedos de Traba (Laxe), os da Pasarela (Avión), o Xigante de Monte Pindo (Ézaro), Pena da Moura (Toques), Penas das Rodas (Castro de Outeiro), Pena Cabaleira (varios lugares diferentes), Pedra de Abalar (Muxía)...

En el Concello de Dumbría está una de las menos conocidas, la Pena Cabalgada o Pedra do Brazal. A pesar de estar muy próxima al Camino de Santiago (tramo de Negreira a Muxía), son pocos los caminantes que se acercan hasta ella. Para verla, lo más cómodo es acceder desde el pueblo de O Logoso. En la carreter CP-3404 (Outes-Dumbría), tomamos el desvío del pk 25,5 a Logoso. Cruzamos el pueblo hasta el albergue y tomamos la pista del Camino de Santiago en dirección sureste, pasando junto a un precioso hórreo. A unos 500 m del albergue, tomamos la pista a la derecha que sube por la ladera. Otros 600 metros y ya la encontramos a nuestra izquierda. Estamos en la ladera de O Castelo, a casi 440 metros de altitud, encajado entre tres ríos: al norte el Hospital, al sur el Brazal (un rego) y al sureste el Xallas en el embalse de Castrelo.



La formación son dos rocas de escasos diez metros cuadrados de superficie, la superior de mayor tamaño. El equilibrio de una sobre otra se mantiene por una superficie de apenas un metro cuadrado, lo que da la sensación de ser precario. Además, dependiendo del punto de vista, la roca inferior aparece ligeramente inclinada. Sobre su superficie se observan los efectos de la erosión en forma de superficies redondeadas, estrías y alguna pila.






El paisaje alrededor está dominado por laderas de matorral y eucalipto, con afloramientos graníticos (granitoides alcalinos) de diferentes formas, algunas casi tan llamativas como la Cabalgada. Lo más llamativo es la visión, hacia el suroeste de la mole del Monte Pindo y su cima, A Moa, de 629 msnm. Y como no podía ser de otra forma, un parque eólico, el de Paxareiras y una línea eléctrica prácticamente encima de la Pena.

Si se dispone de más tiempo, se puede hacer una ruta de 15 km desde Ponte Olveira, un bonito y recomendable lugar al pie del Xallas. Parte de la ruta discurre por el Camino de Santiago. En este enlace puedes descargar el mapa de rutas del concello de Dumbría.


La Pedra do Brazal no es ningún lugar maravilloso, pero tiene su curiosidad y quizá sea recomendable su visita enmarcada en cualquiera de los otros puntos de interés de la zona. En cuanto a leyendas y tradiciones, no se le conoce ninguna y la que habla de ser un altar de gigantes que habitan en el monte Castelo para más una invención moderna que otra cosa. Aún así merece la pena conocerla.

Álbum de fotos:

Más información:
- Web del ayuntamiento de Dumbría.
- Web de Galicia Máxica.
- Web de A Costa da Morte.
- Web Patrimonio Galego.