viernes, enero 19, 2018

Einstein-Rosen

Dos hermanos pequeños, un concepto científico por demostrar, un guión delicioso y mucho cariño. Resultado: un corto realizado en A Coruña que ya lleva mas de 60 premios internacionales, como mejor en el CineGlobe del CERN, y la participación en festivales tan importantes como el de Sitges.

Su ficha técnica no tiene desperdicio. La directora es Olga Osorio, profesor de la Escola de Imaxe e Son da Coruña, los protagonistas son sus hijos (Teo y Óscar) y dos actores gallegos, Xulio Abonjo y Ricardo de Barreiro, y el escenario la plaza del coruñés Barrio de las Flores. También un asesor científico de aquí: Wicho (Javier Pedreira).

El guión es fantástico por su simpleza. Dos niños con inquietudes científicas, que seguro que vieron muchas películas de ciencia-ficción, con diferentes formas de pensar. A mi, personalmente, me recuerdan a dos tipos de alumnos (de mis alumnos de secundaria): los que saben los conceptos teóricos hasta la última coma y los visionarios, que se dedican a probar lo que les cuentan aunque rompan toda la vajilla.

Espero que disfrutéis de estos nueve minutos. Enhorabuena a todo el equipo que demuestra que los buenos resultados no son sólo cuestión de presupuesto.

Por fin, aquí está, en la red, para todo el público. Play y a disfrutar...



Más información:
- Ficha técnica en FilmAffinity.
Facebook del corto.
- Nota en Microsiervos.
- Noticia en La Opinión.

lunes, enero 15, 2018

Un río y un bosque, Xallas y Anllares

Dicen de este bosque, la devesa de Anllares, que es la masa forestal autóctona más occidental de Galicia, la segunda mayor de la provincia de A Coruña, así como uno de los bosques mejor conservados de Europa. Como tantos otros, secularmente fue aprovechado para la extracción de leña y otros recursos, pero su abandono redundó en su conservación y en la desaparición de los antiguos caminos.


La principal superficie de bosque ocupa unas 80 hectáreas, continuada a lo largo del río por otras menores. En cuanto al río Xallas, aguas arriba está afectado por tres embalses (da Fervenza, da Ponte Olveira  y de Castrelo) y aguas abajo por el de Santa Uxía; cuatro presas en menos de quince kilómetros de río. Por lo tanto, a pesar de su aspecto natural y del bosque que lo rodea, en este tramo el curso fluvial está muy afectado por los aprovechamientos hidroeléctricos.

Acceso

Iniciamos la ruta en Castrelo. Para llegar hasta esta aldea llegamos en unos 11 km desde A Picota (Mazaricos) y pasando por Colúns. Atravesamos Castrelo y aparcamos en la entrada de una pista de tierra.



Ruta

Comenzamos por una pista de tierra bordeando la devesa por el sur y descendiendo hasta el nivel del río Xallas. Tras dejar atrás un prado y sortear un pequeño valado de piedras nos dirigimos ya hacia el camino de pescadores. Todo el tiempo caminamos por la orilla izquierda del río, a contracorriente.

Poco a poco nos internamos en un intrincado ecosistema. A un lado tenemos el bosque de ribera, dominado por los alisos, sauces y avellanos, mientras que al otro, de forma continua, se extiende la devesa formada por los carballos con su sotobosque de acebos, ruscos y helechos y las rocas tapizadas de musgo. A pesar del paisaje, tenemos que prestar mucha atención a donde pisamos, ya que el sendero se pierde y está cruzado de ramos y arbustos, con agujeros y canales que con frecuencia hacen difícil la caminata.

Cuando llevamos unos 2,5 km llegamos al recodo más pronunciado del río, Pozo Negro, un lugar precioso y lleno de encanto... si no fuera por la reciente construcción de una minicentral hidroeléctrica (¡otra más!) en la orilla de enfrente, con sus consecuentes pistas de acceso y tendido eléctrico.





Pasado el km 3,5, estamos a punto de alcanzar otra de las curvas del río, pero el camino se hace intransitable y tenemos que tomar un atajo. Si hubiéramos seguido el cauce rodearíamos el promontorio de Os Castros y alcanzaríamos la presa del embalse de Castrelo, que proporciona el agua a la minicentral. Al no haber camino nos dirigimos pendiente arriba, campo a través en dirección SE. Es mucha cuesta pero se anda bien entre vegetación baja. Buscamos en la parte alta una pista de tierra y la seguimos hacia la derecha.

Los últimos tres kilómetros los hacemos por estas pistas (siempre tomando la más cercana a la devesa) hasta llegar de nuevo a Castrelo. En contra de lo que pudiera parecer en cuanto al interés natural, nos encontramos en un ecotono entre el bosque y el matorral. Si vamos con atención podremos observar una gran diversidad de mariposas, libélulas, coleópteros, aves (no olvidemos mirar al cielo de vez en cuando).




Álbum de fotos: en este enlace.

Más información:
- Blog Capítulo Cero.
- Información en El País de las nuevas centrales hidroeléctricas (2012)

domingo, enero 07, 2018

Semieira de Murias (Oscos)


En la zona occidental asturiana, limítrofe con la provincia de Lugo, se encuentra la comarca de Los Oscos (Oscos-Eo). En la zona interior la densidad de población es muy baja, lo que unido a una altitud media de 600 metros, le confiere a su entorno un carácter eminentemente rural y en el que domina la actividad ganadera de vacuno. Su naturaleza, aunque modificada por el ser humano, la hace especialmente atractiva para las rutas de senderismo y la observación de flora y fauna. Esta comarca se encuentra incluida en la Reserva de la Biosfera.

Uno de los concejos con más interés en este sentido es el de Santa Eulalia de Oscos, en cuyas proximidades, en Pumares comienza la Ruta de la Seimeira.


Acceso

Desde Santa Eulalia de Oscos, salimos en dirección Pumares. A medio kilómetro del desvío principal, en una fuerte curva está el aparcamiento del Área recreativa de Pumares. Los paneles informativos indican el inicio de la ruta.

Ruta



La ruta corresponde al sendero PR-AS 116.

El río Agüeira nos va a acompañar ya desde el mismo inicio en el área recreativa. Lo seguimos por su orilla izquierda y entramos en Pumares. Un antiguo mazo nos recuerda el pasado de una intensa actividad herrera que se mantuvo hasta 1956.

Dejando siempre el río a la izquierda, nos internamos en un camino flanqueado de forma intermitente por muros de piedra que delimitaban propiedades, soutos o lindes. El sendero discurre por un precioso bosque autóctono de ribera de fresnos, avellanos y sauces, acompañados de robles y castaños centenarios. A lo largo de la ruta las señales nos guían sin pérdida posible.

Aproximadamente en 1,5 km, tras una subida dura pero corta, llegamos a la aldea abandonada de Ancadeira. Aquí vivían tres familias en un entorno rodeado de castaños, piedra y agua. Un único camino, el que llevamos, cruza entre las construcciones en ruinas.






Un poco más adelante llegamos al valle del desterrado, conocido así por la leyenda que lo rodea, que se puede leer en un panel a orillas del río. Las pequeñas construcciones casi circulares de las que apenas quedan unhas filas de piedra en pie son curripas, secaderos de castañas, instalados en un precioso souto de castaños. Estamos ya en una pequeña zona acondicionada como merendero. Si cruzamos el río (a la izquierda), podemos acercarnos en 1,5 km hasta el lugar de Busqueimado y sus famosos tejos que son monumento natural. Siguiendo de frente nos faltan escasamente 300 metros para poder contemplar ya la base de la cascada.

Detrás de unas rocas en un estrechamiento aparece la caída de agua y la poza que se forma a sus pies. Dependiendo de la época del año, es probable que el follaje no nos deje apreciar los 30 metros de altura. Existe la opción de un camino empinado y resbaladizo que sigue un tramo cascada arriba para observar la parte superior más de cerca (¡cuidado con los resbalones!). Vale la pena venir en diferentes estaciones para apreciar la diferencia de caudal.

El regreso se realiza por el mismo camino.







Vídeo de la ruta:

Álbum de fotos: album Ruta da seimeira de Murias.


Más información:
- Comarca de Oscos-Eo y sus rutas de senderismo. Se puede descargar aquí el pdf de la ruta.
- Descripción de la ruta en el blog Rutas por Asturias.