sábado, agosto 29, 2020

Camiño dos Cerqueiros, del embalse del Eume al mirador da Carbueira.

El Parque Natural Fragas do Eume es el segundo mayor de Galicia en cuanto a superficie, con algo más de 9000 hectáreas. Sus áreas más representativas son las masas de bosque atlántico que rodean el tramo del río Eume entre el embalse y el monasterio de Caaveiro. Sin embargo en las "fragas altas", al pie de la Serra de Queixeiro, todavía quedan retazos de bosque autóctono, rodeados por el implacable monocultivo de eucaliptos. En estas zonas se enmarcan algunas de las rutas oficiales del parque, como esta del Camiño dos Cerqueiros.


Ruta: Camiño dos Cerqueiros
Longitud: 15 km
Duración: 4,5 horas
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 499 m
Dificultad: baja

Powered by Wikiloc

Acceso

Desde el monasterio de Monfero (como referencia), seguir en dirección a Pila da Leña por la CP-5002. Son unos 7 minutos en coche hasta el panel que indicia el acceso a la ruta. Primero nos encontraremos con el panel de la ruta de los Cumios de Sanguiñedo y a unos 100 metros el de la ruta de los Cerqueiros. En cualquiera de los dos tenemos hueco para dejar el coche (no demasiado).

Si queremos hacer la ruta en sentido antihorario, debemos seguir la carretera 1,5 km hasta el otro acceso (donde acabaremos esta ruta).



Tramo 1: del inicio a la orilla del embalse (km 0 - km 5,4)

Toda la ruta discurre por una pista ancha, apta para BTT (incluso para vehículo todoterreno). Este primer tramo es, además, en un descenso continuo en el que pasamos de los 630 metros de altitud a los 320 metros. Se trata, por lo tanto del tramo más cómodo.

Dejamos atrás los paneles de inicio de ruta y caminamos por una zona despejada, con pinos y matrorral a ambos lados. Por momentos tenemos vistas sobre algún tramo del embalse y, a nuestra izquierda, el monte de Escandadas, al otro lado del rego de Teixeiro. No olvidemos que estamos en la Serra de Queixeiro y que caminamos por terreno incluido en el Parque Natural Fragas do Eume.

Poco  a poco el paisaje va cambiando y comienza a aparecer la fraga, dominada por el roble. Cerca de las construcciones de O Aguillón, a 1,5 km del inicio está la alternativa del Camiño dos Corzos, de 2,5 km. Este camino señalizado con balizas de madera nos permite evitar la pista y reencontrarnos con la ruta cerca del mirador. Supone un "ahorro" de aproximadamente 1 km con la ventaja de ir por caminos más cerrados por el interior del bosque. Dejamos la alternativa y seguimos bajando hasta casi el km 3. El camino oficial sigue por la pista hacia la derecha, pero tomamos la opción de continuar de frente. Desde aquí podemos observar como se marca el límite entre el eucaliptal en las zonas altas y las fragas en las laderas. El bosque se hace más espeso y más solitario. Ahora sí que entramos en la fraga de verdad: roble, abedul, castaño, acebo...

Sólo tenemos que seguir este camino durante 1,5 km para estar ya casi en el final. Una barca nos indica que el embalse está ya ahí. Podemos bajar de frente o a la derecha. En nuestro caso, el desvío de la derecha nos lleva a localizar un caché (geocaching.com), por lo que el track de la ruta es aquí irregular. Dependiendo del nivel del agua del embalse, podremos avanzar más o menos por la orilla, pero este es un buen punto para hacer una parada y observar el paisaje y el efecto del embalse sobre las laderas.








Tramo 2: de la la orilla del embalse al mirador de Carbueira(km 5,4 - km 11)

Toca volver por el mismo camino, ahora en ascenso continuo. Llegamos al cruce de la ruta oficial y continuamos por ella  (hacia nuestra izquierda). La pista cruza el rego de Lioibos. A lo largo del camino encontraremos diferentes paneles informativos sobre el aprovechamiento del monte o sobre el corzo y el ciervo, habitantes de estos bosques y, originalmente, del interior de los vallados que vemos a ambos lados de la pista.

Seguimos en ligero ascenso y tras una pronunciada curva a la derecha (cercana al lugar conocido como O Topete) invertimos nuestro rumbo (ahora hacia el SO). En esta recta nos encontramos con el otro extremo de la alternativa, el Camiño dos Corzos, marcado por un panel indicativo. A nuestra izquierda resaltan unos enormes pinos, los más grandes de la zona. En unos metros más está el desvío al mirador (a la izquierda), Por supuesto lo tomamos, este será un tramo de ida y vuelta.

En 500 metros, y tras pasar por las casas abandonadas de Os Esterqueiros, dejamos atrás los árboles y el paisaje se abre en el mirador da Carbueira. Una plataforma de madera dotada de barandilla (ojo con las tablas sueltas) nos permite asomarnos a las vistas sobre el embalse. Vale la pena detenerse a analizar el paisaje e intentar imaginarse como sería el Eume sin el embalse, sus curvas y encajonamiento, visualizar como cada entrante corresponde a uno de sus pequeños afluentes (Teixeiro, Loibios, Picheira, Cadavas ou Xesta; ver alguna de las aldeas en las partes altas, más llanas (como la de enfrente, Pereira) o como las fragas intentan sobrevivir desde la media ladera hasta las orillas, con permiso del matorral, en las zonas más escarpadas.









Tramo 3: del mirador al final de ruta (km 11 - km 15)

Hay que desandar lo andado hasta la pista principal y retomar la subida. Poco más queda por contar. 2,5 km de pista de tierra, siempre en ascenso hasta encontrarnos con el otro acceso de la ruta, la otra entrada enmarcada por los paneles informativos. De nuevo en la carretera, sólo queda el tramo menos agradable: asfalto durante 1,5 km. Eso sí último tramo en ligero descenso. Por el camino, dejaremos a nuestra izquierda el acceso a otra de las rutas del Parque: el Camiño de Pena Fesa, una pista que nos lleva a uno de los puntos más altos del entornos, la Pena Fesa, vértice geodésico de 718 metros de altitud. Acabamos nuestro camino donde lo iniciamos, completando poco más de 15 km muy entretenidos.





Más información:
- La ruta en la web oficial Galicia natural e única.
- Una buena descripción en Más rutas y menos rutinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario