sábado, marzo 28, 2020

I Trail Castelo de Moeche


Prueba: I Trail Concello de Moeche (2019)
Organizadores: Concello de Moeche
Lugar: Castelo de Moeche (Moeche, A Coruña)
Fecha: 17/11/2019
Distancia: 16 km (desnivel positivo 820 m)

Después de un año en blanco en las carreras de montaña, en octubre probamos con el Trail nocturno do Camiño inglés de Abegondo, de 12 km y las sensaciones fueron buenas. Así que surgió esta oportunidad para probar y, pese a que estaba en la semana anterior al de Caaveiro... !Vamos a intentarlo!

Los comentarios previos en las redes eran de un trail divertido, con un poco de todo, y de dificultad media-baja. Los 16 k, previstos con 800 m de desnivel positivo me daban que pensar, después de algún tiempo sin afrontar esta distancia. El dossier previo que se nos envió ya nos hacía prever una buena organización.

Previa

La previsión daba lluvia, lo que significaba lluvia y barro. Ante esto, cargamos la mochila con chubasquero. Antes de salir la duda de siempre: ¿de corto? A ver que hacen los demás, los que saben de esto. Con tiempo de sobra fuimos hasta el Castelo a recoger el dorsal y aprovechamos la jornada de puertas abiertas para echar un vistazo. Al coche a cambiarse y luego animar a los que salían de la andaina.

¿Objetivo? Probarme y acabar. Si pudiera bajar de dos horas y media o de 9 min/km ya estaría bien. Y guardar fuerzas para la semana siguiente, claro.


Salida y primeros kilómetros

El speaker ya nos avisaba. El principio es cuesta arriba. Y decía la verdad. Dejamos atrás el castillo y tras unos metros de bajada giramos a la derecha para entrar en la primera rampa de asfalto. En seguida, en el lugar de A Paxota, nos echamos al monte. Por pistas forestales vamos ganando altura en dirección a la Pena de Xacín, de 306 m de altitud. Antes de llegar arriba, ya nos cruzamos con los que vienen de vuelta a un ritmo frenético. Ya estamos: 2 km y 300 m de desnivel en 22 minutos. ¿El tiempo se me va!

Ahora toca bajar. No llueva y el chubasquero sobra. Así que el siguiente kilómetro es rápido (al final sería el más rápido de todo el trail) antes de afrontar las siguiente subida a ritmo que nos lleva a media ladera y desciende hacia A Costa con una preciosa bajada que se disfruta.




Del 5 al 10

Como buen rompepiernas que nos habían anunciado, vuelve la subida.  A media ladera entre eucaliptos, estamos camino de la Pena da Cabra por un cortafuegos, sin pasar por ella. Un poco más adelante, en el lugar de Amosa, nos situamos en el punto más alto del recorrido, a unos 330 m en el km 7. No vamos mal, con una media de ritmo de 8:20. La bajada se prevé larga, ya que vamos buscando el valle. Efectivamente son algo más de 2 km seguidos para llegar a los 95 m de altitud en A Ferrería de Abaixo.

Llevamos 3/5 partes de la carrera (una forma de verlo para animarnos) y las piernas y el ánimo van bien, lo estamos disfrutando a tope y el ritmo se nos queda en los 8 min/km.




Del 10 a meta

Llegamos al valle. Estamos ahora bordeando el río Grande de Xubia, que va camino de la ría de Ferrol. Lo acompañamos unos 2 km sin apenas desnivel. Un tramo muy bonito y corrible. A estas alturas de la carrera ya quedamos pocos en la cola, pero el ambiente se anima al encontrarnos con la gente de la andaina.

Nos separamos del río en un brusco giro a la derecha, que se nos había anunciado como una de las subidas más duras. Y así es. Un sendero apenas marcado entre matorral que nos lleva de nuevo a las zonas altas. Las manos se apoyan en las piernas y los pies en lo que pueden. Buscamos consuelo unos en otros. Otro medio kilómetros que sumamos. Estamos, según el GPS en el km 13, ¡el último km nos ha llevado más de 11 minutos, en total 1 h 55 min y la media se nos va a 8:50!

Rodeamos la mina de Tuiril y al norte, a unos cientos de metros vemos el castillo y oímos la megafonía. ¿Tan cerca? No podía ser. Giramos al este y damos un rodeo para una última subida entre pinos hacia el monte das Ferrarías. Las piernas piden descanso, así que nos camuflamos entre los caminantes de la andaina.

En el km 16 empieza la bajada definitiva así que volvemos a correr por el Monte da Caleira sabiendo que ya estamos. Encaramos el último tramo de asfalto y es en este momento cuando descarga la lluvia el granizo. Muy breve, cinco minutos. Lo justo para entrar en meta empapado en la última rampa y con las fuerzas justitas. Entramos en meta en una distancia un poco menor de la esperada, pero dentro del tiempo previsto.




Distancia final: 16,7 km
Desnivel positivo: 719 m
Tiempo total: 2 h 27 min 56 s
Ritmo: 8:52/km
Clasificación oficial: puesto 106º (de 110), puesto categoría 52º VET-M

Conclusión: un gran trail en el que hemos disfrutado del recorrido, de la distancia, del sufrimiento justo... La organización estuvo fantástica en todos los detalles, por lo que repetiremos en la segunda edición.

Ahora toca recuperar, ya que en una semana, viene el trail de Caaveiro y no nos lo podemos perder.

sábado, marzo 21, 2020

Cova da doncela (Viveiro)

Rebuscando en Google Maps en el entorno de Viveiro, dentro del espacio natural protegido Costa da Mariña Occidental (ZEPVN, ZEC, ZEPA) nos encontramos, en la punta da Insua, con la "cova da doncela". La mayor parte de las reseñas de Google nos devuelven a una leyenda clásica en el territorio gallego relacionado con una doncella (no una "moura" en este caso) recluida que sólo asoma en la noche de San Xoán (solsticio de verano). Muchas de estas entradas comentan el hecho de la dificultad para encontrar su situación exacta o lo cerrado que está el acceso por la vegetación.


Cualquiera de los tracks en wikiloc es válido para localizarla, sólo depende de la distancia que queramos recorrer.


Powered by Wikiloc

Acceso

Llegamos desde Viveiro, por la carretera Lu-862 a O Vicedo. En 2km encontramos un desvío señalizado a la derecha de Parque etnográfico A Insua". Seguimos esta carretera hasta el final, cuando se convierte en pista de tierra y alcanzamos un ensanchamiento al pie del vertedero de Punta Insua, sellado en 2003.


La "cueva"

Llegar a la cueva desde aquí son apenas unos 500 metros entre eucaliptales por una pista que luego se convierte en camino. Su aspecto es de estar recientemente despejada (febrero 2020). En un último giro a la derecha, parece que el camino puede llegar directamente al acantilado, pero hay un corte en el terreno en el que se sitúa la boca de la cueva.

La entrada es estrecha y, sobre todo, baja, lo que nos obliga a acceder agachados y continuar así unos metros, poco a poco aumenta de altura y, en unos quince metros, da a una pequeña sala que se abre directamente sobre el acantilado. Nos encontramos entre la Punta do Cabalo y la Punta da Insua. Ante nosotros, el mar Cantábrico, con las olas rompiendo en las rocas y la vista limitada por ambas puntas.





El origen de esta cueva es artificial, pero se desconoce su propósito. Algunas hipótesis se centran en una boca o prospección para extracción de mineral de hierro, algo frecuente entre los esquistos de la zona. Sin embargo, no se han encontrado filones de interés. En la galería son evidentes las marcas del trabajado de la roca, aunque en la abertura final destaca sobre todo el trabajo de la erosión litoral. Otra hipótesis se basa en un objetivo defensivo (militar).

En el exterior, puede avanzarse por un camino lateral que nos permite observar donde se sitúa en el acantilado, sobre una veta clara y, junto a ella, otra cueva, cuyo acceso no está abierto. Desde aquí tenemos vistas al cercano Fuciño do Porco.



Vistas desde Google Earth
En cualquier caso, un destino con leyenda, misterio y un gran encanto. Atención: no está exento de peligro. Aunque llegar a ella y entrar es sencillo, al estar al borde del acantilado exige extremar la precaución.

Más información:
- Web de Manuel Gago.
- Web Caminando entre senderos.
- Más que petroglifos, en Facebook.
- Vídeo a vista de dron en Youtube, por Rubidron.

sábado, marzo 14, 2020

Fuciño do Porco y sendero del Cantábrico


La Punta Socastro es un cabo perteneciente al ayuntamiento de O Vicedo (provincia de Lugo). Su característica más destacada es ser el cierre occidental de la ría de Viveiro, junto con la punta do Faro, al este, a 2 km en línea recta. En su extremo, una baliza señaliza la entrada de la ría, con un destello único de luz verde cada cinco segundos y un alcance de siete millas náuticas.

A nivel geológico la ría y su entorno están reconocidas por el Instituo Geológico y Minero de España como Lugar de Interés Geológico. En contraste con el sector oriental de la ría, con rocas graníticas, al oeste nos encontramos con rocas metamórficas de tipo esquisto, filita y pizarra. En los siglos XVIII y XIX se realizó también aprovechamiento de mineral de hierro en esta punta, en el yacimiento conocido como Testa de Ferro, mineral que se embarcaba al pie del acantilado o en el cercano cargadero de A Insua.

Captura del mapa geológico del IGME

Captura de Hierros sedimentarios ordovícicos y patrimonio minero de Vivero (Lugo)
Este tramo de la costa está incluido en el espacio natural Costa da Mariña Occidental en las categorías de Zona de Especial Protección dos Valores Naturais, Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000 (ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). La punta Socastro dispone de unas espectaculares vistas de la costa entre la isla Coelleira (al oeste) y la Punta Mansa y, detrás, Roncadoiro (al oeste), extendiendo el paisaje al interior de la ría.

Sin embargo, su fama se ha visto desbordada desde hace unos años, a raíz de la construcción de las pasarelas de madera en 2014 que permiten un acceso fácil y seguro, con la denominación más arraigada de Fuciño do Porco. Ha perdido parte de su encanto pero ha ganado otro punto de vista para muchos visitantes.


Ruta: Punta Socastro-Monte da Vela-Playa de Abrela
Longitud: 6,5 km
Duración: 2,5 horas
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 300 m
Dificultad: baja

Con esta ruta pretendemos dar un paso más después de visitar Fuciño do Porco, completar un paseo circular por su entorno inmediato.



Acceso

Desde Viveiro, por la LU-862 en dirección a O Vicedo. A unos 3,5 km, tomamos el desvío a la derecha "Praia da Abrela". Pasada la playa, en su exremo norte podemos comenzar la ruta o seguir hasta el aparcamiento de acceso a Fuciño do Porco, donde hay una señal de prohibido el paso.

Primer tramo: Abrela-Punta Socastro (0-2 km)

Desde el aparcamiento comienza una pista de tierra, con acceso limitado a vehículos. Es un paseo entre pinos sin mayor interés natural que caminar en un espacio protegido costero, con, de vez en cuando, vistas hacia la ría de Viveiro. Hay un par de desvíos a la derecha (con señalizaciones rotas o tiradas) que deberemos ignorar. En aproximadamente 1,5 km llegamos a la propia punta de Fuciño do Porco. Unos paneles nos indican que estamos en una ZEC. Ya tenemos delante de nosotros las famosas pasarelas de madera, unos 400 metros para llegar hasta la baliza, con el último tramo en amplios escalones de cemento, sin barandilla.

Desde alguna de sus curvas podemos asomarnos. La vegetación es matorral costero de Ulex, pero el paisaje que se abre vale la pena, con el islote Gaveira y la ría de Viveiro a nuestra derecha y una playa de "coidos" a nuestros pies. A la izquierda, a nuestro lado, la playa de A Pereira seguida de los acantilados de O Vicedo y, al fondo, la mole de las isla Coelleira. Durante el camino, podemos observar ejemplares de avión roquero que nos pasan a poca distancia, capturando insectos en vuelo sobre las rocas.






Segundo tramo: Punta Socastro-Abrela (2-6,5 km)

Desandamos las pasarelas. A la altura del panel indicativo tomamos un sendero a la derecha. Vamos a recorrer un sendero incómodo en ascenso que rodea la playa de A Pereira, sobre su espectacular acantilado. Tenemos ahora otra vista de Fuciño do Porco, desde el oeste, con la gente en las pasarelas. Un descenso en zig-zag nos deja en la punta Lodelas. Ahora tenemos a nuestra izquierda la punta da Pereira y la cruz de San Román do Val (sobre la playa que no vemos), en recuerdo de un naufragio de 1957. Más allá la playa de Area Grande, Punta Merceira y Coelleira con su faro del XIX.

Siguiendo el camino, enlazamos con el Camiño Natural da Ruta do Cantábrico, que discurre entre Ribadeo y la ría de Ladrido,  o podemos atajar hasta encontrarnos con él, un poco antes. Este tramo corresponde a la etapa 6 de Viveiro a O Vicedo. Desde San Román, además, coincide con el sendero PR-G 165, entre O Vicedo y San Román.

Ascendemos ahora entre eucaliptos y por una pista señalizada y con indicadores. Estamos en la ladera occidental del Monte da Vela. Pasamos bordeando su punto más alto, de 172 m, después de cambiar de ladera. Un poco fuera de camino está el vértice geodésico de O Facho, a 164 m. Las vistas están bastante cerradas por los eucaliptos. Siguiendo la pista, ahora en descenso, llegamos a las primeras casas. Bajamos la escalinata en Os Corgos y, o bien seguimos la ruta señalizada hacia la playa o retomamos la carretera hasta el aparcamiento.





Una vez en esta zona, deberíamos aprovechar par visitar otros lugares cercanos como las localidades de Viveiro y O Vicedo; una curiosa cueva, la "cova da doncella", el parque etnográfico de A Insua (antiguo cargadero de mineral de hierro), o las playas de Abrela y A Pereira.

Album completo de fotos.

Más información
- Mapa de los LIG del IGME.
- Documento en pdf: Hierros sedimentarios ordovícicos y patrimonio minero de Vivero (Lugo).
- Artículo de Manuel Gago en su blog.
- El naufragio de la cruz de San Román en La Voz de Galicia.
- Información del Camino natural de la ruta del Cantábrico en web del MAPA.
- El PR-G 165 en la web de senderos de la Federación de Deportes de Montaña.
- Datos del vértice geodésico de O Facho.