jueves, septiembre 15, 2022

Ruta circular por el Monte Pindo

Ruta: circular monte Pindo desde O Fieiro
Longitud: 14 km
Duración: 5 horas (incluyendo paradas para comer y fotos)
Tipo de ruta: circular
Desnivel positivo acumulado: 829 m
Inicio/final: Área recreativa de O Fieiro.
Dificultad: moderada

Subir hasta A Moa, el punto más alto del Monte Pindo (concello de Carnota) es una de las rutas clásicas después de visitar la fervenza do Ézaro. El trayecto habitual comienza junto a la iglesia de San Clemente, en la playa de O Pindo. La otra alternativa, con menos desnivel es llegar desde O Fieiro (al noreste). En ambos casos serían rutas de ida y vuelta. Desde hace unos años está señalizada una ruta circular desde O Fieiro (concello de Mazaricos) que nos lleva por muchos puntos de interés, aunque perdamos otros de los habituales.

Se corresponde con las rutas 2 y 3 del Centro de información de rotas do monte Pindo e fervenza do Ézaro, aunque en realidad está balizada en todo momento como "R2". La distancia de la ruta "oficial" son aproximadamente 9 km, pero el GPS ha marcado algo más, incluyendo los desvíos. Debemos ir atentos a veces a los postes/balizas y a veces a las marcas de sendero PR.


Acceso

Para llegar al área recreativa de O Fiero podemos hacerlo bien desde la carretera de Ézaro (en verano puede haber mucho tráfico en el tramo hasta la fervenza y/o el mirador) o desde la carretera de Santa Comba. Este es el enlace a Google Maps.

Hasta A Moa

Iniciamos el camino en el área recreativa de O Fiero por una pista que sale por la parte superior. Entre pinares comenzamos la ascensión, suave pero continua. Después de algo menos de un km dejamos esta pista y seguimos un camino por la derecha que se va estrechando y se convierte en una senda pedregosa, escalonada.

Continuamos subiendo rodeando el paisaje rocoso característico hasta llegar a A Orelluda, un afloramiento en el que se puede observar perfectamente el granito y los diques intrusivos. Un poco más allá encontramos una zona abierta, una vaguada en la que tenemos buenas vistas en dirección sur, hacia Carnotay Chan de Lamas. Un último tramo de subida y cruzamos un "prado" alto en el que podemos parar a disfrutar de las gencianas o las quitameriendas (depende de la época, por supuesto). Seguimos después entre grandes bloques de piedra, casi encajonándonos.

Estamos ya al pie de A Moa. Queda el último tramo. De frente tenemos la pared casi lisa pero que se puede trepar si llevas calzado que agarre. Más fácil girar un poco a la derecha y acceder desde el norte donde se encuentra casi un sendero que nos lleva a la cumbre. Estamos ya a 629 metros, el punto más alto do Pindo. Es una gran laxe cubierta de pías o cazoletas fruto de la erosión del granito mediante meteorización química. Pero lo que más impresiona son las vistas que abarcas, desde Finisterre al oeste, con la ría de Corcubión, hasta la Punta dos Remedios al sur, fin de la playa de Carnota. En medio, las Illas Lobeiras. Hay quien dice que en días despejados ha visto la catedral de Santiago (?). Hay que tener en cuenta que las frecuentes nieblas pueden fastidiarnos el momento, aunque añaden más misterio (y riesgo) a este monte.


O Xigante

Tras la obligada parada y fotos alrededor del vértice geodésico bajamos hasta retomar el camino, pero giramos a la derecha para continuar por la senda que nos llevaría por la ruta que baja hacia la iglesia de O Pindo, bajada empinada. En un pequeño descanso hay un merendero y a medio kilómetro de este encontramos un poste de ruta con desvío a la derecha. Por aquí volveremos.

Pero ahora seguimos un poco más hacia abajo, unos 200 metros, para acercarnos a saludar al Xigante do Chan de Lourenzo o Xigante da Mina (aquí hubo una antigua mina de wolframio), una de las formas geológicas más características. Se trata de una gran roca o rocas antropomórficas que permiten distinguir... mejor es verlo (en foto o in situ).

Una vez presentados nuestros respetos, podemos descender un poco más hasta el Chan de Lourenzo o volver sobre nuestros pasos hasta el cruce anterior. Bajar hasta la costa estaría muy bien si tuviéramos forma de regresar, pero completar la ruta ida-vuelta sería mucho camino.


Buscamos la cueva Casa da Xoana

De vuelta en el cruce anterior, giramos a la izquierda en la baliza del sendero. El camino se usa menos y está parcialmente cerrado por vegetación, sobre todo helechos. Se pasa bien y se sigue sin problemas. Estamos en un pinar por la cara oeste de A Moa que se levanta a nuestra derecha. Pasamos por entre penedos para dirigirnos hacia la cabecera de un estrecho valle que comienza cuando dejamos el Penalonga a nuestra izquierda.

Hay que estar atentos a separarnos de la pared y girar hacia abajo. Está señalizado pero hay mucha vegetación que puede confundirnos. Estamos en la ladera oeste del valle del rego Caldeiras. En seguida vemos el poste que indica el desvío a la cueva Casa da Xoana. Si queremos ir, debemos tener en cuenta que se trata de una subida fastidiada: corta pero muy fuerte, con más de cien metros de desnivel en menos medio kilómetro, con el matorral que oculta el camino y muy incómoda. Hay que ir muy atentos a no salirse del sendero (que apenas se ve) para no meternos en dificultades. Pero vale la pena. Alcanzamos casi la cima de A Laxiña y allí, a 500 metros de altitud, pasamos de la ladera este a la oeste y se abre la vista al mar y casi a nuestras espaldas un túnel que atraviesa el granito y comunica ambas laderas. El viento sopla con fuerza. No es de extrañar los mitos que rodean este lugar.

(El GPS aquí falló, por lo que el track hizo cosas raras)

Para este desvío debemos contar entre subir y volver al cruce principal con unos cuarenta minutos.




Regreso por el Peñafiel

De vuelta en el poste del desvío, el sendero sigue bordeando el rego Caldeiras entre un pinar con vegetación de matorral y helechos. Tras aproximadamente medio kilómetro vuelve a girar a la izquierda para pegarse a la pared y ascender entre las rocas para dejar a nuestra izquierda el pico Peñafiel. Salimos a un balcón natural con vistas hacia el norte y al embalse de Santa Uxía.

El camino cambia de dirección hacia la derecha (este) y comienza una fuerte bajada (unos 150 metros de desnivel) con tramos enlosados que acaba en el rego de Sancheferro, un poco más abajo de que se le haya unido el Caldeiras. El cauce presenta un aspecto precioso con grandes losas de piedras pulidas por el agua y un viejo molino. Cruzamos por una losa de piedra que ejerce de puente y vemos enfrente la subida que nos espera entre los muros de piedra. Sólo nos queda salir a la pista de tierra primero y a la carretera asfaltada después para volver al área recreativa de O Fiero.

La ruta está marcada y balizada completamente a día de hoy (2022), pero es importante no perder de vista el camino y prestar atención en aquellos tramos en los que la vegetación oculta el trazado. A esto hay que sumarle que es frecuente una densa niebla que nos puede despistar, especialmente en las zonas más expuestas. Por lo tanto, ni que decir de la necesidad de precaución, previsión y llevar GPS o móvil con la ruta marcada.






Más información:
- Web Centro de información de rotas do monte Pindo e fervenza do Ézaro.
- La ruta clásica en Península Blog.
- Artículo de las lagartijas del género Podarcis en Monte Pindo.
- Instituto Geológico y Minero de España: ficha de Punto de Interés Geológico.
- Leyendas del Monte Pindo en Bluscus.
- Rutas y leyendas en Perder el rumbo.
- Web de la Asociación Monte Pindo.
- Historias do Monte Pindo, vídeo con Pepe do Fieiro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario