domingo, diciembre 05, 2021

Senda dos sentidos (Miño)

Ruta: Senda dos sentidos (Miño)
Longitud: 2,6 km
Duración: 45 min
Tipo de ruta: lineal
Desnivel positivo acumulado: 35 m
Dificultad: fácil

El concello de Miño destaca por su turismo de playa, entre las que se encuentran seis arenales. El mayor de ellos es la Playa Grande, con más de un kilómetro de longitud. La de A Ribeira se encuentra en un entorno urbano, recorrida por un paseo marítimo que se prolonga hasta el puerto hacia el norte. Hacia el sur, unos pocos kilómetros la separan de la playa de A Alameda, orlada por una pasarela de madera, en la desembocadura del río Lambre en Ponte do Porco. Esta parte interna de la ría de Betanzos forma parte del espacio natural protegido Betanzos-Mandeo (ZEC de la Red Natura 2000).

Por el límite de este espacio natural, dentro de Miño, transcurre una senda inaugurada en 2021, de aproximadamente un kilómetro. Si la prolongamos en sus extremos, entre las playas de A Ribeira y A Alameda, daremos un paseo de unos dos kilómetros y medio... además del regreso.

Acceso

El inicio se encuentra en el final del paseo marítimo de la playa de A Ribeira (extremo sur), al pie del túnel de paso bajo la línea de tren, en la entrada de la EDAR. Aquí apenas hay sitio para aparcar. Enlace a Google Maps.

Recorrido

Se trata de un sendero abierto entre la vegetación , entre la línea de costa y la vía del tren. Previamente podemos caminar por el paseo marítimo de la playa de A Ribeira. Dependiendo de la hora y el día podremos observar diferentes especies de gaviotas (patiamarilla, reidora, cabecinegra) y de límícolas (ostreros, agujas, chorlitejos). Al final de la playa, junto al chiringuito, nos desviamos y llegamos al inicio de la senda.





Un panel nos indica lo que nos espera. Por delante, un camino entre matorral, sobre todo zarzas, alternando con diferentes especies de árboles y arbustos como carballos, laureles, sauces y, los más destacados cuando están en fruto, los endrinos. Los indicadores nos advierten que estamos en un espacio natural protegido, así como de los valores que engloba. En realidad, muchas de las indicaciones hacen referencia al espacio natural completo y no a esta senda. Aunque se trata de un bonito paseo, sería difícil encontrar las especies que nos indican.

En poco más de un kilómetro pasamos por los cuatro miradores: Ondalonga, do Salgueiro, dos Loureiros y do Carballo. Son espacios abiertos a la línea de costa, con bancos de madera, desde los que observar la ría y descansar.

Finalmente alcanzamos la calle de la Alameda. Continuamos un poco por asfalto hasta llegar a la pasarela de madera que borde la playa hasta la desembocadura del río Lambre. Aquí acabamos el paseo, pero aún nos queda el regreso.




Cerca...

Podemos aprovechar para acercarnos a la Playa Grande, a la senda de la Fraga do Xarío o recorrer algún tramo del Camiño Inglés, entre otros puntos de interés. Podemos consultarlos en la web de turismo del concello de Miño.

Álbum de fotos, aquí.



Más información:
- Ficha da ZEC Betanzos-Mandeo en la web de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda.
- En la web Caminando entre senderos.
- Web de turismo de Miño.

miércoles, noviembre 17, 2021

PR-G 204 (parcial): Ponte Segade-Augas Caidas

Ruta: Ponte Segade-Mirador y cascada de Augas Caídas, PR-G 204 (parcial)
Longitud: 5,2 km
Duración: 2 horas
Tipo de ruta: lineal
Desnivel positivo acumulado: 137 m
Dificultad: fácil


En los límites entre las provincias de A Coruña y Lugo, a la altura del lugar de Ambosores (nombre muy significativo), dos regos, Santar y Tras da Serra, se unen para formar el río Sor. En poco menos de 50 km, el Sor alcanza la costa en la ría do Barqueiro. A lo largo de sus orillas, con bosques de ribera bien conservados y salpicado de refugios de pesca, pueden realizarse múltiples rutas de senderismo. Una de ellas, el PR-G 204, discurre a lo largo de unos 12 km entre el área recreativa de Ribeiras do Bispo y el Mirador de Augas Caídas. La desventaja es que es una ruta lineal, por lo que o disponemos de transporte al final o tendremos que completarla en ida y vuelta. Otra opción es hacerla por tramos, tomando como inicio-fin un punto intermedio: Ponte Segade. Estamos en el concello de Mañón.

Acceso a Ponte Segade

Comenzaremos en Ponte Segade, una área recreativa a orillas del río que cuenta con bancos y mesas, servicios, parque infantil, etc. Hay espacio para aparcar comodamente. El acceso más cómodo es desde la carretera AC-101 entre As Pontes y Ortigueira, con desvío por la CP-4401. Enlace a Google Maps.

Sendero

Comenzamos la ruta en el mismo puente de la carretera. A nuestra derecha el panel informativo. A la izquierda el área recreativa y el camino a la orilla del río. Caminamos por la orilla izquierda, siguiendo la corriente. El primer tramo se interna ya en el bosque de ribera, dominado por alisos y carballos, con abundancia de musgos, helechos y, en otoño, variedad de setas. Serpenteamos siguiendo los meandros del río, encajado.


En 1,5 km llegamos al refugio de Salustio, un antiguo molino. Los indicadores nos llevan a cruzar el río y pasar a la orilla derecha. Este será el tramo menos agradecido del camino: una pista abierta en la ladera que primero nos separa del cauce y luego desciende de nuevo hasta el refugio de Fonte Cubelas. En esta zona se situaban los últimos frezaderos (zonas de puesta) de los salmones que hace años remontaban el Sor y se consideran extinguidos en su cauce desde 1996, por cambios en el pH de sus aguas por la cercana presencia de la central térmica de As Pontes.

Unas tallas de madera (oso y caballo) nos adelantan que llegamos a As Cubelas. Debemos cruzar el puente, pero cuidado si las maderas están húmedas. Continuamos por la orilla izquierda del Sor. Este tramo requiere un poco más de atención para caminar entre las piedras. En una zona de castaños podemos observar una curripa o ouriceira, pequeña construcción tradicional en las que se secaban las castañas. En pocos minutos llegamos al punto final de la ruta.



Ante nosotros, en la poza dos Bimbes, se precipita la fervenza de Augas Caídas desde una altura de unos 30 metros. No suele llevar mucha agua, ya que se origina en el pequeño arroyo do Seixo. Por la ladera asciende una senda zigzagueante, acondicionada con barandilla que salva el desnivel hasta la parte superior de la catarata. Aquí nos encontramos con una área recreativa y un mirador espectacular. Podemos observar el encajonamiento del río en su discurrir hacia el norte en dirección a la ría.

La ruta acaba o comienza aquí, pero no el río Sor, que nos ofrece más alternativas: Ponte Ulló, Ambosores, etc.


Álbum de fotos, aunque con la lluvia que nos pilló, pocas salieron.

Más información:
- Ruta en la web de Turismo de Mañón.
- Ruta en Más rutas y menos rutinas.
- Ruta en Que ver en Galicia.
- Información del río Sor en la wen de Adela Leiro.




domingo, octubre 24, 2021

Trigonophora flammea

Nombre: Brocado de llama (traducción del inglés, flame brocade)
Especie: Trigonophora flammea
Familia: Noctuidae
Orden: Lepidoptera
Clase: Insecta
Filo: Arthropoda

Las polillas en general son mariposas de hábitos nocturnos con un aspecto característico. En la noche revolotean (los adultos o imagos) y se acercan a los puntos de luz. Durante el día reposan en algún refugio y, si los encontramos, será casi siempre inactivos. Así apareció esta Trigonophora flammea.

En la familia Noctuidae, como deja entrever su nombre, la mayoría de las especies son nocturnas. Es un grupo muy numeroso, con más de 25000 especies en el mundo y unas 1000 en Europa. En la península Ibérica viven 276 géneros con 716 especies (Fauna ibérica).

Trigonophora flammea tiene en inglés el nombre de flame brocade, en francés noctuelle embrasée. No he encontrado nombre común en castellano como no sea una traducción del inglés: polilla brocado de llama. Se debe al dibujo de sus alas anteriores, presente en tres especies del género.

Web de Les papillons de France, para diferenciar especies del género

Se trata de una polilla de tamaño medio, de aproximadamente 50 mm de envergadura alar, en la que predominan los tonos pardo-grisáceos. El borde interno de las alas anteriores es claro, cremoso, destacando cuando las tiene plegadas (en reposo). Por supuesto destaca la llama o bandera de las alas anteriores, afilada y alargada hacia la base.

Las orugas tienen como planta hospedadora el Ranunculus y similares, siempre especies de bajo porte en sus primeras etapas para luego ir cambiando a fresnos (Fraxinus) o aligustres (Ligustrum). Los adultos tienen un período de vuelto muy marcado, centrado en los meses de octubre y noviembre, cuando se concentran la gran mayoría de las observaciones.



El hábitat preferente es el de ambiente herbáceos bajos, como praderas o cultivos, pero también en entornos rurales o urbanizados.Su área de distribución se distribuye por Europa, especialmente el entorno mediterráneo, así como en Gran Bretaña (sur), llegando hacia el norte hasta Alemania o Estonia y en África en el área del Magreb, donde se identifica una subespecie diferente.

En la comunidad inaturalist

En la comunidad inaturalist

Álbum de fotos

Más información:
- En la comunidad inaturalist.
- Mapa de distribución en Lepidotera Mundi.
- Web de Les papillons de France, para diferenciar especies del género.
- Web de Lepiforum.


domingo, septiembre 05, 2021

¿Por qué e=mc2?

Título: ¿Por qué e=mc2? (¿y por qué debería importarnos?)
Autor: Brian Cox y Jeff Forshaw
Editorial: Debate
Año: 2013
ISBN9788499922348

Brian Cox es, además de físico teórico, un gran divulgador científico, colaborador de la BBC, conferenciante... Jeff Forshaw es profesor de física de partículas en Manchester y ha obtenido diversos premios científicos. De la colaboración entre ambos han salido dos libros muy apetecibles: The Quantum Universe y este ¿Por qué e=mc2?

Sólo con citar la más famosa ecuación de la física puede preverse un éxito. Pero es que además, en este libro de poco más de doscientas páginas ambos autores desgranan paso a paso como con cálculos sencillos, con razonamientos y experimentos, podemos no sólo comprender como se llega a esta ecuación, sino también entender su significado y la importancia que ha tenido y tiene en el desarrollo de la ciencia y el conocimiento de nuestro universo.

Para empezar, vayamos al principio, al concepto de la ciencia, al significado de las ecuaciones ("que expresan relaciones entre cosas y son una forma de hacer afirmaciones precisas sobre el mundo real") y a la importancia del método científico (lanzar una hipótesis para explicar una observación y comprobarla mediante la experimentación). Varias veces inciden los autores en lo importante que es aceptar que "la ciencia es una disciplina que celebra la duda y la clave de su éxito radica en admitirlo".

Los primeros conceptos que nos explican pasan por la relatividad, pero la relatividad original, la de Galileo, junto con las ecuaciones del electromagnetismo de Maxwell, que contienen la clave de una de las constantes fundamentales del universo: la velocidad de la luz. Ya estamos en disposición de atacar la relatividad especial de Einstein. Con cálculos básicos (sí, con fórmulas y números reales) nos demuestran como el tiempo y el espacio no son absolutos. Así que a continuación introducimos una nueva magnitud, la del espacio-tiempo (las transformaciones de Lorenz, el diagrama de Minkoswky). Ejemplos como los relojes viajando a diferentes velocidades o los láseres nos convencen de los razonamientos de Einstein.

Factor de Lorentz, una de las fórmulas en el libro

Por fin el capítulo 6, con el mismo título del libro, nos adentra en los pormenores de la ecuación, como hay que tener en cuenta el momento de una partícula, la distancia espaciotemporal, el límite de velocidad universal y la masa. Además de la antigua energía cinética, aparece ahora la energía de un objeto en reposo, dada por mc2. La masa y la energía son potencialmente intercambiables.

A partir de este conocimiento, podemos entender la energía química de la materia, los trasvases entre masa y energía, el big bang, la energía nuclear de las estrellas... por eso esa ecuación debe importarnos.

Dos conceptos más entran aún en el libro. El primero es el de la masa y su origen, centrándose en la física cuántica, la física de las doce partículas elementales. Conoceremos los diagramas de Feynman que representan como interactúan entre ellas. Como curiosidad, al relatar los experimentos del LHC, se hace referencia al futuro descubrimiento de una de las partículas más esquivas, el bosón de Higgs. Pues bien, con posterioridad a que escribiera, en 2012 se descubrieron partículas consistentes con sus características en el LHC. El último concepto es el de la curvatura espacio-tiempo, que explica el origen de la gravedad como el resultado de la geometría y una consecuencia: los relojes van más rápido cuando los campos gravitatorios son más débiles.

Uno de los diagramas de Feynman que explican la interacción entre partículas

El último comentario: "Hoy en día los físicos se enfrentan a un dilema. La teoría de la relatividad general de Einstein, nuestra mejor teoría de la gravitación. no encaja con la teoría cuántica. Alguna de las dos, o ambas, han de revisarse. [...] ¿O la solución se encuentra en otra teoría aún por descubrir? Esta es la frontera de la física fundamental y, para quienes la pueblan, dirigir su mirada hacia lo desconocido es emocionante y apasionante".

Apasionante. Como el contenido del libro. Acabas con la sensación de que la física, la de verdad, puede llegar a comprenderse incluso por los que apenas tenemos los mínimos conocimientos.

Vídeo: el método científico en una de las clases de Richard Feynman, citado en el libro (1964).


Más información:
- Brian Cox y la BBC.
- Brian Cox en la web de la APS.
- Jeff Forhaw en la web de la Universidad de Manchester.
- Comentario en Por amor a la ciencia.

martes, agosto 24, 2021

Un recorrido por el parque natural de Serra de Enciña da Lastra (Rubiá, Ourense)

Ruta: Biobra-Pardollán-Vilardesilva-Covas-Biobra
Longitud: 21 km (incluye algunos errores en el camino)
Duración: 7 horas
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 862 m
Dificultad: moderada (por el desnivel, non por aspectos técnicos)

En el año 2002, la Serra de Enciña da Lastra se convertía en el sexto (y último de momento) Parque Natural de Galicia, con algo más de tres mil hectáreas protegidas. Los datos indican que es el menos visitado: sólo 1652 personas pasaron por su centro e interpretación en 2017. Su principal característica es la naturaleza caliza de sus rocas y su carácter mediterráneo: encinares calcícolas, matorral mediterráneo, saucedas, tomillares y pastizales..., unido a ser el entorno de clima más seco de la comunidad. Todo esto favorece una flora y fauna poco habituales en Galicia, con varios endemismos gallegos. También está declarado ZEC (Zona de Especial Conservación) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). Sus mayores alturas se dan en la zona de Oulego (alrededor de los 1030 msnm), mientras que las bajas (sobre 400 msnm) se dan en el cauce del río Sil, en el embalse de Penarrubia.

Recorrer el Parque y conocerlo implica dedicarle varios días. Hay diez rutas oficiales señalizadas de distinta dificultad y duración, así como cuatro rutas recomendadas para la observación de aves.

En esta ruta combinamos distintas opciones para recorrer una parte de la zona oriental del Parque y poder observar soutos de castaños, encinares, pastizales y matorral, así como varios miradores y lugares de interés etnográfico. (Basada en la ruta de wikiloc de Sendas y collados)

Recomendación: la ruta es larga y en caso de ser en verano el sol puede apretar, así que llevad suficiente agua (aunque hay varias fuentes) y protección.

Acceso

Comenzamos la ruta en Biobra, a donde accedemos desde la N-120 (enlace a Google Maps). Se puede aparcar a la entrada del pueblo o en el propio centro de interpretación (en nuestro caso dejamos la visita para el final).

Primer tramo: Biobra-Pardollán (km 0-6)

Salimos de Biobra en dirección sur, por la carretera. Es un tramo de 1,5 km sin mayor interés y un poco desesperante. Cruzamos por encima de la N-120 y nos desviamos a la izquierda en una pista forestal. Nos adentramos en zona de bosque con madroños, cerezos, espinos... Dejamos atrás una antigua cantera y comenzamos a ascender entre castaños y las laderas (a la derecha) de O Cabezo (796 m). En la zona alta, casi en el nacimiento del regato, coincidimos con el límite sur del Parque. Tomamos primero el desvío a la izquierda y luego a la derecha, de forma que enlazamos con la Ruta de la ermita de Santo Estevo.

Cambiamos el paisaje y vamos a cruzar ahora una zona e gramíneas, dejando al fondo un precioso bosque de encinas. Es un valle por el que discurre el rego de Pardollán. A nuestra izquierda, al pie de las encinas observamos la tierra rojiza de las minas de Pardollán, de las que se extraía ocre para pinturas y considerado Lugar de Interés Geológico.








Un poco má adelante nos encontramos con una pequeña área de descanso con paneles informativos de la zona. Seguimos el camino que se estrecha ahora en zona de bosque. Después de bajar un tramo, llegamos al manantial y al cubo de un antiguo molino (Tras da Igrexa), justo antes de las ruinas de la ermita de Santo Estevo, del siglo XII. Un poco más y ya estamos en el pueblo de Pardollán, enlazando con la carretera asfaltada.




Segundo tramo: Pardollán-Covas (km 6-12)

Salimos de Pardollán por asfalto. A la izquierda dejamos un camino empinado que corresponde con la ruta de la ermita (de donde venimos). En un kilómetro llegamos a uno de los miradores sobre el Sil y el embalse. Al otro lado del río se levanta imponente la peña de Penarrubia o O Páramo (849) un cortado de 150 metros verticales. A sus pies una ruta señalizada. Atentos a esta zona ya que es interesante para las aves rapaces. Esta peña nos seguirá en los próximos kilómetros.

Medio kilómetro y llegamos a Vilardesilva, en su parte baja. Enlazamos con la Ruta de O Caleiro, señalizada a partir del panel informativo. Cruzamos cultivos y castaños hasta introducirnos en el bosque mediterráneo (madroños, encinas, pistáceas). En el camino se hace evidente la naturaleza caliza que pisamos. Tras salir a una pista de tierra llegamos al horno de cal, con área de descanso y paneles informativos. Cruzamos el rego de Pereda y seguimos casi por la orilla del embalse hasta llegar a Covas. Desde Vilardesilva venimos siguiendo también la Ruta Valle del Sil.






Tercer tramo: Covas-Biobra (km 12-21)

Atravesamos Covas y salimos en dirección a la N-120. Tras una curvas en la carretera llegamos a un primer mirador y luego a un segundo, con buenas vistas sobre el embalse. Cruzamos la nacional por un paso elevado y en unos metros estamos en una área de descanso con fuente. El asfalto pasa a ser tierra y comienza la parte más dura de subida. El ascenso se hace entre soutos de castaños. Echando una mirada al otro lado del embalse, tenemos vistas de las cercanas explotaciones romanas de las Médulas y de las escombreras mineras de Casaio (al pie de Trevinca).

Debemos ir atentos a los cruces ya que combinamos distintos trazados señalizados: primero de la Ruta Soutos baixo Pena Falcueira y luego, en la zona alta de la Ruta Baixo as dúas vertentes. Nuestro objetivo es ir ascendiendo hasta alcanzar el mirador de A Escrita (807 m). [Atención al track de la ruta que muestra alguno de los errores que cometimos, aunque se puede seguir por cualquiera de las pistas mas anchas, así como algún desmonte más difícil de cruzar sin GPS]. Después de alcanzar la cota de 820 m, ya vemos la pista compartida por la ruta oficial (apta para todoterrenos) y llegamos a A Escrita, con Biobra a nuestra izquierda. El camino por el que pretendíamos bajar está cerrado por la vegetación, así que seguimos de frente, por la ladera de Pena Falcueira. Giramos a la izquierda en la Ladeira de Abeirada y regresamos hacia Biobra. Este tramo es compartido con el Camino Natural del Interior Vía Nova, tramo Biobra-Petín (se trata de una ruta del Ministerio de Agricultura, de su red de Caminos Naturales).






Acabamos la ruta en Biobra, con una breve parada en el Centro de Interpretación del parque. Aunque las normas sanitarias no permiten la entrada al público, nos atienden en el exterior y nos permiten una breve mirada a la exposición. Acabamos cerrando la ruta en la fuente y lavadero, donde aparcamos hace ya unas siete horas.

No se debería abandonar el parque si haber visitado alguna zona más sobre todo en el sector oriental, donde destacan los Penedos de Oulego (símbolo del parque), o dedicarle tiempo con calma a la observación de la avifauna, mariposas o plantas (como las orquídeas), que debido a lo largo de esta ruta, no nos hemos detenido lo suficiente.




Álbum de fotos

Más información:
- En Turismo.gal y en Galicia natural e única, con información de las rutas oficiales.
- La declaración de Parque Natural en el DOG.
- Birding Galicia: rutas recomendadas para observación de aves.



lunes, agosto 09, 2021

Sendero a la cascada de Uguna

Ruta: Sendero a la cascada de Uguna (Parque Natural de Gorbeia)
Longitud: 8,5 km
Duración: 2 horas
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 136 m
Dificultad: fácil

En el Parque Natural de Gorbeia (Bizkaia), uno de los espacios más concurridos es el área del humedal de Saldropo (término municipal de Zeanuri). Se trata de una antigua turbera explotada hasta su agotamiento en la segunda mitad del siglo pasado. En sus proximidades podemos realizar otras visitas fáciles, aptas para todos los públicos. En este caso nos acercaremos hasta la cascada de Uguna.

Acceso

Habitualmente el recorrido se hace directamente desde el aparcamiento de Saldropo, pero lo vamos a iniciar en el del hayedo de Otzarreta (así podremos acercarnos a él a pie si queremos completar la ruta). En la carretera N-240 (Bilbao-Vitoria), en el puerto de Barazar encontramos un desvío señalizado del parque natural. Seguimos la pista forestal un km, atentos al desvío a la izquierda (de frente iríamos a Saldropo) y luego otros 2 km. El aparcamiento tiene una capacidad muy limitada y está prohibido aparcar en la orilla de la pista. Enlace a Google Maps.

Primer tramo (aparcamiento-cascada)

Salimos del aparcamiento y retrocedemos unos metros por la pista hasta el hueco en la verja a nuestra izquierda que nos deja adentrarnos en los prados, entre los caballos. En caso de lluvias recientes, tendremos que mojarnos las botas. En unos 600 metros llegamos a una pista forestal, junto a un almacén ganadero. Seguimos este camino hacia la derecha, bordeando una alambrada que protege el humedal. A un lado dejaremos un panel informativo sobre los valores ambientales de la zona y un poco más allá, cerca del km 2, llegamos al aparcamiento y área recreativa de Saldropo.

Siguiendo la pista, giramos a la izquierda y hacemos una pequeña parada en el punto de informacíon, con paneles que nos cuentan la historia de las turberas y su desaparición, con su flora y fauna asociada.

A continuación seguimos el camino de la derecha y luego dejamos otro a la izquierda (seguimos la pista principal). Poco después, aproximadamente en el km 3 de la ruta, nos desviamos a la derecha por un estrecho sendero que se mete entre la vegetación (puede estar un poco cerrado) hasta adentrarnos en el pinar, desde ahora ya en bajada. A partir de aquí seguimos el camino sin pérdida hasta, en otro cruce, tomar a la derecha; luego una curva cerrada y ya estamos. Llegamos a una zona dominada por varias enormes hayas con las raíces al descubierto aguantando la tierra. Es un rincón espléndido.

Rodeando por la izquierda ya vemos la cascada. Podemos bajar hasta su pie por un senderito empinado. En caso de estar mojado, hay que tomar precauciones.

No es un gran salto de agua, incluso en verano puede estar bastante escasa de caudal. pero el entorno merece la pena.





Segundo tramo (regreso)

Regresamos subiendo al camino principal y siguiendo a la izquierda (continuación del camino que traíamos). Toca ascender por esta senda que se va convirtiendo en camino amplio entre coníferas (pinos, piceas, abetos...) hasta llegar a la pista principal, en nuestro aproximadamente km 5,3. Estamos haciendo el camino clásico a la inversa. Por este lado la ruta es transitable en BTT.

Desde esta pista sólo tenemos que seguir a la derecha para llegar de nuevo al aparcamiento de Saldropo y desde aquí rehacer el camino a la inversa para acabar cruzando de nuevo el prado y cerrar la ruta.

Si nos queda tiempo y ganas, en unos metros a continuación del aparcamiento, tenemos el hayedo de Otzarreta.


Álbum de fotos

Más información:
- En la web de Turismo vasco.
- Web del Parque Natural de Gorbeia.