domingo, febrero 14, 2016

Mirador de Santa Marta (A Laracha)

A Laracha es un municipio de la comarca de Bergantiños, con una superficie de algo más de 126 km2. Su geografía puede diferenciarse en tres sectores: la zona más alta (el sur) con alturas por encima de los 500 metros, el valle del río Anllóns, que discurre de este a oeste, y las tierras más bajas al norte, menos accidentadas y con sólo esporádicas elevaciones. Mención aparte merece la prolongación de tierra hasta Caión, único tramo de mar de este concello.

La mayor parte de su superficie está dedicada al cultivo, alternando con la repoblación forestal. De ahí que en una vista aérea el aspecto general sea el del típico mosaico gallego.

Vista aérea de Google Earth

El mirador de Santa Marta se encuentra situado en el monte de ese mismo nombre, a una altitud de 432 metros. Se puede acceder en coche, pero es recomendable hacerlo a pie o en BTT (una de las rutas señalizadas pasa por aquí).

La presencia de eucaliptos dificulta la visibilidad del paisaje en muchos ángulos, así que las opciones es posicionarnos en el punto central de las ruinas o desplazarnos alrededor del montículo central. Se trata de un área recreativa con mesas y bancos para picnic cubiertos y aparcamiento. El monte pertenece a tres parroquias diferentes: Soandres, Coiro y Soutullo.




Como llegar

Desde A Laracha, tomar enfrente del ayuntamiento la AC-1913 en dirección a Soandres. En el punto kilométrico 9, giramos a la derecha en dirección Gabenlle, pasando después por A Ponte, Requesende y A Xesta. Los desvíos están señalizados. Después de 6 km (en total), llegamos al pie del monte, señalizado con cruce a la izquierda y comienza la subida.

Las vistas
- Dese el camino al oeste podemos observar una amplia zona en esa dirección, sobre el área del núcleo de A Laracha y el valle del Anllóns.

- Hacia el sur, la sierra de Montemaior domina el paisaje, con el pico de Fonte de Ouro como mayor elevación con 522 m., en cuyo entorno se ha localizado mámoas y con la referencia de un aerogenerador. A sus pies una bonita ruta: A senda das capelas.

- Hacia el este, el relieve que predomina es el de los Montes do Xalo.

- Hacia el noroeste podemos ver la costa y destacando sobre ella las islas Sisargas y el puerto de Malpica y un poco antes la costa de Baldaio.

- Hacia el noreste se distinque la figura del cabo Prior y las laderas del puerto exterior de Ferrol.




Los restos que se encuentran en el punto más alto corresponden a las ruinas de la ermita de Santa Marta. De aquí procede la talla en piedra del siglo XII de Santa Marta que se encuentra actualmente, desde 1850, en el monasterios de San Pedro de Soandres. En la romería que se celebra el domingo de agosto, una réplica en madera es transportada desde el monasterio hasta la ermita.



Imagen de la figura, del blog Darredor Da
Álbum de fotos

Más información:
- Diario de Laracha, con la Senda das Capelas (página 8).
- Propuesta de ruta en la web del ayuntamiento de Laracha.
- Noticia en La Voz de Galicia.

miércoles, febrero 10, 2016

La tabla periódica. La curiosa historia de los elementos

Título: La tabla periódica. La curiosa historia de los elementos
Autor: Hugh Aldersey-Williams
Editorial: Editorial Planeta
Año: 2012
ISBN: 978-84-344-0597-4


"Al igual que el alfabeto o el zodíaco, la tabla periódica de los elementos es una de esas imágenes gráficas que parecen estar arraigadas para siempre en nuestra memoria". Así comienza el prólogo de esta obra, dedicada por entero a los elementos químicos. Sólo por esto, la primera impresión es que el libro va a ser un compendio de química, difícil de entender o lleno de fórmulas. Sin embargo, es la segunda parte del título la que más se acerca a sus contenidos.

El autor, periodista de profesión pero científico de vocación, comienza su periplo con el recuerdo de una tabla periódica escolar en la que los elementos no eran más que un símbolo y un número y como a partir de ahí inició su propia colección.

Hugh recorre medio mundo y nos hace viajar a través de los siglos. Cada elemento tiene una historia propia, incluso desde antes de ser reconocido como elemento individual. Su descubrimiento, sus usos y aplicaciones, las diferentes apreciaciones que de cada uno se ha tenido... todo esto salpicado de multitud de anécdotas que hace flotar cada sustancia delante de nosotros, intentando localizarla en lo que nos rodea y haciéndonos conscientes de lo poco que sabemos de la materia de la que están hechos objetos cotidianos.

Una tabla periódica interactiva
La primera parte se dedica al "poder", a los elementos a los que se les atribuye un gran valor como el oro (¿cuántas expediciones se han hecho en su busca?), el platino, el paladio, el hierro (con tanta historia de guerras y de revolución industrial a sus espaldas), el carbón (y la importancia de la producción del carbón de leña), el plutonio (aislado por primera vez en 1942 y luego indispensable en la producción de armas nucleares) o el mercurio (el increíble metal líquido).

En la segunda nos movemos entre los elementos del "fuego": el azufre de la pólvora, el fósforo obtenido a partir de la orina y luego convertido en arma química, el cloro que puede ser tanto un arma como un desinfectante, el yodo medicinal extraído de algas o el oxígeno (en 1783 se combinó con el hidrógeno para confirmar por primera vez el resultado, agua). Forma parte de esta historia el descubrimiento del radio, ligado para siempre a  Pierre y Marie Curie, un elemento que antes de ser considerado como peligroso hacia 1930, fue usado en alimentos, medicamentos, fertilizantes, lanas...

Foto del autor de su página web

Y así avanzamos por las siguientes partes del libro "oficio", "bellez" y "tierra", repasando las características más peculiares o prácticas de cada elemento. Anécdota tras anécdota, historia tras historia o experimento tras experimento.

El texto es a veces repetitivo, especialmente cuando se centra en la presencia de los elementos en la literatura (británica sobre todo, que nos queda un poco al margen), pero no hay ningún problema en pasarlo por alto y volver a las apasionantes descripciones de sus descubrimientos y descubridores. O darnos cuenta de los elementos que nos rodean en los materiales más comunes.

Por todo ello, lo guardo como un libro para releer de vez en cuando por capítulos o de donde extraer información a partir de su índice analítico en el que buscar entradas como alquimia, combustión, fisión nuclear, ozono, radiactividad, etc. Y con nombres tan sugerentes como Alejandría, Francis Bacon, Nicolás Copérnico, Gay-Lussac, Alber Einstein, Dimitri Mendeleyev (por supuesto, tiene un capítulo propio, Marie Curie, Paracelso, Voltaire...


Más información:
- Web del autor.
- Reseña del libro en The Telegraph.
- Reseña en Papel en blanco.

martes, febrero 02, 2016

Fervenza de San Paio

Ruta: Férveda de San Paio
Longitud: 2,5 km
Duración: 1 horas
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 178 m
Dificultad: fácil


 A pocos kilómetros de A Coruña, en el concello de Carballo, podemos acceder a la fervenza de Sampaio, San Paio o Férveda de Entrecruces, una de las más bonitas de la comarca. Un paseo recomendable para una escapada rápida, con acceso muy sencillo.

Acceso

Desde Carballo tomamos la AC-1914 en dirección Santiago. Después de 9 km pasamos Entrecruces y en 1,3 km más encontramos una pista asfaltada a la izquierda (aproximada punto kilométrico 9,7 de la carretera) en dirección a Sampaio. En 800 metros llegamos a la iglesia y crucero, donde podemos aparcar.

Tramo 1: capilla de San Paio-cascada (km 0-km 1)

Seguimos a pie por la pista por la que veníamos. A continuación, por el camino de arriba llegamos al final del pueblo y avanzamos hasta que, a mano derecha sale un camino señalizado, junto a una casa.

Este primer tramo es una pista sin asfaltar que transcurre junto al río Outón (afluente del Anllóns), por su margen izquierda. La vegetación se entremezcla entre el escaso bosque de ribera ( aliso, avellano, espino, helecho real) y el eucaliptal. Pasamos junto a un molino restaurado y, a continuación, por los restos de la central hidroeléctrica, reconocible por la tubería forzada de la parte posterior.


En poco menos de un kilómetro alcanzamos el pie de la cascada. El agua cae desde unos 30 metros de altura. Es recomendable visitarla en diferentes épocas del año para comparar el caudal de agua en verano e invierno.


Tramo 2: cascada-mirador (km 1-km 1,5)

Un poco antes de la cascada, a la derecha, encontramos un camino. Debemos seguir por él durante unos 300 metros. Es la parte del camino con mayor pendiente. Debemos cruzar por debajo de las tuberías para, después de varios zig-zag, encontrarnos con una pista ancha. Giramos a la izquierda y la pista se transforma en un estrecho sendero entre los matorrales.

Al final del sendero está el mirador, un pequeño espacio sobre las rocas rodeado por una barandilla de madera. Se sitúa en la zona superior de la cascada.



Tramo 3: mirador-capilla de San Paio (km 1,5-km 2,5)

El resto de camino es de regreso. Volvemos sobre nuestros pasos hasta la pista de tierra y continuamos de frente hasta encontrarnos con otra pista. Entre eucaliptales descendemos durante algo menos de un kilómetro hasta llegar a la capilla de San Paio, a la que llegamos por su parte superior. De esta forma completamos el recorrido circular.

Si disponemos de tiempo, podemos desplazarnos en coche hasta la cercana Férveda de Rus, a unos 10 km, señalizada desde la carretera a Carballo.

Ambas cascadas forman parte de la "Ruta das Férvedas" o PR-G 142, de unos 18 km de longitud.

Álbum de fotos:



Más información:
- Concello de Carballo: información.
- Folleto de la Ruta das Férvedas.
- Blog "Cascadas gallegas": Férveda.
- Web personal de rutas en MTB : Cascada de Entrecruces.